Tras Filomena, Gaetán, Hortensia e Ignacio, el viernes se espera la entrada en Galicia de la que será la quinta profunda borrasca en menos de un mes: Justine. El Instituto Português do Mar e da Atmosfera (IPMA), dentro del grupo SW de nombramiento de borrascas, acaba de nombrarla por avisos de nivel naranja en tierra. Queda por determinar si esta nueva borrasca profunda sufrirá un proceso de ciclogénesis explosiva cuando toque las costas gallegas. Si las previsiones del modelo europeo ECMWF se cumplen, la borrasca Justine dejará lluvias intensas, pero sobre todo, vientos muy fuertes y gran oleaje en la costa gallega.

“La borrasca que se aproxima trae fuertes vientos, y por eso el servicio meteorología portugués lo acaba de nombrar: Justine comenzará a producir sus primeros efectos el jueves, aunque lo más importante en Galicia será el viernes”, explicó ayer Francisco Infante, responsable de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) en Galicia.

La borrasca Justine se desplaza desde el Atlántico Norte hacia el golfo de Vizcaya y afectará sobre todo al norte de Galicia y a la costa. Según las previsiones, pasará de forma rápida, por lo que sus efectos se dejarán sentir hasta el mediodía o primera hora de la tarde del sábado, según el meteorólogo de AEMET.

“La borrasca puede cambiar en el sentido de que sea más o menos profunda, pero no va a cambiar mucho a lo que el modelo ECMWF apunta porque tiene gran fiabilidad”, añade.

Meteogalicia

Según la agencia gallega de meteorología, MeteoGalicia, la comunidad “quedará durante el viernes en la influencia de una borrasca que se moverá por el Cantábrico, dejando lluvias y vientos fuertes”. Hoy al mediodía, la agencia gallega de meteorología colgará en su web el nivel de alerta para el viernes. “Efectivamente, estamos viendo que llega una borrasca muy activa para la noche del viernes para el sábado. Que sea explosiva o no ya se verá entre hoy y mañana. En todo caso, para establecer el nivel de alerta es demasiado pronto porque el tope de los avisos es de 72 horas”, explica la meteoróloga María Soto.

Desde el servicio de meteorología gallego, se sigue muy atentamente la evolución del sistema de bajas presiones en su aproximación a la comunidad, a la espera de que derive o no en una ciclogénesis explosiva. “Aún es pronto para saberlo. Ciclogénesis explosiva significa que explosiona, que se profundiza con gran intensidad y a mucha velocidad, casi en 24 horas. En una ciclogénesis explosiva la presión baja más de 24 milibares en 24 horas o menos. Por lo tanto, no se puede confirmar hasta 24 horas antes, 48 como mucho”, explica la técnica de MeteoGalicia.

Los trenes de borrascas como el que sacude a Galicia estos días no constituyen un fenómeno fuera de lo normal, según los meteorólogos. “La sucesión de borrascas no es nada fuera de lo normal. Lo que no es ya tan frecuente es que sean tan potentes”, explica Infante.

Y a la espera de la llegada de Justine y de ver la profundidad con la que toca las costas gallegas, la comunidad continúa abonada al paraguas. Las borrascas encadenadas han descargado copiosas precipitaciones en los últimos días sobre la provincia de Lugo y han provocado el desbordamiento de muchos ríos en la comarca de la Terra Chá, donde hay amplias zonas totalmente inundadas, especialmente en los municipios de Cospeito y Castro de Rei. Según la información facilitada ayer por la Dirección General de Tráfico, ayer por la tarde permanecieron cortadas al menos tres carreteras locales en esta comarca.

Alerta por inundaciones

Además, la Xunta de Galicia activó el Plan Especial para el Riesgo de Inundaciones en Galicia ante la posibilidad de que se produzcan desbordamientos puntuales en los ríos Labrada y Ladra, en el municipio de Vilalba.

Hoy, la comunidad estará situada entre las altas presiones al sur de Portugal y una borrasca al suroeste de Irlanda, lo que permitirá un corredor de vientos de componente sur. Así, el cielo estará nublado en la mitad oeste con alguna precipitación en la franja atlántica. Eso sí, las temperaturas serán altas para esta época del año, entre valores que se moverán entre los 13º de mínima y los 15º de máxima.