Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tomás Camacho - Responsable de Análisis Clínicos de Vithas Lab

“Tenemos más casos, un 85% de sintomáticos y cargas virales que nunca habíamos visto”

Camacho, con el equipo PCR que detecta la variante inglesa. R.R.

El científico, cuyo laboratorio en Vigo trabaja para 20 hospitales, entregó ayer para su confirmación 4 muestras gallegas de la variante inglesa sin vínculo con Reino Unido

El doctor Tomás Camacho llevó ayer al Hospital Álvaro Cunqueiro las muestras de cuatro pacientes positivos por COVID-19 con la variante inglesa del SARS-CoV-2, que se considera hasta un 70% más transmisible. Lo más preocupante de estos casos es que ninguna de estas personas había salido de Galicia ni tiene vínculo alguno con Reino Unido, lo que abona la hipótesis de que circula en alguna medida por nuestra comunidad. “Estoy muy preocupado –admite el científico gallego sobre esta tercera ola–. Tenemos más casos, un 85% de sintomáticos y cargas virales que nunca habíamos visto en la pandemia. La pregunta es si, además del incremento por las Navidades, tenemos la variante británica con transmisión comunitaria”, cuestiona.

De las 7 muestras que han detectado en las últimas dos semanas como probables variantes británicas, solo dos de ellas tienen vínculo con el Reino Unido. Dos no proceden de Galicia, sino de Madrid y Almería. Otras son de Vigo y Vilanova de Arousa. Y hay otro caso gallego que Camacho califica de “increíble”: “Una chica española que llegó a Coruña desde Londres, venía con la cepa británica y se negó a hacer la historia clínica. Tuvimos que llamar a la Guardia Civil y tiene una propuesta de sanción importante, creo que de 6.000 euros. Otro caso es el de la chica que la trajo de Oporto a Coruña y se contagió”.

FICHA PERSONAL
El doctor Tomás Camacho García trabajó en el Departamento de Inmunología y Enfermedades Infecciosas de la Universidad de Harvard (EE UU). Es Fellow of the American College of Medical Toxicology y coordinador del área de Toxicología Clínica de la Asociación Española de Toxicología. En 2011 la NASA reclamó su colaboración para estudiar las repercusiones de los tóxicos y la radiación cósmica en los astronautas.

Como responsable de Análisis Clínicos de Vithas Lab, Camacho supervisa desde el laboratorio de Vigo, junto al hospital de Fátima, las muestras que le llegan de una veintena de centros del grupo en España, 6 de ellos en Galicia. Llegan más de 1.000 al día, aunque tiene capacidad para 2.000. Trabajan los sábados y a veces los domingos: tienen que hacer analíticas preparatorias de cirugía para todos los hospitales, entran más enfermos y atienden a particulares que necesitan una PCR negativa para viajar. Camacho y su equipo han realizado más de 50.000 de estas pruebas, y en esta pandemia hace tiempo que superaron las 100.000 muestras del nuevo coronavirus.

Las muestras que ayer depositó en el Cunqueiro serán sometidas a secuenciación genética para confirmar al 100% que corresponden a la variante inglesa. Hace dos semanas que enviaron la muestra de la paciente de A Coruña al Centro Nacional de Microbiología en Majadahonda (Madrid), sin recibir aún respuesta. “Deben de estar saturados, esto le ha cogido a contrapié a todo el mundo”, justifica.

Mientras atiende a FARO en su pequeño despacho, Camacho, que está en contacto con los epidemiólogos del Sergas, recibe varias llamadas de los servicios de salud pública. Le hablan del Instituto de Biomedicina de Valencia (IBV-CSIC), otro de los organismos que están siguiendo la evolución de la variante inglesa en España.

“Si para ‘abrir’ la célula el virus necesita dos vueltas de llave, con esta mutación lo hace con una sola”

decoration

¿Cómo sabe Tomás Camacho, sin haber secuenciado genéticamente, que ha hallado una muestra con la variante británica? “Los equipos de PCR utilizan diferentes genes para diagnosticar un positivo, y para este virus son necesarios dos –explica el científico–. Nosotros tenemos equipos que detectan el gen ORF1ab y el N, pero no el S. Una vez que sabemos que es positivo, lo metemos en un tercer equipo que tiene tres genes, incluido el S. Pero en esta variante [inglesa] no detecta ese gen S, lo que nos orienta a la cepa con la mutación”.

Se trata de un equipo de la marca ThermoFisher. Al tener la proteína S una mutación concreta, la 69-70del, en la pantalla de la máquina se lee “indeterminado” en la casilla correspondiente al gen que codifica la proteína S, la de la espícula del virus. Eso apunta a la variante B.1.1.7, la británica. El “atajo” lo conocen también en el servicio de Microbiología del Hospital de Santiago. Desde allí, el pediatra Federico Martinón-Torres, especialista en vacunas y en la genética del SARS-CoV-2, apunta a FARO que ya detectaron algunas muestras de la variante británica, pero que “realmente son pocas y no tienen la culpa de la subida de casos” en el área sanitaria compostelana. Su compañero, el genetista e investigador de la Universidad de Santiago Antonio Salas, apuntó la semana pasada a FARO que las evidencias científicas al respecto de esta y otras variantes “son muy limitadas”, y que “la incertidumbre hay que valorarla en el ámbito científico, cuando se traslada a la población surgen alarmas que son contraproducentes”.

Sin embargo, Tomás Camacho sigue preguntándose el porqué de este aumento de casos, con en torno al 85% de sintomáticos y cargas virales muy altas, las máximas de la pandemia. Por ejemplo, la paciente de Almería con probable variante británica dio positivo con 8 ciclos de PCR. La PCR amplifica la muestra viral en cada ciclo, por lo que menos ciclos indican más carga viral. “Ocho ciclos significan 500 millones de partículas virales, es una supercontagiadora”, destaca.

“Dije que había que suspender la Navidad y ha pasado. Hay muchos contagios en las familias”

decoration

¿Todo esto es fruto de la Navidad? Camacho cree que, en gran parte, sí. De hecho, antes de las fiestas advirtió sobre lo que iba a pasar en el programa divulgativo “Horizonte”, con Iker Jiménez: “Dije que había que suspender la Navidad y ha pasado. Hay muchos contagios en las familias”. Pero a esa ecuación Camacho añade la variante británica, aunque no sabe aún en qué medida. Cita un informe emitido el 20 de diciembre por científicos británicos. Planteaba que si se confinaba Reino Unido, colegios incluidos, de enero a junio va a haber 102.000 muertos en ese país. La única posibilidad de bajar a 35.700 muertos es si se vacuna a 2 millones de personas por semana. “Cuando veo ese modelo matemático creo que se han quedado cortos. Es una locura”, afirma el científico sobre Reino Unido, que está registrando cifras superiores a 1.000 fallecidos al día.

Camacho calcula que la variante británica supone alrededor del 1% de los casos en Galicia y en el conjunto de España. Pero esto podría cambiar. En Irlanda, vecina de Reino Unido, la variante británica pasó de significar el 9% de los contagios al 45% en solo dos semanas. Y áreas de gran influencia británica en España, como Mallorca, Málaga y el Campo de Gibraltar, registran incidencias superiores a 1.000.

“Vemos cifras de marcadores tumorales que no veíamos hace años, es la ‘cara b’ de la pandemia”

decoration

El científico gallego señala a la ya célebre mutación N501Y, que afecta a la proteína “spike”, la “llave” del virus que entra en la “cerradura” de la célula, el receptor ACE2. “Es como si para abrir una cerradura necesitases dos vueltas de llave. Pues con esta mutación, con una vuelta te la abre”, ejemplifica.

Apunta que, aunque esta variante no es más patógena ni tiene más mortalidad, “desde el punto de vista práctico sí la genera. No es lo mismo tener 100 pacientes de los cuales te ingresan 5, que tener 200 y te ingresan 10. Dinamarca ha dicho que esta variante va a dominar, y la mayoría de los expertos lo afirman. Angela Merkel, que yo creo que está muy bien aconsejada, ha dicho que la incidencia se puede multiplicar por diez. Y las cifras que tienen en Alemania ya son devastadoras”.

Además, está lo que Camacho llama la “cara b” de la pandemia: “Vemos cifras de marcadores tumorales que no veíamos hace años. Por ejemplo, el valor PSA del cáncer de próstata. Si tienes entre 6 y 7 te hacen biopsia. Pero si se retrasan cirugías programadas, ese tumor que era de 6 después tiene 30, ya ha roto la cápsula y el pronóstico no es tan bueno”. Menciona también los diabéticos: “Al paciente que está descontrolado de hemoglobina glicosilada le puede dar un ictus o un infarto”. ¿Y qué pasará entonces? ¿Habrá camas en la uci para atender a estos pacientes?

Simón Espinosa

Por qué una cepa más transmisible mata más que una más letal. El epidemiólogo Adam Kucharski, de la London School of Hygiene and Tropical Medicine, advierte que una variante un 50% más contagiosa, como la británica, matará más personas que una que sea un 50% más letal, por el crecimiento exponencial de los contagios. Considerando un R de 1.1 y una mortalidad del 0.8% del virus original, la variante 50% más contagiosa mataría a 978 personas, por 193 de la más letal y 129 de la original.

“Me impacta que se diga que será marginal”

decoration

Tomás Camacho subraya que “no se sabe la incidencia” que tiene actualmente la variante británica VUI-202012/01 (en inglés, Variant Under Investigation, Variante En Investigación). Calcula que es del 1% en Galicia y en el conjunto de España, pero insiste en que hay que investigar más. Su preocupación está en línea con la expresada por la OMS, la canciller Angela Merkel –que advirtió que esta variante más contagiosa podría multiplicar por 10 la incidencia en Semana Santa– y los Centros de Control de Enfermedades de Dinamarca y EE UU, entre otras instituciones y científicos. “Por eso me impacta que se diga que su influencia será ‘marginal’. Es un comentario desafortunadísimo”, señala, en referencia a Fernando Simón. “Podía haber dicho que estaba oculta, que se tenían que hacer secuencias... Tiró piedras contra tu propio tejado. Cuando estás en exposición pública te equivocas con frecuencia, pero hay que rectificar rápidamente. No puedes decir: ‘Se me ha interpretado mal’. No, es que te has explicado mal”.

El científico gallego subraya la importancia de secuenciar y aplaude que se hayan adquirido equipos para hacerlo en Galicia. Reino Unido es el país europeo que más secuencia, con un 10 por ciento de las muestras. España es el segundo a mucha distancia, con el 0.5%.

Las 4 muestras de la variante inglesa, preparadas para su envío. | // T.C.

“La gente joven tiene cuadros banales e infravalora la enfermedad”

decoration

Tomás Camacho no solo supervisa el trabajo de laboratorio de Vithas Lab, también se encarga personalmente de las historias clínicas. Sabe que en Navidad se han contagiado familias enteras y conoce casos bastante lacerantes. “Gente que ha venido de Valencia a pasar el Fin de Año y se han contagiado todos. ¿Pero en Valencia no había confinamiento perimetral? Otro que vino de Toledo a pasar el día de Reyes...”.

Cuenta que el diagnóstico de COVID-19 “estigmatiza, no quieren reconocerlo”, quizá por mala conciencia al incumplir las normas. Los síntomas solo se revelan tras insistir en el “interrogatorio”, y otros no los reconocen como propios del COVID-19, como la diarrea o la mialgia.

Respecto a los jóvenes, dice que “la mayoría de sus cuadros suelen ser asintomáticos o banales, gripales, y lo infravaloran”. Para el que trabaja en un hospital, el sesgo es justo el contrario: “El otro día llamé a la uci para darles un dato y me dijeron que ya no hacía falta, que el paciente acababa de fallecer. O subes a ver al compañero que ha estado tres semanas intubado por coronavirus...”. Camacho se refiere a un médico del Hospital Vithas Fátima que felizmente se recupera del COVID-19.

Compartir el artículo

stats