Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Dolor de cabeza y fatiga, principales reacciones de las vacunas antiCOVID

El mundo acelera su preparación para una vacunación masiva para hacer frente al COVID

La llegada inminente de las vacunas antiCOVID de la farmacéutica Moderna a Galicia y el avance de la vacunación con la de Pfizer ha provocado que entre la población surja la pregunta sobre los efectos o reacciones adversas que podrían aparecer. Atendiendo a los datos facilitados por las compañías, los principales son el dolor de cabeza, la mialgia (dolor muscular) y la fatiga.

Científicos como la expresidenta de la Sociedad Española de Inmunología África González señalaban a finales de diciembre que las vacunas autorizadas presentan “muy pocos efectos secundarios y una eficacia muy alta”, superior al 90 por ciento.

En los estudios realizados por Pfizer para solicitar la autorización por urgencia de su vacuna antiCOVID, los desórdenes registrados como muy comunes fueron dolor de cabeza, mialgia, artralgia (dolor común), además de dolor en el lugar de la inyección, fatiga, escalofríos y fiebre.

En el caso de la propuesta de Moderna, los datos del ensayo clínico en fase III indican que “las reacciones adversas en participantes de 18 años en adelante fueron dolor en el lugar de la inyección, fatiga, dolor de cabeza, mialgia, artralgia, escalofríos y náuseas, entre otros.

Casi la práctica totalidad de las personas a las que se les suministró la vacuna (92%) sintieron dolor en el punto donde se les inyectó; y siete de cada diez (70%) experimentaron fatiga.

En cuanto al dolor de cabeza y el dolor muscular, se contabilizó en seis de cada diez personas vacunadas; y casi la mitad experimentaron artralgia (dolor común) y escalofríos. Sin embargo, náuseas o vómitos solo los sufrió el 23% de los voluntarios, casi uno de cada cuatro, según las cifras compartidas por Moderna.

Para obtener estos datos y otros, Moderna facilitó a los participantes en el ensayo una tarjeta de registrodiario que debieron rellenar durante los siete días posteriores a la inyección de la primera dosis y de la segunda.

Si por algo se caracteriza esta farmacéutica es por ofrecer una información detallada y muy sobre los efectos a disposición libre del público en la web de la Food and Drug Administration (FDA) donde se facilitan no solo en inglés sino también en castellano los datos anteriores y los que indicaremos en las próximas líneas.

Hugo Barreiro

La segunda dosis, la peor

Las personas que queden por vacunarse y que reciban las dosis de Moderna deben tener en cuenta su edad a la hora de conocer cuáles podrían ser los efectos secundarios principales que se especifican para la primera y segunda dosis en dos grupos de edad. Por un lado, los que cuentan entre 18 y 64 años y por otro, las personas con 65 años o más.

Con un solo vistazo a las tablas de datos, se observa que el porcentaje de personas que tuvieron reacciones adversas se incrementaron con la segunda dosis y última de la vacuna. Otro apunte es que los los efectos se reducen en los mayores de 65 años.

Por ejemplo, entre los mayores de 65 a los que les pusieron la segunda dosis tuvieron dolor el 83,2%; entre los menores de esa edad el porcentaje subió casi al 90%.

En cuanto al dolor de cabeza, lo tuvo el 46% de los mayores de 65 años mientras que en el otro grupo de edad afectó a casi el 63 por ciento.

Ojo con los antecedentes de rellenos dermatológicos

Moderna avisa en su informe de eventos adversos graves por su vacuna antiCOVID que dos voluntarios desarrollaron hinchazón facial. Se trató de dos personas con “antecedentes de inyección de rellenos dermatológicos”. El comienzo da la hinchazón fue notificado, en un caso, un día después de la vacunación. En otro, fue dos jornadas más tarde. Desde Moderna, consideran que “probablemente estaba relacionada con la vacunación”. Hasta diciembre de 2020, la farmacéutica tuvo conocimiento de eventos adversos graves en el 1% de los participantes (un total de 147) que recibieron la vacuna; y en el 1% de los voluntarios que finalmente recibieron placebo. Uno de esos eventos adversos graves fue el caso de una persona que tuvo parálisis de Bell 32 días después de recibir la inyección.

Compartir el artículo

stats