Galicia amaneció ayer helada y durante el fin de semana tiritará todavía más. Con prácticamente toda la comunidad en alerta por frío, la borrasca “Filomena” dejó a decenas de municipios con termómetros en valores negativos. El balance de la jornada fue peor de lo que apuntaban las previsiones, que alertaban de mínimas por debajo de los 8 grados bajo cero en el sur de Ourense, pero finalmente llegaron a -13,2º a las 08.50 horas. Esta fue la mínima alcanzada ayer y en toda la ola de frío en Galicia, en concreto en el municipio ourensano de Baltar.

La comunidad se encuentra a punto de decir adiós a la alerta amarilla y naranja por bajas temperaturas. Pero, antes, a lo largo de esta jornada habrá chubascos de nieve por la mañana en la zona norte lucense e incluso por encima de los 300 metros en la frontera con Asturias. Este sábado las mínimas de Galicia han vuelto a registrarse en Baltar a las ocho de la mañana. Hoy el mercurio bajó hasta los -12,4 grados. En la provincia de Pontevedra, la zona más fría ha sido la de Atios, en Porriño, que marcó los -4,8º.

13

Borrasca Filomena: la estampa más gélida de Galicia R. C.

Durante el resto del día, se esperan chubascos de nieve en prácticamente todas las zonas de Lugo y el Ourense más oriental donde podría nevar por encima de los 400 o 500 metros de altitud. El pronóstico, sin embargo, descarta que nieve en las Rías Baixas o el litoral atlántico coruñés donde sí continuarán con los termómetros muy bajos (un grado de mínima en Vigo y otro en Pontevedra).

La alerta por bajas temperaturas continuará en el sur de Ourense donde se esperan mínimas inferiores a los 8 grados bajo cero; también en la montaña de Lugo (menos de 6 grados bajo cero); la zona de Valdeorras en Ourense así como el interior de Pontevedra (por debajo de -4 grados) y el área del río Miño en Pontevedra donde se espera que el termómetro baje de -1 grado.

Esta alerta quedará desactivada al mediodía cuando se inicie otra en Galicia por fuertes vientos y altas olas en el litoral. Desde Meteogalicia, explicaron que dudan de que pueda nevar en cotas bajas en la madrugada de hoy. “Es lo que falta estos días en Galicia y que sí está sucediendo en el sur y en el centro de la península”, señaló el meteorólogo Juan Taboada.

Ante la cuestión de por qué no nieva en lugares de las Rías Baixas a pesar de las bajas temperaturas, señaló que “la masa de aire que tenemos es muy fría pero muy seca. No hay borrasca que deje nubes e inestabilidad y, además, la borrasca llega desde Canarias, Filomena, que se mueve del sur al norte; es la que aporta precipitaciones al mezclarse con la masa de aire muy fría dejando nieve en cotas bajas. Aquí falta ese factor de inestabilidad. En Galicia, las únicas precipitaciones que estamos teniendo es en el extremo norte donde los vientos procedentes de norte toman la humedad del Cantábrico y dejan alguna precipitación en la costa norte.

Galicia, ultracongelada este fin de semana Agencia Atlas

Sobre la nieve en O Cebreiro, “indicó que “algo cayó pero se debe fundamentalente a la nieve de días anteriores”.

Mañana domingo, la jornada será de transición –la mínima en Vigo subirá a cuatro grados con cielos despejados; en Pontevedra a res al igual que en Compostela pero en Ourense será de cero grados– con el pronóstico de que la próxima semana más tranquila.

Pero en las horas previas a la jornada de transición, habrá alerta amarilla por fuertes vientos en la montaña de Ourense y lugo con ráfaas superiores a los 80 kilómetros por hora.

El litoral no se salvará de esta alerta. Será amarilla con vientos de fueza 7u 8 en el litoral noroeste de la provincia coruñesa más la Costa da Morte; y con fuerza 7 en las Rías Baixas (con vientos de componente norte) y mariña lucense.

La alerta amarilla por vientos del norte fuerza 7 en las Rías Baixas continuará el dommingo hasta la noche. En el resto, solo la Costa da Morte tendrá alerta naranja por vientos y en el resto de litoral, amarilla por vientos de nordés.

La jornada de hoy será decisiva para conocer si, finalmente, el récord de temperatura mínima de los últimos años que se había registrado en enero de 2017 en Calvos de Randín (Ourense) queda superada por una nueva.

Te puede interesar:

La nieve paraliza el aeropuerto de Barajas

La borrasca Filomena golpeó ayer con fuerza a Madrid, donde se cerraron al tráfico circunvalaciones y túneles por culpa de la nieve, que también bloqueó el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid Barajas. Según informó AENA poco antes de las diez de la noche se habían paralizado “por seguridad” las operaciones en el aeropuerto madrileño hasta mejora de la visibilidad. “Prosiguen las labores de limpieza de pistas para recuperar la operativa lo antes posible”, indicaban desde la empresa pública española que gestiona los aeropuertos. Por su parte, Enaire señaló que se habían aplicado procedimientos de desvío de vuelos. En concreto, hasta las 22.00 horas, se desviaron siete vuelos: tres a Valencia, dos a Barcelona, uno a Alicante y otro a Bilbao. Además, Adif suspendió los trenes de Cercanías del núcleo de Madrid desde las 22.00 horas. La “fase más adversa” de la borrasca que afecta a todo el país tendrá lugar hoy sábado con temperaturas muy bajas, heladas en el suroeste y el centro y aviso rojo (riesgo extremo) por nevadas en Castilla-La Macha o Madrid. Este es el pronóstico que ha dado Rubén del Campo, portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), quien ha destacado que las comunidades de Madrid y Castilla-La Mancha serán “las mas afectadas” por las nevadas que caerán a lo largo del día de hoy ya que “estará nevando durante más de 24 horas consecutivas”.