Las previsiones más pesimistas se han cumplido y Galicia se enfrenta a su tercera ola después de la resaca navideña. Para hacerle frente y como estaba previsto, la Xunta ha decidido endurecer las restricciones en la Comunidad. Tras la reunión del subcomité clínico este viernes, el conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, ha comparecido acompañado de la directora xeral de Saúde Pública, Carmen Durán Parrondo, y del gerente del Sergas, José Flores Arias.

Las primeras medidas anunciadas se refieren al endurecimiento de las restricciones en tres de las grandes ciudades gallegas: Santiago, junto a los municipios limítrofres de Teo y Ames, sube al nivel máximo, mientras que A Coruña (con Cambre, Arteixo, Culleredo) y Ourense (con Barbadás) suben al nivel medio-alto.

Estos cambios implican que en la capital gallega, la hostelería solo podrá prestar servicio en terrazas al 50% y hasta las 18.00 horas. Además, en las reuniones solo se podrá juntar un máximo de 4 personas no convivientes. En lo que respecta al nivel medio-alto que se ha marcado para las almendras de A Coruña y Ourense, y que es el mismo que rige en Vigo, los establecimientos hosteleros pueden albergar hasta un 30% de su capacidad en interior y un 50% en exterior. El cierre también está establecido a las 18.00 horas y las reuniones de no convivientes se limitan a 4 personas.

Por otra parte, Sanidade no descarta endurecer las medidas aplicadas a la hostelería en el conjunto de Galicia, que en todo caso serán estudiadas en los próximos días, ha adelantado el conselleiro.

García Comesaña ha anunciado también que el cierre perimetral de la Comunidad, que en principio finalizaba este lunes 11 de enero, se extenderá durante todo el mes.

Las residencias se blindan

Como ya se preveía, Sanidade ha decidido blindar las residencias para garantizar la eficacia del proceso de vacunación. De esta forma, los residentes no podrán salir del centro y se limitarán las visitas a una a la semana y por un único familiar.

Todas estas medidas se publican en el Diario Oficial de Galicia (DOG) de este viernes y entrarán en vigor a las 00.00 horas del sábado.

En la comparecencia también se ha anunciado que se intensificarán los cribados y, como medida adicional, los estudiantes que vuelvan de sus ciudades de origen a los concellos donde estudian pueden inscribirse en el registro de viajeros y acceder a una prueba diagnóstica.

El conselleiro ha finalizado su intervención haciendo un llamamiento a no perder el miedo al coronavirus. "No es más lento ni menos letal", ha destacado. Para luchar contra la tercera ola, también ha pedido a la ciudadanía que lleve a cabo un autoconfinamiento ahora que ya han finalizado las fiestas navideñas, limitando la interacción social y la movilidad.

En la rueda de prensa también ha intervenido Carmén Durán. La directora xeral de Saúde Pública ha advertido que la situación en Galicia es ascendente en cuanto al número de casos, "aunque no se puede hablar de incremento exponencial".

La Comunidad tiene este viernes una incidencia acumulada a 14 días de 248 casos por 100.000 habitantes y a 7 días de 144 casos por 100.000 habitantes (234 y 135 si se excluyen los centros residenciales). Esta cifra, aunque preocupante, está por debajo de la media española, que es de 296 y 157 casos por 100.000 habitantes respectivamente.

Durán también especificó que la tasa de PCR positivas se eleva al 8,3%, por encima del 5% recomendado por la OMS para tener controlada la pandemia, aunque, al igual que la incidencia acumulada, por debajo de la media española, que se sitúa en el 13,8%.

La situación en Santiago, preocupante

La directora xeral de Saúde Pública hizo un repaso de la situación en las siete grandes ciudades gallegas, haciendo hincapié en Santiago. "Nos preocupa", ha afirmado. La capital tiene una incidencia acumulada a 14 días de 292 casos por 100.000 habitantes y de 170 casos por 100.000 habitantes a 7 días. En este sentido, Durán ha señalado que la ciudad lleva tres semanas por encima de 200.

En la última semana, A Coruña y Ourense también han experimentado un incremento de esta incidencia acumulada, mientras que Ferrol, Vigo y Pontevedra se encuentran en una situación "más o menos estable". Lugo, por su parte, es la ciudad gallega que presenta una mejor evolución.

Ante estos datos, Carmen Durán ha adelantado que pondrán en marcha tres medidas: incrementar el número de cribados poblacionales, intensificar los rastreos y seguir con el proceso de vacunación.

Sanidade tiene previsto finalizar la administración de la primera dosis de la vacuna entre los usuarios y los trabajadores de los centros residenciales la próxima semana, para ya empezar con la segunda dosis el 18 de enero. Será entonces cuando, simultáneamente, se empiece a vacunar a los profesionales sanitarios que se encuentran en primera línea de la pandemia.