Nada más empezar el sorteo de la lotería de El Niño, las localidades pontevedresas de O Porriño, Mondariz y Tomiño despertaban de la resaca de regalos y atracones con la extraordinaria noticia de que el primer premio había recaído en las tres villas. En total, el número 19.570 dejó 1.250.000 euros.

Esta cuantía (200.000 euros por cada décimo) se incluye en los casi dos millones que El Niño ha regalado a Galicia en este especial sorteo con el primer premio, segundo y tercero más pedreas.

Tan rápido se conoció que el 19.570 había sido el primer premio y que había recaído en Tomiño, Mondariz y O Porriño que al lotero de la administración agraciada de esta última villa, Benjamín Martínez de “El X de la suerte”, le cogió en pijama en su casa poniendo rumbo rápidamente al local –a 50 metros del Concello– para festejarlo.

Su caso es especial porque vendió un décimo del Gordo (200.000 euros) y un décimo del tercer premio (25.000 euros), que se suman al Gordo, cuarto y quinto premio del último sorteo de Navidad. Además, en 2017 y 2018 vendieron un segundo premio.

Este aval del pasado hizo que vendiera muchísimo para estos Reyes, con inmensas colas ante su puerta en los últimos días y con una enorme crecida de ventas por internet para toda España debido a los cierres perimetrales que impedían a vecinos de concellos limítrofes o cercanos acercarse a su establecimiento familiar en Benjamín representa la cuarta generación de loteros.

Un caso similar al de la administración porriñesa sedio fuera de Galicia en “El estanco de la suerte de Oviedo” también redobló su fortuna al entregar el primer y segundo premios ayer.

En el caso de Mondariz, el establecimiento que repartió la suerte fue el Café Bar Milay que vendió un décimo (premiado con 200.000 euros); mientras que en Tomiño comercializaron cuatro décimos (agraciados con 800.000 euros) en el kiosco-administración de lotería situado al lado la plaza principal . Desde este negocio, que acumula más de 30 años de actividad, hablaba Gonzalo Fernández quien relataba a FARO que era “una satisfacción enorme” dar el Gordo. “Además todo apunta a que lo vendimos a gente del pueblo”, añadió un lotero que cree que lo adquirió una persona que lo adquirió para su familia y amigos.

El primer premio también recayó en Burela (Lugo) en el bar Bella Galicia, conocido en la localidad por el bar de O Gabino. Desde este bar, Ángela explicaba a la Radio Galega que habían vendido un décimo por máquina y que había sido “una alegría porque hace dos años también dimos el segundo premio en el sorteo de El Niño; y en el de Navidad de 2020 el quinto y otro premio en la Primitiva hace poco”.

Alejado de Lugo, en la provincia de A Coruña, la Bombonería de As Pontes también celebró haber vendido el Gordo. El establecimiento, que también vende golosinas, lleva abierto un año y un mes y su propietario, Adrián, resumía que el pasado año habían dado seis premios que culminan “con este Gordo”.

Segundo y tercer premio

El segundo premio (en el número 03.436) recayó en el estanco Rozabales deAldán en Cangas donde vendieron un décimo (75.000 euros). Según indicó a FARO Chelo, la propietaria, se habría vendido a un solo hombre.

Más repartido en Galicia estuvo el tercer premio (05.587) que también se vendió en O Morrazo, concretamente en el pósito de pescadores de Moaña (un décimo agraciado con 25.000 euros); así como en Mos, O Porriño, las localidades ourensanas de Leiro y Mugueimes, A Coruña, Boñiro, Carballo, Lugo y Guitiriz.