Galicia se despedirá del otoño con tiempo revuelto. Hoy, con alerta amarilla en la costa, la comunidad ha registrado vientos superiores a los 120 kilómetros por hora. Concretamente el valor máximo se lo anotaba Viveiro con 122 km/h. Sin embargo las temperaturas máximas se mantienen suaves para esta época del año con el invierno llamando a la puerta. Los termómetros han superado los 18 grados en Ribadeo, valor máximo de la jornada, mientras que en la cara opuesta se rozaban los cero en Pedrafita.

Esta tendencia será la que marcará el resto del fin de semana, según la previsión de Meteogalicia. Para el sábado se esperan cielos cubiertos con chuvascos más frecuentes en la mitad oeste y las temperaturas no experimentaran cambios significativos. Eso dejará los mercurios entre los 11 y los 15 grados en Vigo, los 8 y los 13 en Ourense -igual que en Lugo- o los 10 y 15 en Pontevedra, temperaturas que se esperan también en A Coruña.

Se activa, eso sí, la alerta naranja en prácticamente toda la costa gallega ante la posibilidad de olas que superen los 5 metros.

Ya el domingo la comunidad quedará bajo los efectos de una borrasca situada en el noroeste peninsular, lo que dejará precipitaciones que comenzarán por el oeste pero que se irán generalizando según avance el día. Además, bajarán ligeramente las temperaturas mínimas.