La lluvia y el viento golpearon ventanas, uralitas y mobiliario urbano durante la noche y desvelaron a más de uno en pleno sueño profundo. Con la llegada del día, la borrasca de frío polar Dora siguió azotando Galicia de norte a sur y del interior a la costa. Diciembre, en vísperas del Puente de la Constitución, arrancó con un temporal que obligó a activar la alerta roja en el litoral de A Coruña y A Costa da Morte por olas de 9 metros el resto estuvo en nivel naranja –también las Rías Baixas– y que dejó casi 300 incidentes por toda la comunidad, gran parte provocados por los problemas de circulación causados por las nevadas y las placas de hielo en más de cuarenta carreteras de la comunidad. Y es que la cota de nieve ayer cayó a los 500 metros y llegó a dejar más de 10 centímetros en zonas de montaña. Como consecuencia de las copiosas nevadas se suspendió la actividad lectiva en 21 centros de educación en Galicia que afectó a más de 1.600 alumnos.

Por provincias, Lugo fue la más afectada con 109 incidencias inscritas, A Coruña con 79, seguida de Pontevedra con 72 y Ourense con 37 incidencias, según el balance facilitado a última hora de ayer por el 112. Los problemas causados por la nieve fueron los más repetidos (162). Los árboles o ramas caídos en las carreteras dejaron 58 alertas.

18

La borrasca Dora en Galicia: las fotos de un temporal de nieve y frío

Salidas de vía, vehículos atrapados durante casi dos horas por las nevadas, carreteras de montaña cerradas al tráfico y otras con restricciones para camiones. Fueron las incidencias que más se repitieron a lo largo del día en la red viaria de la comunidad por la presencia de nieve o hielo, una situación que llevó a la DGT a activar la alerta tanto en la A-6, en Pedrafita, como en la A-52, en la salida de Ourense hacia la Meseta. Desde Tráfico llaman a extremar la precaución durante el fin de semana, ya que las previsiones apuntan a una disminución de las lluvias, la nieve no remitirá. Pero con las bajas temperaturas que seguirán marcando los próximos días se podrán producir heladas nocturnas que pueden crear placas de hielo en la calzada.

Para tratar de garantizar la seguridad y la circulación, los equipos de mantenimiento de las carreteras, tanto los del Estado como los de la Xunta, salieron durante toda la jornada con máquinas quitanieves, sal y salmuera.

A causa del temporal se registraron 40 accidentes de tráfico, ninguno de ellos de consideración. Entre las incidencias registradas en las carreteras de la comunidad, destaca la protagonizada por un autobús en el que viajaban ocho menores y que no pudo continuar su ruta cuanto circulaba por el municipio coruñés de Toques a causa de la nieve. Por provincias, Lugo fue la más afectada por la acumulación de nieve en más de 120 carreteras de 19 concellos.

Dora deja la primera nevada de la temporada en el centro de Lalín

En Monte Faro, decenas de vehículos quedaron atrapados durante casi dos horas por las copiosas nevadas. En la carretera a la entrada de A Fonsagrada un camión se quedó cruzado.. En la A-6 hubo que “embolsar” camiones y articulados en varios puntos.

Más nieve en la montaña y olas de hasta 9 metros

El abrigo y el paraguas han venido para quedarse. Hoy será un día de más lluvias, más fuertes y persistentes en la mitad norte que podrán estar acompañadas de granizo. La cota de nieve comenzará en los 700 metros e irá en progresivo ascenso hasta los 900 a la noche. La montaña de Ourense y Lugo seguirán en alerta amarilla por acumulación de nieve. En el mar, la situación será de riesgo, que se mantendrá en nivel rojo por olas de hasta 9 metros en el noroeste de A Coruña, A Costa da Morte y A Mariña lucense. El litoral de Pontevedra continuará en nivel naranja, por olas de hasta ocho metros.

Hasta 6º bajo cero y vientos de 105 kilómetros hora

El mercurio cayó ayer entre uno y cinco grados en el conjunto de la comunidad, pero la sensación de frío era mayor a la marcada por el termómetro debido al viento del noroeste. En las ciudades, las máximas no superaron los 12 grados y los valores nocturnos oscilaron entre 1 y 8º. El aire polar llegó con más intensidad a las zonas del interior, con A Veiga (Ourense), con la temperatura más gélida que dejó Dora a su paso por Galicia (-6 grados). El segundo valor más bajo correspondió a otra localidad ourensana: Carballeda de Valdeorras (-5,1º). En cuanto a las rachas de viento, llegaron a alcanzar los 105 kilómetros por hora en Malpica, seguida de Bueu con rachas de 97,2 km/h. Las lluvias fueron especialmente intensas en la provincia de A Coruña, con Abegondo y Mesía a la cabeza: 33,7 y 33,4 litros por metro cuadrado, respectivamente.