Galicia iniciará desde desde las 00 horas del jueves al viernes, con la reapertura de la hostelería y la reuniones entre no convivientes, el proceso de desescalada de las medidas restrictivas para frenar la covid-19. Sin embargo, restringirá la movilidad desde y hacia Portugal desde el viernes a medianoche y hasta el día 9 de diciembre, esto es, durante el próximo puente de diciembre.

Así lo ha anunciado el presidente de la Xunta, Alberto Nuñez Feijóo, en una comparecencia celebrada este miércoles para detallar las decisiones tomadas por el comité clínico en la reunión de este martes, que se prolongó más de cuatro horas y en el que se acordó la reapertura de las ciudades de Ourense, A Estrada y Santiago de Compostela.

Estas restricciones con el país vecino, que serán comunicadas por la Xunta al Ministerio de Asuntos Exteriores y la Delegación del Gobierno, podrían implicar tener que decretar el cierre perimetral total de Galicia, aunque Núñez Feijóo espera que no sea así, ya que el territorio gallego ya se encuentra confinado 'de facto' por los cierres de las comunidades limítrofes de Asturias y Castilla y León.

El anuncio coincide además con el cese durante 48 horas de toda la actividad después de acordar una decisión extrema que persigue bajar unas cifras descontraladas de infectados y fallecidos por coronavirus. Portugal, con casi 300.000 contagios y más de 4.500 muertos por coronavirus desde que comenzó la pandemia, se encuentra en estado de emergencia.

El Gobierno portugués adoptó nuevas restricciones para evitar contagios con ocasión de los dos puentes festivos que se celebran en diciembre, el de la fiesta de la Restauración de la Independencia y el día 8, festividad de la Inmaculada. Así, durante estos dos fines de semana la circulación se verá limitada entre las 13.00 horas del sábado y las 05.00 del domingo, y entre las 13.00 horas del domingo y las 05.00 horas del lunes. El 7 de diciembre, el comercio también cerrará a las 15.00 horas.

Reapertura de la hostelería y reuniones de no convivientes

La Xunta de Galicia permitirá desde la medianoche del jueves al viernes, con el "inicio de la desescalada" de medidas restrictivas, la reunión de personas no convivientes y la apertura de la hostelería incluso en aquellas zonas con las máximas medidas, las que están cerradas perimetralmente, aunque con limitaciones.

En concreto, según los datos evaluados este martes --que se actualizarán en futuros encuentros-- en las áreas en peor situación --por encima de los 250 casos por 100.000 habitantes a 14 días--, como Pontevedra y su área perimetral, Marín, O Grove y Sanxenxo, Carballo y A Laracha, As Pontes, O Porriño, Redondela, Vilalba o Tui, se abrirán las terrazas de la hostelería hasta las 17,00 horas y al 50 por ciento de ocupación. Podrán juntarse hasta cuatro personas no convivientes.

En el nivel intermedio, de localidades con incidencia entre 150 y 250 casos a 14 días por 100.000 habitantes --Ferrol, Vigo, Vilagarcía y Vilanova o Dumbría y Muxía, entre otros--, la hostelería reabrirá al 30 por ciento en interiores y 50 por ciento en terrazas, hasta las 17,00 horas y con agrupaciones máximas de cuatro no convivientes.

El siguiente nivel, con incidencia de 100 a 150 casos por más de 100.000 habitantes a 14 días --A Coruña, Arteixo, Cambre o Culleredo, por ejemplo-, permitirá abrir la hostelería al 40% en interior y al 50 en exterior, con un máximo de seis personas no convivientes.

Finalmente, los ayuntamientos por debajo de los 100 casos por cada 100.000 habitantes a 14 días --Santiago, Ames, Teo u Ourense y Barbadás--, podrán tener sus bares al 50% en interiores y el 75 por ciento en exteriores, también con grupos limitados a seis no convivientes.

En cuanto a la movilidad, queda recuperada para los ayuntamientos en el nivel de incidencia más bajo --por lo que, este viernes, se abre en el área de Santiago-Ames-Teo y en la almendra de Ourense-Barbadás--. Las reuniones de no convivientes estarán permitidas, en los niveles de cada área, también en ámbito privado.

Las cifras de la pandemia, actualizadas

Día tras día, las cifras del Covid-19 en Galicia nos dejan luces y sombras. La variabilidad de los datos impide dar por finalizada la segunda ola en la Comunidad, aunque los números avanzan que la curva del coronavirus se va finalmente aplanando y Feijóo ya da por iniciada la desescalada.

Te puede interesar:

En la última actualización de la Consellería de Sanidade, con datos recabados hasta las 18.00 horas de este martes, se refleja un descenso tanto de los hospitalizados como de los casos activos, no así de los nuevos contagios confirmados por PCR, que suben a 328, 89 más que en la jornada anterior, casi un tercio en el área viguesa.

Los hospitales gallegos atienden a 364 pacientes en planta (-28) y a 67 en UCI (-2). Por áreas sanitarias, la presión hospitalaria se reduce en todas. Desde el inicio de la pandemia, 44.086 personas han superado el Covid-19 en la comunidad gallega, 468 más desde la última actualización del Sergas, una cara que tiene como cruz el número de víctimas mortales, que asciende a 1.221