España despidió ayer el segundo peor mes de la epidemia por número de muertes: del 30 de octubre al 27 de noviembre murieron por coronavirus 9.299 personas, mientras que en abril, el mes más negro, fallecieron 16.144 pacientes de COVID-19. Ayer la cifra oficial total se elevó a 45.069 muertos al sumarse 401 decesos más. En contrapunto a estos datos, los contagios siguen a la baja, tras añadirse19.979 casos después del fin de semana, una cifra moderada si se la compara ocn los más de 25.000, 38.000 y 52.000 contagios reportados en los lunes anteriores de noviembre. Este descenso de la transmisión hace que la incidencia acumulada en España a 14 días se sitúe en 275,51, su nivel más bajo desde el pasado 16 de octubre.

La secretaria de Estado de Sanidad, Silvia Calzón, celebró que la positividad de las pruebas diagnósticas del COVID-19 en la pasada semana bajase del 10 por ciento ayer lunes, situándose en el 9,34% Sin embargo, recordó que la incidencia de casos a 14 días por 100.000 habitantes sigue siendo “alta”, pese a experimentar una “tendencia descendente”.

En rueda de prensa ayer lunes, Calzón ha señalado que todas las comunidades autónomas están reduciendo los casos, aunque no se traduce por el momento en una bajada del número de fallecidos.

Silvia Calzón apeló a la responsabilidad y al sentido común para evitar aglomeraciones de gente en las calles en estas fechas cercanas a Navidad, como ocurrió el pasado fin de semana en el centro de algunas ciudades como Madrid y Málaga, donde numerosas personas acudieron en masa a las zonas céntricas con iluminación navideña.