Personal de la Xunta de Galicia está realizando auditorías a la totalidad de las residencias de mayores de Galicia cada dos semanas, según reveló ayer la conselleira de Política Social, Fabiola García. “La idea es que en 15 días se comprueben absolutamente todas las residencias de Galicia, con el fin de comprobar que se cumplen los protocolos y ayudar a los centros residenciales a aplicar con rigor y exactitud todas las medidas que recomiendan las autoridades sanitarias contra el COVID”, explicó.

Durante la rueda de prensa posterior a la reunión del subcomité clínico que asesora a la Xunta en esta crisis, la conselleira señaló que el plan contempla “recorrer todas las residencias de Galicia para comprobar in situ que se están aplicando correctamente los protocolos”. Fabiola García precisó que “a mayores” se van a seguir haciendo inspecciones conjuntas de Sanidade y Política Social para comprobar el cumplimiento de la normativa vigente, tanto las medidas rutinarias como las extraordinarias por la pandemia. “Se seguirá suministrando el material de protección que necesitan, con mayor énfasis cuando se detecta un brote”, señaló.

Por su parte, el conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, recordó que su departamento lleva semanas haciendo pruebas de cribado por PCR en saliva en las residencias sociosanitarias. Ya se han realizado tres rondas. Como adelantó el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, se va a aumentar la frecuencia de estos cribados por PCR en saliva para realizarlos cada 7 días. “Somos la única comunidad que está cribando sistemáticamente a los trabajadores de residencias”, destacó García Comesaña.

Además, los test de antígenos, ya utilizados en urgencias y atención primaria, se incorporarán a las residencias para su utilización cuando un residente o un trabajador presenten síntomas. También estarán disponibles cuando se incorpore un trabajador, por un nuevo contrato, baja laboral o descanso.

Además, se establecerá un cribado adicional entre los residentes en las llamadas “residencias blancas”, las que no tienen casos positivos, con una PCR con toma de muestra nasofaríngea. Y en algunas residencias se hará, entre los trabajadores asintomáticos, un doble cribado de PCR en saliva y test de antígenos para comparar ambos medios diagnósticos.

Desescalada a dos velocidades en Galicia

El límite de 10.000 habitantes marcará las diferencias entre la desescalada de la Galicia urbana y la rural, según explicó ayer el conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña. De cara a la reunión del subcomité clínico del próximo martes, Sanidade maneja “situaciones distintas” para “concellos por encima y por debajo de 10.000 habitantes”, avanzó Comesaña, que rogó “que ningún concello se ofenda por ello” y lo justificó por la necesidad de “tener un criterio demográfico”. “Hay diferencia en la forma de salir, porque dependiendo de la población, la valoración de la incidencia acumulada a 7 y 14 días es más subjetiva”, precisó.

La Xunta incorpora al nivel de restricciones que llama “modelo Carballiño” a Ribadumia, Meis y Meaño, en la comarca de O Salnés. Tendrán agrupamiento con cierre perimetral. Lo mismo para Cee, Dumbría y Muxía, en la comarca de Fisterra.

Pasan del nivel 3 a 2 estos 6 concellos: Vedra y Pino (área sanitaria de Santiago), Mugardos (área de Ferrol), Viveiro (Lugo); Toén y San Cibrao (área sanitaria de Ourense).

Estarán en seguimiento especial, sin medidas adicionales, A Rúa y Petín; Sarria y Chantada; Ribeira y Ordes. Respecto a las ciudades, García Comesaña, destacó la "muy buena evolución” de Ourense y Santiago y la “buena” de Vigo y Lugo, mientras que sobre el concello de Pontevedra y su zona perimetral admitió que “no acaba de evolucionar adecuadamente como nos gustaría”.

Mueren otras 12 personas por coronavirus

El conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, señaló ayer que la situación epidemiológica de Galicia presenta una tendencia positiva, estable y a la baja. Los contagios repuntaron ligeramente al registrarse 426, once menos que los notificados en la jornada anterior, al aumentar en Vigo, Santiago, A Coruña y Ferrol. Se notificaron, además, otras 12 muertes, que elevan la cifra global a 1.191. En el área sanitaria de Vigo murieron cuatro personas: dos mujeres en la residencia Ballesol, de 87 y 103 años; y otra de 93 en el CHUVI, donde también murió un hombre de 79 años. En el área sanitaria de Pontevedra, en el CHOP, falleció una mujer de 72 años. El resto de los fallecidos, todos mayores de 72 años y con patologías previas, murieron en las áreas sanitarias de A Coruña y Ferrol.

Los casos activos descienden en 127 hasta los 8.452. Se reducen en todas las áreas sanitarias salvo, en la ferrolana. En torno al 25% de los nuevos contagios confirmados por PCR en Galicia continúan registrándose en el área viguesa, con 115, seis más que la jornada anterior. El área sanitaria que notificó el repunte más importante fue Ferrol, hasta 19 infecciones detectadas más, lo que sitúa el total en 24 horas en 66. También han subido, aunque en menor medida, en las áreas de A Coruña-Cee, a 91 (+5), y en Santiago Barbanza, a 57 (+9). En el lado opuesto se sitúa la zona de Pontevedra-O Salnés, con 51 positivos diarios por PCR, un descenso en siete tras varios días figurando como una de las primeras áreas en número de contagios.