Rocío Viéitez, madre de las dos niñas asesinadas por su exmarido y padre de las pequeñas en Moraña en 2015, David Oubel, puso voz a la situación que viven las madres y padres de niños asesinados por sus parejas o exparejas y que la ley no reconoce como víctimas de la violencia de género. “Os pais e nais de nenos e nenas asesinadas non temos nin nome que nos defina, somos orfos de fillos e fillas”, denunció.

Viéitez señala que un día como el de ayer se recuerda a las víctimas y se exige que pare esta lacra. “Erguemos bandeiras en negro, eslógans e lazos morados”. “Elas morreron e merecen ser lembradas, pero mirade tamén o que queda. Ao longo de cinco anos coñecín a nais rotas, fortes, pero danadas de por vida. E non remata coa perda brutal, execrábel dos nosos úteros. Segue despois. Costas de xuízos que pagas ti, débedas de mal nacidos que che esixen a ti, e saber que dentro duns anos pedirán permisos de fin de semana”. Así, Rocío Viéitez recuerda en su caso como nunca se cumplirá la sentencia en la que se establecía una responsabilidad civil para el asesino de sus hijas de 300.000 euros “porque so tiña débedas”, o los “25.000 euros de costas de abogados que paguei traducindo, unha hipoteca de 130.000 euros por unha casa onde él as matou e que eu debo abonar como parte solvente aínda que non sexa dona dela”, lamenta, por una ley hipotecaria que “é deus neste mundo”.

Viéitez levantó ayer la voz por estas madres, “coma min moitas outras, sen fillos, sen futuro, anos despois recibindo aínda paus legais, algunhas sen poder traballar porque non erguen a cabeza, aditas e aditos aos antidepresivos para vivir a supervivencia”, explica.

“Nós temos tatuada a violencia de xénero na pel e nin somos vítimas”, clama mientras pide que se escuche la voz de los “silenciados” y que se difunda este mensaje para pedir “cambios y leis de protección”. “Compartide o berro das orfas e orfos de fillos”.