El Tribunal Supremo ha confirmado que los permisos o beneficios a aplicar a Luis Gallego Fernández, conocido como violador del ascensor, computen sobre los 96 años de cárcel impuestos por las agresiones sexuales que cometió en 2017 dada su “extrema peligrosidad” y al haber cometido los delitos cuatro años después de haber sido puesto en libertad por otras tantas violaciones.

Así consta en el auto que desestima el recurso interpuesto contra la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid que confirmó su condena de 96 años de cárcel. Se le condenó por dos delitos de detención ilegal, dos delitos continuados de agresión sexual, otro delito de agresión sexual, dos delitos intentados de detención ilegal, dos delitos de lesiones, y dos delitos de robo con violencia, cometidos entre diciembre de 2016 y 2017 en Madrid y Segovia contra cuatro mujeres a las que atacó en la calle. Cometió los asaltos a los 4 años de salir en libertad por la derogación de la denominada doctrina Parot.