El Tribunal Supremo ha avalado el uso obligatorio de las mascarillas impuesto por el Ministerio de Sanidad el pasado mes de mayo por tratarse de una medida “necesaria y proporcionada” para proteger la salud pública ante la progresión de la pandemia de Covid-19.

La Sala de lo Contencioso-Adinistrativo del Supremo ha desestimado el recurso de un ciudadano contra la orden del Ministerio de Sanidad 422/2020, de 19 de mayo, que reguló las condiciones del uso obligatorio de mascarilla. Esta persona alegó que esa imposición vulnera, entre otros, sus derechos fundamentales a la integridad física y moral y al honor. El Supremo ha sentenciado que la disposición de Sanidad fue “legítima” y ha argumentado que los hipotéticos riesgos que comporte el uso de la mascarilla siempre serán menores que el beneficio que proporciona como forma de prevención.