Los bares y restaurantes volvieron a abrir sus puertas ayer en Cataluña, con un límite de aforo del 30 % en el interior e ininterrumpidamente hasta las 21.30 horas, mientras que las actividades culturales retomaron su actividad con el 50% del aforo. Sin embargo, el sector del ocio nocturno permanecerá cerrado en consonancia con el toque de queda.

Asturias levanta también retricciones. Todos los comercios cuya superficie no sea superior a los 300 metros cuadrados podrán reabrir desde mañana, 22 días después de haber sido cerrados para tratar de contener la expansión del coronavirus en el Principado.