Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las Navidades según los epidemiólogos: cenas bajo mínimos y sin cabalgatas

La organización de estas fiestas aún es una incógnita y provoca dudas entre los propios expertos: desde limitar citas familiares a convivientes hasta fijar un máximo de personas

Las Navidades según los epidemiólogos: cenas bajo mínimos y sin cabalgatas

Las Navidades según los epidemiólogos: cenas bajo mínimos y sin cabalgatas

La organización y las normas Covid para estas fiestas todavía son una incógnita. La advertencia de que serán unas Navidades distintas todo el mundo parece tenerlo claro a estas alturas. Si se abre mucho la mano a encuentros o aforos el riesgo está ahí y es real porque la propia pandemia nos lo ha enseñado: una tercera ola en enero con picos de hospitalizaciones. Sería “una irresponsabilidad” tras todo el esfuerzo hecho, con los actuales cierres perimetrales y la inactividad total de la hostelería. Pero, ¿se podrán levantar algunas de las restricciones?, ¿cuánto?, ¿cuántas?, ¿qué se podrá hacer exactamente? Son preguntas que se hace la ciudadanía, a la espera de que las autoridades sanitarias concreten qué limitaciones habrá. Las dudas son muchas para los propios expertos en materia de pandemia. Algunos apuestan por limitar los encuentros familiares a solo convivientes, es decir, a los miembros habituales en cada casa. Otros, sin embargo, abren un poco más el abanico con posibilidad de recibir a algún familiar más si bien grupos reducidos y cumpliendo restricciones. Pero, ¿cuánta gente? ¿y cómo serían esas cenas y encuentros familiares en caso de poder realizarse? En esta información varios epidemiólogos consultados hablan sobre distintas opciones a modo de reflexión.

“No se deben llevar a cabo concentraciones de personas”

Juan Gestal - Especialista en MEspecialista en Medicina Preventiva y exdecano de la Facultad de Medicina de Santiago de Compostela

decoration

Juan Gestal - Especialista en MEspecialista en Medicina Preventiva y exdecano de la Facultad de Medicina de Santiago de Compostela

Juan Gestal, especialista en Medicina Preventiva y exdecano de la Facultad de Medicina de Santiago de Compostela, no tiene claro si serán posibles los encuentros en casa con familiares, tipo cenas y comidas en las fechas señaladas. “Eso conllevará importantes riesgos de que se incremente la transmisión del virus y se produzcan brotes. No creo que se autorice”, apunta el experto. ¿Y, en caso de que se autorice, qué medidas habría que tener en cuenta? “Habría que cumplir estrictamente todas las medidas de prevención incluida la ventilación, pero convendrá conmigo que resultaría muy difícil cumplirlas”, añade.

Para Federico Martinón, pediatra e investigador clínico, tampoco ve viables encuentros familiares más allá de los convivientes habituales. “En estos momentos veo complicadas las Navidades. En cualquier caso, todos debemos asumir que es mejor que podamos pasar las Navidades y estar todos a que nos falte la gente que queremos para poder disfrutarlas. Debemos todos mantenernos centrados en el problema que tenemos y más aún con las vacunas a la vuelta de la esquina”, argumenta Martinón. Francisco Caamaño, epidemiólogo y doctor en Medicina Preventiva y Salud Pública de la USC, da un pequeño paso y se atreve a hablar de cenas “muy restringidas”. “De permitirse tendría que ser algo muy controlado.No sé, un grupo de 10 personas, por ejemplo, pero no toda la familia. Quiero decir, que si hay dos personas mayores (o una) pues podría ir uno de los hijos con su esposa y los nietos. A lo que me refiero es que en caso de ser varios hermanos habría que decidir cuál va para que todos queden acompañados y organizarse”, comenta Caamaño. En lo que sí coinciden los tres es en que no debe haber Cabalgatas de Reyes. “Yo las evitaría”, apuntan.

“El objetivo es que podamos estar todos, aunque no estemos juntos”

Federico Martinón - Pediatra e investigador

decoration

Federico Martinón, pediatra e investigador

Desconoce si será posible levantar las actuales restricciones. En estos momentos es imposible saberlo. “Si se levantan las restricciones volverán a aumentar los casos y todo el esfuerzo que se está haciendo ahora para poner bajo control la enfermedad no serviría para nada. El 15 de junio salimos precipitadamente del confinamiento sin tener la enfermedad controlada y ya ve lo que pasó, enseguida comenzaron los brotes; a mediados de julio se inició la segunda ola y ya ve cómo estamos ahora”, apunta Juan Gestal, catedrático de Medicina Preventiva de la Universidade de Santiago (USC). ¿Hay que evitar los encuentros? “Creo que este año deben ser unas Navidades diferentes, como también lo ha sido el verano. Estamos en los momentos más peligrosos de la pandemia”, describe el experto. ¿Llevar a los niños a situaciones tipo Cabalgatas de Reyes qué riesgos implicaría? “No creo que se organicen Cabalgatas de Reyes, no se deben autorizar concentraciones de personas en una pandemia respiratoria”, concluye.

  • Feijóo no descarta el confinamiento pero confía en “aliviar” restricciones en diciembre

    El presidente avisa que un cierre total podría tener “consecuencias devastadoras” | Prefiere imponer limitaciones “progresivas” que podrían extenderse “hasta que haya vacuna”

“Personalmente pienso que la situación está siendo difícil de controlar y que la diferencia está tambien en que la gente no está tan concienciada en estos momentos como lo estuvo en la primera ola. Aunque hay una serie de normas establecidas el cumplimiento de las restricciones no está siendo tan óptimo como sucedía en la primera vuelta, cuando creo que el comportamiento de la gente fue ejemplar. La gente está cansada, estamos todos cansados. Esta situación se prolonga”, comenta Federico Martinón. Solo el esfuerzo sincronizado de todos permitirá salir de esta situación, indica el especialista. Se refiere a la llegada de la vacuna, los test rápidos y seguir cumpliendo las distancias, mascarilla y normas. Y la responsabilidad individual de cada persona. “Será difícil que todo esto sea para Navidades porque no sé si llegará ya la vacuna y en caso de llegar y aplicarse todavía no hay margen para analizar el efecto. Hay que pensar que el objetivo de estas Navidades es que estemos todos, aunque no estemos juntos”, apunta Martinón.

“Podríamos hacer un aislamiento de unos días antes de una cita familiar”

Francisco Caamaño - Medicina Preventiva

decoration

Francisco Caamaño, epidemiólogo

“Creo que se levantarán restricciones para la hostelería, de una forma controlada, claro, pero permitiendo la actividad en las Navidades”, expresa el epidemiólogo Francisco Caamaño, doctor en Medicina Preventiva y Salud Pública de la USC. En cuanto a las directrices para la población, en general, “continuará el tema de las distancias, grupos muy reducidos, grupos estables de convivientes y elegir preferiblemente entornos abiertos, siempre de forma limitada”. Se refiere Caamaño a una posible opción de cenas “muy restringidas”.

  • Feijóo a los hosteleros: “Salvar la Navidad se verá a principios de diciembre; todavía es pronto”

    Sanxenxo se suma a los concellos con restricciones más duras | Política Social hará más cribados en las residencias de mayores

“Podríamos, por ejemplo, buscar estrategias de un autoconfinamiento previo. Es decir, si queremos ir a casa de los abuelos y nuestros hijos terminan las clases el día 22 pues del 22 al 30, por ejemplo, limitar contactos y asegurarnos de que estamos sanos. Me refiero a que sería óptimo establecer una especie de autocontrol, cada uno debe pensar bien lo que puede hacer o no y poner de su parte. Si limitamos contactos previos sería una garantía. Y si somos varios hermanos, decidir cuál va”, reflexiona Francisco.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats