Cada 25 de noviembre se celebra el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer desde que en el año 2000 la ONU aprobó una resolución invitando a gobiernos, organizaciones internacionales y HONG a coordinar actividades en estas fechas. FARO DE VIGO ha organizado un debate para honrar a las víctimas de la violencia machista y ayudar a concienciar a la sociedad de la importancia que tiene erradicar este problema que sigue creciendo. Lourdes Carballo, abogada; Leticia Costas, escritora y la bióloga Alba Aguijón, exploradora polar y ganadora de Faba España 2016 –el mayor concurso internacional de monólogos científicos del país– ofrecen sus perspectivas sobre la situación de la mujer.

25N: retos pendientes Carla Pesqueira

"Las controvertidas sentencias sobre las manadas crearon momentos durísimos, con argumentaciones que hacían jueces hombres que fueron muy dolorosas”

Ledicia Costas

La educación, arma contra el machismo

La educación, coinciden las tres invitadas de FARO DE VIGO, es el principal arma contra el machismo. “La erradicación de la violencia machista tiene que venir antes de la actuación de Justicia, que aborda y castiga hechos puntuales. Creo que depende de la educación y de una formación con compromiso y convicción. Educadores, padres y madres deben transmitir esos valores y debemos revisar nuestras ideas, yo misma arrastro aprendizaje estandarizado”, expone Lourdes Carballo. “La base de la solución es la educación, pero también necesitamos jueces formados en igualdad de género. Las controvertidas sentencias sobre las manadas crearon momentos durísimos, con argumentaciones que hacían jueces hombres que fueron muy dolorosas”, incide Ledicia Costas. Por su parte, Alba Aguión, que representa a una generación más joven señala: “No solo percibo tics machistas en mi generación, sino entre los niños y las niñas. He trabajado como divulgadora científica en Primaria y Secundaria y hacía divulgación polar. Cuando la víspera les decían que iba a ir un científico y preparaban los dibujos, jamás dibujaban a una mujer. Yo llegaba y era una sorpresa, pero al final de la jornada muchas niñas me decían que les encantaría ser exploradoras o científicas. Creo que se necesita reforzar la educación, pero también faltan referentes de mujeres científicas.

Lourdes Carballo: “El feminismo no va a desaparecer, es un instrumento para llegar a la sociedad ideal"

Lourdes Carballo: “El feminismo no va a desaparecer, es un instrumento para llegar a la sociedad ideal" Carla Pesqueira

Los roles empiezan en el patio del cole

“Es en el patio del colegio donde empiezan los primeros comportamientos machistas, sin ser corregidos por quienes cuidan a los niños. Está ya en los juegos en que el niño levanta la falda a la niña, en el uniforme con faldas para ellas y pantalones para ellos... Después van creciendo y reproduciendo estos papeles”, advierte Lourdes. “He tenido alguna experiencia totalmente demoledora. Hago muchas visitas a centros de Primaria y Secundaria. Escribí un libro sobre acoso cibernético y, en un debate, las niñas culpaban a las propias chicas de la distribución de fotos con poca ropa o desnudas. Lo más duro fue oír a una de ellas decir ‘es que las mujeres somos el sexo débil.’ Eso da idea de lo que nos falta por avanzar”, puntualiza Ledicia. Añade que “parece que los varones, desde el patio del colegio están legitimados a coger espacios para jugar a la pelota sin permitirles hacerlo a las niñas. Ahí debe estar el papel de los educadores ¿Por qué nos obligan a ceder espacios y porqué nosotras desde pequeñas pensamos que tenemos que renunciar a esos espacios porque no nos corresponden?

Ledicia Costas: "Tiven algunha experiencia absolutamente demoledora"

Ledicia Costas: "Tiven algunha experiencia absolutamente demoledora" Carla Pesqueira

"La mujer tiene que modificar esa forma de entender el liderazgo y puede ayudar muchísimo para cambiar esa forma de actuar. La unión es fundamental”

Lourdes Carballo

Crear un loby de mujeres

La unidad entre las mujeres es muy importante para liderar los cambios de estructura una vez se rompa el techo de cristal. “Las mujeres tenemos que unirnos, trabajar en red y ayudarnos unas a otras. Yo, desde el punto de vista de la ciencia estoy en un programa con diferentes mujeres científicas a nivel internacional que nos apoyamos unas a otras. Se llama Homeward Bound y tenemos un espacio común para compartir experiencias. Me ayuda muchísimo esa conexión con otras mujeres con dificultades parecidas a las mías. Uno de los puntos claves es crear este tipo de redes donde apoyarte”, expone Alba, a quien preocupa que el liderazgo y los puestos de responsabilidad estén ligados a determinados valores masculinos, como no mostrar sentimientos y tener cierto autoritarismo. “Me parece peligroso. Yo no quiero perder mi esencia para subir, me gustaría seguir siendo yo, con mis propias habilidades. Me da miedo caer yo misma en esa trampa y no me parecería un éxito, eso no es lo que quiero. Quiero llegar lo más alto que pueda pero conservando lo que yo considero que me define. Lourdes coincide: “Está tan masculinizado tener responsabilidades con cualidades determinadas que parece que la mujer tiene que equipararse con el hombre para estar ahí. La mujer tiene que modificar esa forma de entender el liderazgo y puede ayudar muchísimo para cambiar esa forma de actuar. Coincido en que la unión es fundamental”. Ledicia : “Estoy de acuerdo con Alba en promover una modificación de las estructuras. No debemos renunciar nunca a lo que somos. Además son habilidades positivas: la empatía y la ternura es algo que se atribuye a las mujeres, pero es muy positivo Por eso la necesidad del cambio”.

"La situación de la mujer en la ciencia me parece bastante preocupante"

Alba Aguión

Mujer y ciencia, situación preocupante

“La situación de la mujer en la ciencia me parece bastante preocupante. El número de mujeres y hombres es igualitario en cuanto a matriculados, licenciados y participantes en un máster, pero a medida que se va avanzando en las diferentes etapas de la carrera investigadora las mujeres se van quedando por el camino, y ya en los puestos de responsabilidad el número de mujeres es muy bajo. Es preocupante, porque en España y también en las convocatorias autonómicas, caso de Galicia, ya hay medidas que fomentan la presencia de la mujer en la ciencia en los contratos de investigación, pero aún así mientras las solicitudes son paritarias, las conseguidas por los hombres siempre son más. Hay algo que no funciona, o bien las medidas no son las correctas o a la hora de evaluar se tiende a mantener algunos roles” , resume Alba.

Alba Aguión: "La situación de la mujer en la ciencia es preocupante"

Alba Aguión: "La situación de la mujer en la ciencia es preocupante"

Escritora juvenil, doble problema

Cuando J.K. Rowling, la autora de Harry Potter encontró una editorial para publicar los libros del joven mago, un sesgo machista aconsejó que firmara con iniciales para que no se supiera que era mujer. Ledicia asegura que ella no ha tenido problemas ni con su editorial ni con sus lectores –“tengo un público extraordinario desde que tenía 19 años”– pero sí en el ámbito profesional. En mi caso vivo una doble problemática, soy mujer y autora especializada en literatura infantil y juvenil, algo que en muchos sectores culturales se considera aún hoy como literatura menor. A las mujeres autoras de literatura infantil y juvenil se nos mira con cierto desprecio ‘hacen lo que pueden hacer’. Tengo dos horas de narrativa con personas adultas y me sentí cuestionada, atacada por escritores, todos hombres, compañeros de profesión. Sentí el doble techo. Las mujeres tenemos que hacer el triple para llegar. A veces no llegamos porque no nos dejan, o porque tenemos que desprendernos de cosas que llevamos a la espalda”.

De izquierda a derecha: Alba Aguión, Irene Bascoy, Lourdes Carballo y Ledicia Costas. Ricardo Grobas

Desigualdad en la judicatura

“Por edad y antigüedad en la profesión, toca ascender y se ven los huecos que hay, el tiempo dedicado a la actividad profesional y lo que no se pudo hacer por otras tareas. Faltan mujeres. Yo creo que es una riqueza dedicar tiempo a la familia, a los amigos. No le llamo sacrificio a hacer más cosas que el trabajo” , indica Lourdes, que ve situaciones de desigualdad en cuestiones básicas de su profesión. “La materia a la que se dedican las mujeres abogadas, fiscales o juezas, creo que es otro comportamiento estereotipado. Las mujeres se dedican más al tema de familia y los hombres al mercantil. En cuanto llegaba un tema de familia, o hijos de mal comportamiento al despacho me lo pasaban a mi, con un ‘ocúpate tú’ , pero en cuestión de empresas no me iban a llamar.

¿Sabemos vender nuestro trabajo?

La igualdad de oportunidades ¿puede verse favorecida por el curriculum ciego, que no se sepa si es de un hombre o una mujer? Alba indica que eso es algo cada vez más común, de forma que no se sabe a quién se está evaluando, pero surge la pregunta ¿sabemos vender las mujeres nuestro trabajo? “Un estudio científico que evaluó 6 millones de publicaciones científicas y comparó los adjetivos que utilizaban hombres y mujeres para descubrir resultados, título y medir cómo de bien lo vendía cada uno, detectó que los hombres venden mejor. Utilizan adjetivos como “novedosos”, “excelente”, “espectacular” y las mujeres no los usan tanto, somos más humildes”.

De izquierda a derecha: Irene Bascoy, Lourdes Carballo, Ledicia Costas y Alba Aguión Ricardo Grobas

Custodia compartida desde el nacimiento

Sheryl Sandberg, directora de operaciones de Facebook, pedía todas las tardes a su secretaria que la llamara para acudir a una reunión de trabajo fuera del despacho y poder estar con su hijo. Después, mientras sus compañeros estaban con la cena y las copas, dejaba dormido al niño y volvía al ordenador para seguir trabajando. Lourdes relata que al iniciarse en el mundo laboral: “Era madre de una niña y mientras mis compañeros delegaban en sus mujeres, yo asumía todo y no me atrevía a interrumpir a un cliente para decirle que tenía que ir a buscar a mi hija a la guardería. Pensaba que tendría menos confianza en mi, así que decía: ‘Tengo que salir un momento’ e iba a la carrera. Ahora, al abogado que va a buscar a su hijo y lo cuenta con orgullo, la sociedad completa le hace fiesta. Al hombre se le aplaude lo que nunca se aplaudió a una mujer. La sociedad no nos trata igual”. Apunta a un problema de conciliación: “Esa conciliación creada por el hombre para que la mujer siguiera en su casa, que se la compró todo el mundo pero quizás no es la que necesitamos”. La letrada defiende la custodia compartida “desde el nacimiento, no desde el divorcio”.

“El feminismo no va a desaparecer, es un instrumento para llegar a la sociedad ideal"

Lourdes Carballo

La pandemia, ¿freno para el feminismo?

La causa feminista en España se visibilizó con fuerza los últimos años, pero la pandemia y la crisis económica vuelve a cebarse en los más débiles, las mujeres. ¿Sufrirá un retroceso la lucha de las mujeres, quizás porque hay que resolver otros problemas? ¿Qué pasa con los maltratadores encerrados con sus víctimas? Las tres invitadas coinciden en que el Covid, pese a las desgraciadas y numerosas muertes que deja tras sí “no enterrará la causa feminista”. ’Ledicia: “A mí me preocupa la vida de esas mujeres que sufren violencia y que durante el confinamiento y también ahora con las restricciones tienen que vivir tantísimas horas con su maltratador. Cada día me pregunto si funcionan los servicios de apoyo. Pero las que estamos en esta lucha no vamos a dar ni un paso atrás. Creo que se van a reforzar las alianzas de mujeres”. Alba: “Creo que se requiere un esfuerzo diario, hay que estar constantemente evaluando actitudes... En el plano científico el Covid supone un freno. La red de mujeres científicas con la que tratamos de dar visibilidad a las mujeres ha tenido que suspender una expedición a la Antártida. Teníamos que estar ahora allí”. Lourdes: “El feminismo no va a desaparecer, es un instrumento para llegar a la sociedad ideal. Confío en la mujer y si hay muchas trabajando anónimamente en las redes, siempre habrá otras que ayuden a visibilizar el trabajo. Es el caso ahora de la vicepresidenta de EEUU, Kamala Harris”.

“La prostitución es el máximo exponente junto con la industria de la pornografía de la cosificación de la mujer"

Ledicia Costas

La prostitución, otra forma de violencia

La decana de los abogados de Vigo, Lourdes Carballo, es firme y no apoya la regulación de la prostitución: “Es difícil pensar que la mujer que se prostituye lo haga libremente. El mayor porcentaje de la prostitución está relacionado con la trata, con la esclavitud y es un ejemplo más de machismo y cosificación de la mujer. No defiendo la regulación de la prostitución sino su abolición”. Ledicia Costas sostiene que: “La prostitución es el máximo exponente junto con la industria de la pornografía de la cosificación de la mujer. Una industria creada por los hombres para satisfacer a los hombres donde las mujeres somos meros instrumentos y permanentemente humilladas. Una esfera proclive a episodios de violencia de todo tipo que está naturalizado en la sociedad. El 90% de las mujeres prostituidas son obligadas, víctimas de trata, de violencia, de las mafias. Hay que proteger a esas mujeres y darles alternativas. Soy abolicionista”.