El día en el que se anunció el estado de alarma, el 13 de marzo de este año, el fotoperiodista Óscar Corral retrataba a un ciudadano de origen asiático con mascarilla en la Praza do Obradoiro con la Catedral de fondo. Fue el arranque de un proyecto con Brais Lorenzo: una colección de imágenes que los dos colaboradores de FARO bautizaron ImaxeCovid y que muestran en Instagram un relato conmovedor, duro, realista e, incluso, poético por veces del hito histórico de este momento.

Poco a poco, fueron sumando a otros colegas del foco hasta sumar entre todos seis: Miguel Riopa, Agostiño Iglesias, Miguel Muñiz, Mónica Vila Ferreiros y los propios Lorenzo y Corral. “Había una gran demanda de ver qué pasaba más allá de las puertas de cada persona. Cualquier fotografía tenía mucha aceptación, la gente demandaba más imágenes”, rememora Corral.

Tatuaje de Gilda con mascarilla. AGOSTIÑO I.

A medida que fueron sumando fotógrafos al proyecto, este fue ampliando la mirada de la ciudadanía con un fin: “Hacer un relato de algo inédito, histórico, que está pasando en Galicia”, añade Corral quien también desea que así “se ponga en valor el trabajo de los fotoperiodistas”, unos de los pocos profesionales que tuvieron el semáforo en verde para realizar su trabajo en la pandemia.

Este verde, sin embargo, no ha sido total. Son muchas las voces que lamentan la falta de las imágenes más duras de la pandemia: los ataúdes con cadáveres, para concienciar a negacionistas y despistados.

Atendiendo a un enfermo en la UCI. MIGUEL RIOPA

Brais Lorenzo tuvo claro que no podía haber relato sin esas fotografías. Por eso, tomó su cámara y retrató desde las fábricas de ataúdes duplicando la producción, a una operaria con EPI en un tanatorio disponiéndose a la cremación de un fallecido con Covid hasta la desinfección del exterior de una bolsa mortuoria.

Delicadas también son las imágenes de Riopa en la unidad de cuidados intensivos del Hospital Povisa de Vigo. Gracias a él vimos a mediados de abril ómo eran atendidos los enfermos en Galicia, la distancia de seguridad que no podían guardar las sanitarias y sanitarios para realizar su trabajo.

Desinfección de la bolsa mortuoria. BRAIS LORENZO

Pero Imaxecovid también se adentró en las residencias, en las casas, en las calles, playas... Con él, revivimos el 98 cumpleaños de una interna rodeada del personal engalanado de plástico (Brais Lorenzo) o el chotis que se marcó Josefina ante la cámara de Miguel Muñiz para celebrar la fiesta de cumpleaños sorpresa que le hicieron los miembros de Protección Civil, ellos desde el asfalto, ella desde su balcón de confinamiento.

También con Muñiz nos cargamos la mochila y mascarilla de los peregrinos en Melide a la altura de un mural de homenaje a los sanitarios; o la estampa de músicos gallegos y gallegas con el traje tradicional intentado mantener la distancia y hablar con mascarilla.

Distancia en la playa de A Lanzada. Mónica Vila F.

Con Mónica Vila, volvimos a la playa, a A Lanzada para asistir a la conversación a dos metros de dos señoras o al beso de una pareja de Óscar Corral en la puesta de sol de Fisterra. En la retina, también, miembros de la Brilat desinfectando tallas, sacerdotes y monjas con mascarilla en la liturgia.

Y con Agostiño Iglesias (@agostime), comprobamos hasta qué punto el coronavirus nos ha marcado incluso en la piel, con gente como un hombre que retrató tatuándose en su brazo derecho una escena de Gilda con sus dos protagonistas con mascarilla a punto de darse un beso. Con él, también rememoramos la estampa de una mujer desinfectando dinero antes de pagar o la imagen de Luís en su granja de cerdos en Lousame con mascarilla puesta para no contagiar a sus porcinos.

¿Hasta dónde seguirá Imaxecovid que ya supera las 250 fotos? “Queremos cerrar el proyecto con una fotografía de normalidad; no sabemos cuál va a ser”, señala Corral.