El Covid puso contra las cuerdas al sistema sanitario. En marzo, todos los esfuerzos se centraron en atajar de la mejor manera posible una enfermedad desconocida y el resto de actuaciones médicas quedaron en pause, también por la propia seguridad de los pacientes. Las operaciones quirúrgicas y las consultas con especialistas se cancelaron y, como consecuencia, los tiempos de espera, por norma general, aumentaron. Según datos del Ministerio de Sanidad, en Galicia ese periodo casi se duplicó en el último año.

A 30 de junio de 2020, el tiempo medio de espera medio para someterse a una intervención quirúrgica en la comunidad gallega era de 101 días. Es decir, más de tres meses. Prácticamente el doble que un año antes, cuando el periodo de aguarda promedio era de unos 56 días. Por lo tanto, esto supone que se incrementó en un mes y medio. Aun así, la autonomía es la quinta española con los tiempos de espera más reducidos, únicamente superada por Madrid (42 días), Asturias (52), La Rioja (69) y País Vasco (96). La diferencia es abismal en comparación con Castilla-La Mancha (269), Cataluña (223) o Andalucía (212). La media nacional es de 139.

El tiempo de espera para operarse en Galicia se duplica por la pandemia Simón Espinosa

Mientras tanto, las intervenciones pendientes solo crecieron en poco más de 2.100, pasando de 34.468 en junio de 2019 a 36.576 este año, una cifra que puede parecer escasa, pero que en parte puede explicarse por la cancelación de algunas operaciones que a día de hoy aún no han vuelto a ser programadas. Las operaciones más demandadas están relacionadas con lesiones de columna y extremidades, que afectan a huesos y ligamentos –más de 10.000–. Y le siguen las enfermedades vinculadas a los ojos –más de 8.000– y las cirugías generales y del aparato digestivo –cerca de 6.000–.

Las operaciones más demandadas están relacionadas con lesiones de columna y extremidades, que afectan a huesos y ligamentos

En cuanto a las consultas con oncólogos, dermatólogos, ginecólogos y demás médicos especialistas, la pandemia igualmente ha elevado las fechas y ha obligado necesariamente a voltear hojas en el calendario. El tiempo de espera también ha estado cerca de duplicarse, de 38 días a 66 días, o lo que es lo mismo: de un mes y una semana a algo más de dos meses. En este apartado, Galicia es también la quinta comunidad con menor periodo de demora. Como con las operaciones, son las mismas las que presentan mejores números: La Rioja (32 días), Asturias (38), Madrid (44), País Vasco (49). La media estatal es de 86.

No obstante, en cuanto a la cantidad de consultas en espera se produce un fenómeno curioso. No es que aumentasen un poco, al contrario, de un año para otro han disminuido, y con la crisis del Covid de por medio. Según el Ministerio, en junio del año pasado aguardaban su turno 168.540 pacientes, mientras que este junio eran 110.367. Es decir: 58.000 menos. A primera vista, no hay nada que pueda explicar tremenda bajada, pero debe tenerse en cuenta que, durante el confinamiento, aparte de las citas anuladas, los médicos de atención primaria no derivaron nuevos enfermos a los especialistas.