Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

carmela silva | Presidenta de la Diputación de Pontevedra

“Me preocupa el teletrabajo; las crisis siempre perjudican más a las mujeres”

“Existe el riesgo de volver a quedarnos en casa.Y asumir cuidados que ellos no asumen”

Carmela Silva delante de la sede de la Diputación de Pontevedra en Vigo.

Carmela Silva delante de la sede de la Diputación de Pontevedra en Vigo. Ricardo Grobas

Desde que llegó a la Diputación de Pontevedra su compromiso con la igualdad no ha parado de crecer. Carmela Silva reivindica en estas fechas próximas al 25-N con más fuerza la necesidad de introducir la perspectiva de género en todos los ámbitos, no como algo secundario sino con un papel principal.

–En 2019 se registraron 55 asesinatos de mujeres, la cifra más alta en España desde 2015. Y pese a las campañas contra la violencia de género. ¿Qué ocurre?

–Es un drama que el número de asesinatos supere los 50 en un año. Este mismo año vamos ya con 41. Y, después, están todas las violencias que no acaban en asesinato pero que son terribles: mujeres maltratadas psicológica y físicamente en todo el planeta. La explicación está clara: el machismo campa a sus anchas. Forma parte de un sistema que invisibiliza a las mujeres, que no las trata en igualdad de condiciones. Se educa a la sociedad para vernos no como protagonistas, sino para que más de la mitad de la población tenga que dedicarse en la vida a los estereotipos que están marcados.

  • La violencia machista se agrava: los casos de riesgo alto o extremo se duplican en un lustro

    La Policía Local supervisa 41 órdenes de alejamiento catalogadas con el mayor nivel de peligro. Los agentes municipales protegen a 237 mujeres. Un tercio de las víctimas eran veinteañeras

–¿Las leyes no han sido avance suficiente?

–Las leyes son muy importantes. La Ley contra la Violencia de Género y la Ley de Igualdad fueron dos hitos legales muy importantes, que nos dan armas para defendernos, pero está claro que una ley por sí misma no acaba con el sistema... Con el sistema acaba la educación, los cambios de hábitos, el compromiso social del conjunto de la sociedad, administraciones públicas, empresa, sindicatos, colectivos sociales, educación en igualdad... Mientras eso no ocurra seguirá habiendo maltrato, violencias y asesinatos...Y son asesinatos de una agresividad y crueldad tremendas: estranguladas, degolladas, acuchilladas, tiroteadas, enterradas... Son datos y es importante decirlo.

19

Manifestación del 8-M en Vigo Faro de Vigo

–¿Ante los pasos dados por la mujer percibe esa especie de reacción ‘a la defensiva’ por parte de algunos hombres?

–Eso es verdad. Cuando las mujeres nos empoderamos y queremos romper con los privilegios de los hombres, los machistas responden contra eso. Y por lo tanto puede percibirse en ese aumento de la violencia. Lo explica muy bien Amelia Valcárcel: cuando un dominador quiere mantener a una mujer dominada, si la mujer asume la dominación él no tiene que usar la violencia. Cuando la mujer no la asume y se rebela, entonces el dominador usa la violencia para que vuelva a su estatus de dominada. Y ese conglomerado influye en que las cifras no bajen.

María Xosé Queizán (i), Amelia Valcárcel (c), Carmela Silva y Abel Caballero en el TimesUP. Marta G.Brea

"Un foro de líderes del cambio, sin mujeres, y con la imagen de Albert Rivera, que ya no es líder, por cierto, que es Inés Arrimadas...es La negación de las mujeres como expertas"

decoration

–En cuanto a la presencia de la mujer en foros y congresos (tras varios paneles criticados últimamente por contar solo con hombres) hay un movimiento en redes precisamente contra los eventos sin mujeres ponentes...

–Tengo impresos varios ejemplos de jornadas solo de hombres, incluso en temas en los que ellos hablan por nosotras... Este, por ejemplo, un foro de líderes del cambio, sin mujeres, y con la imagen de Albert Rivera, que ya no es líder, por cierto, que es Inés Arrimadas... Esa negación de las mujeres como expertas, de las mujeres ocupando espacios de poder, de las mujeres como transmisoras de conocimiento... nos invisibiliza, hace que no estemos presentes y esto provoca que se nos siga considerando personas con menos derechos, capacidad, presencia... con menos poder y por tanto siguen siendo ellos los referentes. Cuando la mujer empieza a ocupar espacio el machismo responde. ¿Cómo? Defendiendo privilegios. Nosotras tenemos que seguir creando instrumentos para responder.

"En los paneles en los que solo haya hombres no deberíamos ir como público, por ejemplo"

decoration

–Cuando son muy necesarias todas las miradas para encarrilar este contexto de pandemia y post pandemia...

–Es que, claro, ¿qué es lo dramático? ¿No hay mujeres para estar en los paneles? Si el 54% de las tituladas en España son mujeres, en el ámbito sanitario están por encima del 70%, en la educación por encima del 60%... Tenemos mujeres potentísimas en investigación, conocimiento, lucha contra pandemias... Tenemos más formación, mejores notas y después, ¿no se piensa en las mujeres? También será porque muchos de estos paneles los organizan hombres. ¡Oye, pues pongámonos nosotras a organizar paneles! Hacen falta muchos cambios. Lo dijo el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, el otro día: los hombres se tienen que comprometer con la igualdad y el feminismo; no apostar por la igualdad de las mujeres significa que estamos perdiendo el talento de la mitad de la sociedad.

  • Una mujer a toda máquina

    La ingeniera Ana Belén de Castro, hija y nieta de ferroviarios, es la jefa de maquinistas de Renfe en Vigo. Tiene a cuarenta trabajadores a su cargo, de los que solo dos son mujeres. Disfruta con la conducción de toda clase de vehículos, pero los trenes de larga distancia son su pasión

–¿Teme un retroceso para la mujer en la crisis derivada de esta pandemia?

–Sí, lo tengo clarísimo. Ya lo decía Simone de Beauvoir: cualquier crisis económica, social, religiosa o cultural supone un paso atrás para la mujer. Pasó en la crisis de 2008 en adelante, más paro para las mujeres, más probreza y exclusión, empleos de peor calidad. La pérdida de poder adquisitivo y posición en el mundo laboral recayó en las mujeres. Ahora estoy preocupada por el teletrabajo: me da mucho miedo que no tenga perspectiva de género. No vaya a ser que volvamos a quedarnos en casa... Existe ese riesgo. Ellos están presentes en la empresa y nosotras no: los ascensos de nuevo para ellos. Y el teletrabajo para ellos no suele significar asumir cuidados, para nosotras sí. Es decir, además de nuestra profesión: cuidado de mayores, dependientes, niños y niñas... Estoy segura de que va a ocurrir porque ya ha ocurrido en la pandemia. Durante el confinamiento el 75% de la actividad profesional y de los cuidados al mismo tiempo fue de las mujeres. Estábamos todos en casa confinados de marzo a junio y, sin embargo, le tocaba a las mujeres.

“No puede ser que una ley trans pretenda borrarnos”

–La Ley Trans que propone el Ministerio de Igualdad provoca numerosas críticas. Pensadoras del feminismo la rechazan por ser perjudicial para la mujer. ¿Usted qué opina?

–Yo comparto la postura de pensadoras feministas. Que se pretenda borrar a las mujeres, que se pretenda decir que no hay una diferencia de sexo... no puede ser. Hay un 50% de hombres y un 50% de mujeres y se ha creado un sistema que discrimina a la mujer. No queremos que se nos borre. La mitad de la población lleva cientos de años luchando por los derechos, y lo ha hecho el feminismo.

"Defendemos los derechos de todas pero no vamos a permitir que se nos borre: somos la mitad de la población"

decoration

–¿Qué opina de la ley?

–No puede nacer de una imposición; una propuesta de un ministerio. Tiene que nacer de un gran debate sosegado, con todas las miradas necesarias. Hablar con asociaciones feministas, educadores, sanitarios, psicólogos; tener en cuenta a los homosexuales, lesbianas, trans... Nosotras defendemos que todas las personas tienen que tener todos los derechos, en igualdad de condiciones, evidentemente. Hemos sido las grandes defensoras de los derechos. Siempre. No es cierto que las que defendemos esto ataquemos a las trans. Para nada. Al contrario. Defendemos los derechos de todas pero no vamos a permitir que se nos borre: somos la mitad de la población. Las feministas defendemos a todas las personas que sufren discriminación, homosexuales, lesbianas, trans... como personas que necesitan derechos. No nos olvidemos de que importa lo general, lo colectivo, lo que nos afecta al 50% de la población, frente a quienes defienden lo individual.

  • Una polémica ‘Ley Trans’ a debate

    El borrador facilita cambiarse de nombre y de género sin tutela médica y sin aval paterno

“Controlar a la pareja por móvil y redes también es violencia”

–¿Percibe rasgos de desigualdad entre los más jóvenes, pese a la presencia de la coeducación?

–Es cierto que hemos avanzado, no se puede negar, y que la educación en igualdad ha llegado al sistema educativo, sin ser todavía un eje prioritario. Cuando eso ocurra el cambio será muy relevante. –¿Cree que existe también peligro de violencia machista a edades tempranas? –Cuando analizamos datos de gente muy joven también se producen violencias. Han cambiado pero están ahí: controlar el móvil, los chicos (normalmente) evitar que las niñas queden con sus amigas, tener un control continuado por WhatsApp... En todos los tramos de edad se perciben comportamientos machistas.

“Cuando una mujer llega al poder debe ayudar a otras a hacerlo”


–Las cifras de la desigualdad en cuanto a riqueza son desesperanzadoras, según indica. –El otro día tuvimos unas jornadas en la Escuela de Igualdad María Vinyals de la Diputación de Pontevedra y Carmen Delgado, que es una catedrática que se dedica a las cuestiones de igualdad en la Universidad de Salamanca, daba unos datos terribles. En la población mundial, dinero propio: las mujeres tienen el 10% y los hombres el 90%. ¿Tierra propia? Las mujeres tienen el 1% y los hombres el 99%. En fuerza de trabajo, ellos el 60% y ellas el 40%. ¿Riqueza mundial? Los hombres el 99% y las mujeres el 1%. –Son porcentajes duros... –¿Cómo alguien puede creer que la igualdad no tiene que ser el centro de la política? Nosotras no somos un colectivo, somos la mitad del mundo. Agradezco a FARO una entrevista sobre igualdad porque todavía tiene poco peso en los medios de comunicación. Esos datos son intolerables, deberían avergonzarnos como sociedad. –Usted apunta que no basta con que una mujer llegue a un puesto de poder... –No basta con que llegue, tienen que llegar mujeres feministas que empujen a otras a llegar también. No nos interesa ser líder individual, que tiene mucho que ver con la aparición de los partidos ultra, con un liberalismo mal entendido que fomenta el individualismo. A nosotras no nos interesa nada el individualismo; nos interesa el bien común, lo colectivo y lo público. La defensa de derechos.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats