Ante las quejas del sector por la insuficiencia de las ayudas a la hostelería por el cierre de actividad decretado desde el pasado mes octubre, derivado de las restricciones impuestas por la segunda ola de coronavirus, la Xunta ha decidido aumentar la dotación del fondo. Pasará de 12 a 17 millones de euros y este incremento permitirá, junto con otras ayudas, que los establecimientos hosteleros puedan recibir, en este nuevo escenario, una cuantía mínima de 6.700 euros y un máximo de 9.200. Antes, la horquilla se movía entre los 2.200 y los 7.000 euros.

Esta modificación se acordó ayer por la tarde en una reunión entre la Xunta y la mesa de negociación de la hostelería de Galicia, representada por el presidente del Clúster Turismo de Galicia, Cesáreo Pardal, y por los portavoces territoriales del sector, César Sánchez-Ballesteros, Héctor Cañete y José Francisco Real. La Asociación Hostalaría Compostela se descolgó del pacto, ya que si bien valora el incremento de las ayudas, todavía considera que son insuficientes y que el rescate del sector “no se puede limitar a un balón de oxígeno”.

La Asociación Hostalaría Compostela se descolgó del pacto, ya que si bien valora el incremento de las ayudas, todavía considera que son insuficientes

Este fondo de 17 millones, cinco más que los previstos inicialmente, es una de las tres líneas que la Xunta ha habilitado para paliar las pérdidas del ocio nocturno, de la hostelería y de autónomos y microempresas. Sumando las tres convocatorias, que son compatibles entre sí, es lo que permite que las ayudas máximas, en este caso en los concellos en situación de máximo riesgo con cierre de locales decretado, alcancen los 9.200 euros.

El vicepresidente primero de la Xunta, Alfonso Rueda, reclamó de nuevo la implicación del resto de las administraciones, tanto del Gobierno central como de los ayuntamientos y las diputaciones.

Reunión de la Xunta con representantes de la hostelería para abordar las ayudas al sector. FdV

El acuerdo alcanzado ayer también permitirá simplificar los trámites para tramitar la solicitud y rebajará las exigencias de pérdidas de los establecimientos, de forma que ya no será necesario justificar un descenso del negocio en un 50% con respecto a la facturación del pasado año, sino que ahora bastará con que la caída sea del 45%.

Te puede interesar:

El presidente de Clúster expresó su satisfacción por el pacto, “dado que va en la línea del plan rescate solicitado por el sector para afrontar la supervivencia ahora y la reactivación cuando sea posible”.

En todo caso, Xunta y hosteleros quedaron en mantener abierta la línea de diálogo mientras se mantenga la situación de excepcionalidad.