El Juzgado de Instrucción 2 de Ávila ha abierto diligencias por la muerte de Rosario Porto, cuyo cadáver fue hallado el miércoles colgado en su celda de la cárcel abulense de Brieva, donde cumplía 18 años de prisión –los mismos a los que también fue condenado su exmarido Alfonso Basterra– por el asesinato en septiembre de 2013 de Asunta, la hija que ambos habían adoptado en China 12 años atrás. El cuerpo de la abogada compostelana permanecía ayer en el Instituto Anatómico Forense de Ávila donde se practicó la autopsia a la espera de que se reclame su cuerpo y se decida su traslado a Galicia.

La sentencia que condenó a Porto y Basterra por el asesinato de su hija deja claro que ambos acordaron un plan para matar a la niña

La sentencia que condenó a Porto y Basterra por el asesinato de su hija deja claro que ambos padres acordaron un plan para matar a la niña, y que “de común acuerdo” suministraron a su hija el día del crimen 27 pastillas de lorazepan para sedarla y después asfixiarla entre ambos en el chalé familiar de Montouto en Teo. La alianza para matar a la niña entre los progenitores, divorciados tras una infidelidad de Charo, quedó probada aunque ambos se declararon inocentes, pero no así el móvil que les llevó a ello.

  • Rosario Porto se suicidió como mató a Asunta: con planificada frialdad

    La madre de Asunta planificó su muerte: participó en el recuento y dejó todas sus pertenenecias recogidas en la celda

El magistrado instructor de la causa del asesinato de Asunta, José Antonio Vázquez Taín, mostraba ayer su pesar por el final de Charo Porto, si bien señaló que “más duro es matar a un hijo”. El juez, que prefiere no entrar en muchas valoraciones, está convencido de que si bien ambos padres planearon y ejecutaron el asesinato, considera que no tenían un móvil común: “Actuaron juntos, pero son tan diferentes los dos que yo creo que cada uno tenía su propio motivo”.

Vázquez Taín: "Actuaron juntos, pero son tan diferentes los dos que yo creo que cada uno tenía su propio motivo”

El exmatrimonio, hoy habría sido candidato a la pena de prisión permanente revisable por el asesinato de la niña, una condena que no estaba en vigor cuando fueron juzgados.

Zonas oscuras del caso

La muerte de Asunta tiene algunas zonas oscuras, no en cuanto a los autores del crimen, sino precisamente en los motivos por lo que la mataron. El robo del ordenador del piso de Basterra, donde fue depositado unos días después completamente reseteado, las extrañas fotos que hizo a su hija... También se abre a muchas hipótesis la frase que dirigió Rosario a Basterra en los calabozos: “Tú y tus jueguecitos nos han traído hasta aquí”.

21

El asesinato de Asunta Basterra: cronología gráfica de un crimen que conmocionó a España R.C.

El penalista coruñés José Luis Gutiérrez Aranguren, se mostraba ayer triste por el suceso, dados los antecedentes de depresión de Charo Porto que arrastraba desde que era universitaria. “No entiendo cómo puede ocurrir un suceso así en un centro penitenciario. No tengo datos y por eso no voy a prejuzgar a nadie”, expuso el letrado, una de las pocas personas que mantenían contacto con la madre de Asunta.

José Luis Gutiérrez Aranguren: “No entiendo cómo puede ocurrir un suceso así en un centro penitenciario"

Instituciones Penitenciarias ha abierto una investigación para esclarecer lo ocurrido, ya que se le había retirado el protocolo antisuicidios al considerar los psicólogos del penas que su situación anímica había mejorado mucho desde que llegó a Brieva hace ocho meses. En el marco de esta investigación se toma declaración a las reclusas que compartían con ella el módulo rojo, entre las que al parecer se encuentra una presa yihadista. Al parecer Charo no quiso pasar al módulo de respeto, que permite cierta autogestión de los presos dispuestos a realizar una seria de actividades y mantener unas normas de conducta establecidas.

Investigan un cuaderno que Charo Porto tenía en su celda

La abogada compostelana Rosario Porto planificó su muerte y dejó ordenada su celda y recogidas sus pertenencias en una bolsa, pero no dejó ninguna nota de suicidio, como es habitual entre quienes se quitan la vida. Pero entre sus pertenencias se encontró un cuaderno, una libreta con anotaciones suyas, que ahora analizan los investigadores por si ofrece algún dato que permita aclarar los motivos de su muerte, o incluso las causas que le llevaron a cometer el atroz crimen que perpetró con sus propias manos en septiembre de 2013 y cuya autoría ni ella ni su exmarido reconocieron nunca pese a las pruebas que llevaron a un tribunal popular a considerarles culpables del asesinato de su hija.

Rosario Porto fue trasladada a la prisión de Brieva el pasado mes de marzo desde el centro penitenciario pontevedrés de A Lama. Antes había estado ingresada en la cárcel de Teixeiro, donde continúa Alfonso Basterra. Entre ellos ya no había relación desde hace tiempo. La madre de Asunta nunca se adaptó a los penales, de ahí sus traslados, y durante su estancia en cárceles gallegas acumuló medio centenar de sanciones. También intentó en dos ocasiones suicidarse, una vez con pastillas y la otra con el cordón de un chandal en la ducha. En ambos casos se pusieron en marcha los protocolos antisuicidios, si bien se creyó que no pretendía matarse sino llamar la atención. En Brieva lo planeó todo de forma que nadie pudiera ayudarla. Aprovechó que sus compañeras bajaban a desayunar y al quedarse sola se ahorcó.