Los sindicatos de la Policía Nacional (SUP, CEP, UFP, SPP) han anunciado este sábado su disconformidad con la velocidad a la que se están sucediendo las normativas para restringir la movilidad en Galicia. Las diferentes baterías de medidas que desde el Gobierno y desde la Xunta se han promulgado en los últimos días para frenar el avance de la pandemia han desbordado la capacidad de las comisarías gallegas para llevarlas a cabo. "Se está legislando sin xeito y sin sentidiño, sin planificación ni aviso previo, a golpe de BOE y de DOG, y en fin de semana o en su víspera a última hora cuando todo el mundo -policías incluidos-, ya tienen sus planes hechos y sus servicios planificados", critican los sindicatos.

Los representantes policiales recuerdan que son conscientes de que hay que establecer medidas preventivas para combatir la Covid-19, pero "hay que hacerlas bien, con información entendible, con más tiempo para asimilarla y con medios humanos y materiales adecuados. Aunque parece que los responsables se han olvidado de todo ello".

Denuncian, entre otras cosas, la falta de personal: "¿Qué efectivos policiales van a establecer los controles de acceso y de salida de nuestras ciudades, si a nuestras unidades les falta el 20% del personal, y los servicios del fin de semana ya están planificados?". También protestan por la falta de recursos en las comisarías ante el aluvión de llamadas que llegan al 091 pidiendo información sobre la cambiante situación y denunciando actitudes inadecuadas de otros ciudadanos.  "Hemos solicitado que se habilitase un teléfono de atención al ciudadano para esas consultas por parte de las Subdelegaciones del Gobierno, sin resultado. Se nos ha contestado que recopilemos nuestra propia información", expresan.