Juan Jesús Gestal Otero es una de las voces expertas en la pandemia en Galicia. Su mensaje en los últimos siete meses ha sido siempre claro, sin ambigüedades. En este momento, prosigue fiel a este principio. Este profesor emérito de Medicina Preventiva y Salud Pública y director de la Cátedra de Hidrología Médica USC-Balnearios de Galicia, es contundente: la situación es grave y las medidas que se acaban de adoptar son necesarias aunque avisa que doblegar la curva no será fácil.

–¿Considera que es suficiente la medida de cierre perimetral de las ciudades y algunas villas hasta el martes?

–Sí, si el objetivo de esta medida, como parece ser, es evitar que las personas de las áreas cerradas en las que la frecuencia de infectados es elevada puedan desplazarse a los cementerios de sus pueblos y transmitir la infección,

–Tal y como están los casos ahora, con crecimiento exponencial de pacientes de Covid-19, ¿se deberían prolongar en el tiempo estas medidas de cierre perimetral?

–El cierre perimetral no tiene influencia sobre la transmisión de la infección en las áreas cerradas. Son otras las medidas como la limitación de las visitas y reuniones a los convivientes domiciliarios, el toque de queda nocturno o la disminución de aforo las que influyen en la disminución de la transmisión.

–Hay gente que considera que sería mejor ampliar el cierre a más villas aun teniendo menos casos para parar la propagación del virus.

–Considero que eso, en la situación actual de difusión de la enfermedad, poco puede influir, pues la transmisión comunitaria ya está muy establecida y la infección repartida por toda Galicia.

–Entonces, lo idóneo sería...

–Me temo que, para doblegar la curva creciente de casos, no va a quedar más remedio que volver a los confinamientos domiciliarios, y si no se hacen pronto, y aún no sé si se estaría ya a tiempo, peligra la campaña de Navidad, lo que sería un palo terrible para la economía ya muy maltrecha.

–De sus palabras se concluye que usted ve muy mal la situación actual.

–Nuestras autoridades están intentando, adoptando todo tipo de medidas, evitar ese nuevo confinamiento para no dañar más la economía, pero hace ya tiempo que la enfermedad está fuera de control, y cada vez está empeorando más la presión asistencial. No debemos olvidar que la difusión de esta infección tiene un crecimiento exponencial y las incidencias acumuladas están en unos valores muy elevados.

–La Unión Europea y España siguen apostando por la vacuna de AstraZeneca. ¿Lo considera una estrategia adecuada o errónea, teniendo en cuenta que se investigan los casos de reacción adversa y el fallecimiento de un voluntario?

–Me parece muy acertado que la UE, y España con ella, hayan realizado una reserva de vacuna. Nadie sabe cuáles serán las vacunas que se aprobarán y que funcionarán mejor. El tipo de vacuna que ha desarrollado la Universidad de Oxford y AstraZeneca es interesante y en principio parece una buena apuesta. No conocemos la importancia de este incidente, pues no sabemos si esa persona formaba parte del grupo que recibió la vacuna o del que recibió placebo.

–Imagínese que tuviera que dar una rueda de prensa televisada en directa a todos los gallegos.¿Qué mensaje le daría a la población ahora mismo?

–Debemos seguir al pie de la letra todas las recomendaciones de nuestras autoridades sanitarias, disminuyendo al máximo los contactos fuera de los convivientes domiciliarios, procurando quedarse en casa, saliendo solo para aquellas actividades imprescindibles.