El mismo día que Galicia registraba un nuevo máximo de casos activos y contagios de Covid-19 en toda la epidemia, la Xunta decidía a media mañana endurecer las restricciones de movilidad en las siete principales ciudades ciudades gallegas, Vigo, A Coruña, Ourense, Pontevedra, Santiago, Lugo y Ferrol, y en su entorno, a lo que añadió la limitación de reuniones a personas convivientes en 14 concellos. En los demás se mantiene el máximo de cinco personas que ya estaba establecido. Las medidas, que entraron en vigor ayer a las 15.00 horas, serán revisadas el próximo martes, según confirmó el conselleiro de Sanidade tras la reunión del comité clínico que asesora al Ejecutivo gallego en esta crisis.

El cierre perimetral afecta a 23 municipios de las cuatro provincias, lo que suma un total de 1.225.229 habitantes, el 45,38% del total de 2.699.499 de Galicia, según las últimas cifras de población del Instituto Nacional de Estadística (INE), correspondientes a 2019.

En la provincia de Pontevedra, tendrán estas restricciones perimetrales Pontevedra, Poio y Marín, así como Vigo. Un total de 419.794 habitantes.

Galicia blinda sus grandes ciudades

En Ourense, tienen delimitados los desplazamientos Ourense y Barbadás; O Carballiño, O Irixo y Boborás; y Verín, Oímbra y Vilardevós, que ya tenían implantada esta restricción perimetral con anterioridad. Se trata de 151.329 personas que residen en conjunto en estos municipios.

En la provincia de A Coruña se limita su capital y Arteixo; Santiago de Compostela, Teo y Ames; Ferrol, Fene, Narón y Neda, y Vimianzo en la provincia de A Coruña, que tienen en conjunto un total de 555.830 habitantes.

También Lugo capital, con 98.276 habitantes.

Junto a las limitaciones de desplazamientos, García Comesaña explicó que los municipios de Ames, Teo, Ferrol, Narón, Fene, Neda y Vimianzo pasan al nivel 3 de restricciones y que, además, solo se pueden establecer encuentros entre convivientes.

Esta misma restricción a las reuniones entre personas que viven en la misma vivienda se aplicará también en otros municipios que actualmente se encuentran en el nivel 2 de la restricción, como los municipios de Vigo, A Coruña, Arteixo, Pontevedra, Poio, Marín y Lugo.

Con estas medidas, Galicia se une a las otras 12 comunidades autónomas que acordaron su confinamiento perimetral durante al menos 7 días para frenar el avance del coronavirus, y que suman 33 millones de habitantes. Oficialmente no hay cierre perimetral de toda la comunidad gallega, pero sí de facto, al estar rodeada totalmente por territorios cerrados, como son Portugal –aunque la frontera no está cerrada, sus municipios sí lo están–, Asturias y Castilla y León.

La Xunta ha optado por un cierre que, al menos de momento, afectará solo al puente festivo de Todos los Santos, Halloween y Samaín. El lunes será no lectivo en muchos colegios de Galicia. El objetivo es proteger a las zonas rurales, con menor incidencia del virus, de los posibles contagios que puedan derivar de la movilidad de la población de las ciudades hacia los pueblos. Se trata de “limitar los movimientos de entrada y salida en la Galicia urbana”, dijo el conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, quien admitió que las restricciones pueden ser “algo similar” a las de la Comunidad de Madrid, pero insistió en que en Galicia se trata de una medida específica “adecuada” a la situación epidemiológica y a la especificidad de este fin de semana.

4

La estación de Santiago, abarrotada pese al cierre perimetral de la ciudad

Al hilo de ello, el conselleiro apeló al “sentido común” para que esta festividad del Día de Difuntos o Samaín “no sea como las anteriores” con numerosos desplazamientos a cementerios y reuniones familiares, sino un “día distinto”.

García Comesaña aseguró que que “el problema epidemiológico está ahora mismo en las siete grandes ciudades” y algún municipio de su área y ha apelado a la responsabilidad de todos los ciudadanos para que permanezcan en sus domicilios y estos días no sean “una oportunidad perdida” para frenar la expansión del virus.

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, indicó que la extensión de los cierres perimetrales de las ciudades y algunos de sus ayuntamientos limítrofes y de la limitación de las reuniones a solo convivientes a los fines de semana “es una posibilidad” y “una hipótesis” que valorará el comité clínico. El próximo martes, avanzó Feijóo, los 34 expertos de ese grupo “revisarán cuál es la situación” . “Puede ser que alarguemos ese cierre perimetral o por contra entender que no es necesario durante los días de semana porque los desplazamientos son muy pequeños”, precisó.

Preguntado por la semejanza de las medidas con las de la Comunidad de Madrid, Feijóo recordó que en Galicia “muchos tememos a nuestros antepasados enterrados en los pueblos”, y que se busca evitar desplazamientos de las ciudades al rural, y con ellos, “desplazar el virus”. No tiene que ver, dijo, con “temas de puentes o de otras cuestiones”, aseguró el presidente de la Xunta.

Explicó que el cierre perimetral de toda la comunidad ya existe “de facto”, al haber tomado esta decisión Asturias, Castilla y León y Portugal. “Nadie podría entrar en Galicia”, aseveró. Por ello, apuntó, la Xunta solicitará que los esfuerzos de Policía y Guardia Civil se centren en vigilar los cierres perimetrales, sobre todo en las ciudades, antes que controlar las autovías, ya que los desplazamientos serán “testimoniales”.

La portavoz nacional del BNG, Ana Pontón, señaló ayer que si en Galicia “la Covid está descontrolada es porque no se ha acertado en el pasado en las medidas”, y pidió al presidente gallego que no siga “la línea” de su homóloga madrileña, Isabel Díaz Ayuso.

El secretario xeral del PSdeG, Gonzalo Caballero, instó a Feijóo a comparecer en el Parlamento para explicar “la improvisación” de anunciar “un cierre urgente” de todas las ciudades de Galicia “tan solo un día después de rechazar el cierre perimetral de la Comunidad”.

Qué motivos justificados permiten salir de un concello con cierre perimetral?

Son estos: a) Asistencia a centros, servicios y establecimientos de salud. b) Cumplimiento de obligaciones laborales, profesionales, empresariales, institucionales o legales. c) Asistencia a centros universitarios, docentes y educativos, incluidas escuelas de educación de la primera infancia. d) Regreso al lugar de residencia habitual o familiar; e) Asistencia y atención a personas mayores, menores, dependientes, personas con discapacidad o personas especialmente vulnerables. f) Viajes a instituciones financieras y de seguros o estaciones de servicio en territorios limítrofes. g) Actuaciones requeridas o urgentes ante órganos públicos, judiciales o notariales. h) Renovaciones de permisos y documentación oficial, así como otros trámites administrativos inaplazables; i) Realización de exámenes o pruebas oficiales inaplazables. j) Por fuerza mayor o situación de necesidad. k) Cualquier otra actividad de similar naturaleza, debidamente acreditada.

Qué se puede hacer y qué no con las nuevas restricciones

Algunas consecuencias prácticas del decreto de la Xunta publicado ayer:

¿Están permitidos los desplazamientos a segundas residencias?

No, si no media un motivo justificado o de fuerza mayor. Por ejemplo, un ciudadano empadronado en Vigo no puede desplazarse a su chalet en Cangas.

¿Se permite el movimiento entre concellos sin cierre perimetral atravesando otros que sí lo tienen?

Sí, siempre y cuando el desplazamiento se limite al tránsito, con la única excepción de repostar combustible en una estación de servicio. Por ejemplo, un tudense puede ir a Redondela pasando por Vigo, pero en Vigo solo se puede parar para repostar.

¿Pueden abandonar los estudiantes universitarios las ciudades donde estudian para volver al domicio familiar?

Están autorizados para hacerlo, aunque el conselleiro de Sanidade rogó que se quedasen para no contagiar a sus familias.

¿Puede reunirse una pareja que no viva en el mismo lugar?

Depende dónde tengan fijada su residencia. Si es en el mismo lugar, y uno de ellos está desplazado, por ejemplo, por motivos laborales o académicos, sí. De lo contrario no podrán reunirse.

¿Un ciudadano de Pontevedra puede irse a pasear a Poio?

El cierre perimetral se aplica de forma conjunta en algunos grupos de concellos contiguos, por lo que entre ellos sí puede haber movilidad. Ocurre entre Pontevedra, Poio y Marín; Ourense y Barbadás; O Carballiño, O Irizo y Boborás; Vilardevós, Verín y Oímbra; Santiago, Ames y Teo; A Coruña y Arteixo; y Ferrol, Narón, Neda y Fene.

¿Se puede ir a visitar o a cuidar a personas mayores?

Sí, es uno de los motivos justificados que especifica el Diario Oficial de Galicia (DOG). Además, se mantienen las visitas a las residencias con las medidas de seguridad actuales, pero solo dentro del territorio perimetrado o en los concellos sin limitaciones.

¿Puede una familia de 5 miembros reunirse con un no conviviente en un concello en nivel 2?

No, el límite para las reuniones es siempre de 5 personas en esas zonas.

¿Sigue en vigor el toque de queda?

Sí, en toda Galicia sigue estando prohibido salir de casa sin causa justificada entre las 23.00 y las 6.00 horas.

Regreso masivo de los universitarios de Santiago, pese a la petición del conselleiro

El conselleiro de Sanidade pidió ayer a los universitarios de Galicia que no regresaran a sus domicilios familiares para reducir el riesgo de contagio a sus familias. Sin embargo, a tenor de imágenes como la que ilustra esta página, captada en la estación de tren de Santiago, los estudiantes optaron por volver a sus casas. “Os animo a que permanezcáis en vuestros domicilios con los convivientes con los que estáis ahora y no expongáis a vuestras familias”, dijo Julio García Comesaña tras la reunión del comité clínico, y poco después de reconocer, tanto él como el secretario general técnico del Sergas, Alberto Fuentes Losada, que entre las excepciones a los cierres perimetrales está “el retorno al lugar de residencia, una vez realizadas las actividades empresariales y estudiantiles”, por lo que sí está permitido que los estudiantes regresen a sus domicilios con el DNI donde estén empadronados. “Espero que no lo hagan, sería una pena”, dijo el conselleiro, que recordó que la finalidad de las restricciones es “limitar la movilidad y salvar vidas”.