Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

España exportó una mutación del virus

Científicos descubren una variante del SARS-CoV-2 que surgió en nuestro país en junio y que los turistas llevaron a otros países | El genotipo ha llegado ya a Australia y Nueva Zelanda

Un brote de coronavirus. Shutterstock

Un equipo internacional de científicos, entre los que se encuentran varios españoles, ha descrito una nueva variante del virus SARS-CoV-2, la llamada 20A.EU1, que surgió en junio en Aragón y de allí se expandió por varios países de Europa gracias al turismo, después de que los países de la Unión Europea abriesen sus fronteras el 15 de junio. Los investigadores hallaron una correlación entre la presencia del virus en países en los que la mutación es más común y su afluencia de turistas a España, como Reino Unido, Francia y Países Bajos. La cepa es la mayoritaria en nuestro país, con una prevalencia de más del 80 por ciento.

El estudio, titulado “Surgimiento y propagación de una variante del SARS-CoV-2 a través de Europa en el verano de 2020”, está firmado por científicos de Basilea (Suiza), Valencia y Madrid, entre ellos los españoles Iñaki Comas y Fernando González Candelas, ambos del consorcio SeqCOVID, financiado por el Instituto de Salud Carlos III. Se trata de un preprint publicado en el servidor MedRxiv, no en una revista científica, por lo que no es una investigación revisada por pares y por tanto no debe considerarse todavía conocimiento científico consolidado.

Consecuencias en las vacunas

Queda por despejar la incógnita de si esta mutación puede tener o no un efecto importante en el desarrollo de las vacunas, antivirales y otros fármacos contra el Covid-19.

Esta variante del SARS-CoV-2, según se explica en la investigación, surgió a principios del verano de 2020 en Aragón, donde comenzó la segunda ola del Covid-19 en España con los contagios entre temporeros de frutas y hortalizas en varias comarcas de Huesca y Lleida. Desde entonces esta cepa 20A.EU1 se ha extendido por varios países europeos. En España ha alcanzado frecuencias superiores al 40% desde julio. Fuera de España, la frecuencia de esta variante ha aumentado desde valores muy bajos antes del 15 de julio al 40-70% en Suiza, Irlanda y el Reino Unido en septiembre. También es prevalente en Noruega, Letonia, los Países Bajos y Francia, y este mes ha alcanzado lugares tan lejanos como Hong Kong, Nueva Zelanda y Australia.

“Demostramos que esta variante se exportó de España a otros países europeos varias veces, y que gran parte de la diversidad de este clúster en España se observa en toda Europa”, sostienen los autores, que matizan que actualmente no está claro si esta variante del coronavirus se está extendiendo debido a que la mutación le haya dotado de una ventaja en el contagio o si la alta incidencia en España, seguida de la diseminación a través de los turistas, es suficiente para explicar su rápido incremento en varios países.

“En España, Reino Unido y otros es cada vez más común, llegando a más del 80% de las secuencias de España generadas en septiembre –explica uno de los científicos autores del estudio, Iñaki Comas–, pero el muestreo de la segunda ola en España y otros países es limitado y podría afectar al porcentaje”.

Añade Comas que los primeros casos del genotipo se dieron en España a finales de junio, con excepción de uno de Holanda, y que fueron recogidos en Aragón. Actualmente desconocen cómo esta variante del virus pudo llegar a Aragón, si estaba allí o no. “El hecho de que las fronteras estuvieran cerradas sugiere que estaba circulando a baja frecuencia en Aragón. Sin embargo, no tenemos muestras de los meses de mayo y junio que nos permitan comprobarlo y por tanto una importación no es descartable”, apunta.

Trabajadores de la fruta

Los investigadores tienen constancia de que los casos de Aragón están ligados a un brote entre trabajadores de la fruta que fue compartido entre Aragón y Cataluña. Este evento “superdispersor” permitió al genotipo crecer rápidamente, primero localmente y luego en el resto de España. Comas equipara este patrón de expansión a lo que ocurrió en la primera ola en la ciudad estadounidense de Boston: “Un genotipo incrementa su frecuencia gracias a eventos de superdispersión y en muy poco tiempo, apoyado en la alta movilidad, domina a nivel local o nacional”.

Iñaki Comas considera que esta investigación vuelve a demostrar la importancia de contener los brotes de forma temprana. “Hemos fallado en proteger a los más vulnerables –en alusión a los temporeros–, y esto nos ha hecho más vulnerables a todos”. Además, vuelve a poner de manifiesto, añade Comas, que vivimos en un mundo interconectado, y que los países deben coordinarse para mantener a raya el virus. “Lo que ha pasado no es algo de España. Por ejemplo, se describe otro genotipo a vigilar en Francia”, destaca.

El estudio demuestra también la relevancia del trabajo de secuenciación genómica del virus que se hace en España, el 2º país de Europa y 4º del mundo que más secuenciaciones genómicas del virus realiza. Dos de los investigadores más destacados en este campo son Federico Martinón y Antonio Salas, del Instituto de Investigación Sanitaria (IDIS) de Santiago de Compostela.

El gráfico, realizado por los investigadores, indica la frecuencia de las muestras enviadas que pertenecen a la nueva variante del virus, con las fechas de viaje libres de cuarentena mostradas encima. Se incluyen los siete países que tienen al menos 20 secuencias del grupo. Se muestran las restricciones de viaje hacia o desde España, probable origen del clúster. La mayoría de los países europeos permitieron viajar sin cuarentena a otros países –al margen de España– de Europa durante un período más largo.

Compartir el artículo

stats