La temporada de protección del chorlitejo patinegro (Charadrius alexandrinus) terminó en Galicia hace un mes, y ahora es el momento de hacer balance de su resultado. Un balance que se antoja positivo y en el que ha tenido mucho que ver la pandemia del Covid-19, ya que hizo que acudiera menos gente a las playas y, con ello, redujo la presión ejercida por el ser humano sobre la amenazada especie.

Aunque, no cabe duda, la verdadera clave del éxito está en el programa de protección impulsado por la Xunta hace casi una década, desarrollado desde entonces en diferentes localidades gallegas.

El ejemplo de O Grove

En el caso de las medidas de prevención y protección adoptadas en el Concello de O Grove, donde se asienta una de las principales zonas de cría, propiciaron que diez pollos recién nacidos consiguieran alcanzar las semanas de vida suficientes para empezar a volar y valerse por sí mismos.

Se trata de un porcentaje de supervivencia elevado, sobre todo teniendo en cuenta que desde primavera se registró y documentó en esta localidad arousana el nacimiento de 16 polluelos.

Se hizo así, un año más, a instancias del Concello de O Grove y la Sociedad Española de Ornitología (SEO/BirdLife), encargados de aplicar en la localidad el plan de preservación diseñado por la Consellería de Medio Ambiente. Esta vez fueron 126 jornadas de vigilancia de nidos y pollos que se llevaron a cabo desde el 5 de marzo hasta que el pequeño y nervioso pájaro de playa, también conocido como “píllara das dunas”, abandonó los arenales en los que cría.

Colocación de jaulones de protección en A Lanzada. SEO / PIO

Dicho programa ha sido determinante para lograr ese notable índice de reproducción de la amenazada especie. Como también lo fue, cabe insistir, el papel jugado por la pandemia del coronavirus, puesto que diezmó la afluencia de bañistas a los arenales considerados zonas de cría, como es el caso del de A Lanzada.

Ahora, al repasar los trabajos de divulgación realizados, que se hicieron acompañar del establecimiento de zonas de exclusión, colocación de jaulones de protección sobre los nidos y del requerimiento a no pocos ciudadanos para que evitaran la presencia de perros en la arena, los impulsores de la campaña del chorlitejo la tildan de “muy exitosa” y se conjuran para ampliarla en primavera de 2021.

Asimismo, al detallar la evolución de los 16 pollos de “píllara” nacidos, en nueve nidos, la concejalía de Medio Ambiente de O Grove confirma que el éxito se debe, en gran medida, “al esfuerzo e implicación de los voluntarios del grupo SEO/BirdLife en Pontevedra, quienes velan para que esta especie amenazada no desaparezca de la Reserva Ornitológica de O Grove”.

A través del PIO

A través de su Proyecto de Inversión Ornitológica (PIO), ese departamento municipal, que dirige la edil socialista María de los Ángeles Domínguez Fernández, también hace hincapié en que fue vital “la protección con parcelas de exclusión de los nidos por parte del Servicio de Conservación da Natureza” de la Xunta.

Todo ello sin olvidar “el esfuerzo realizado por los agentes y vigilantes” del espacio natural protegido que es el istmo de A Lanzada. Y dando también el protagonismo que se merece al hecho de haber conservado las algas sobre la arena de A Lanzada, apostando por su limpieza manual y selectiva, ya que es en ella donde los chorlitejos patinegros encuentran el alimento y cobijo que necesitan.

Jornada de divulgación en A Pobra do Caramiñal. SEO-BirdLife Pontevedra

Puestos a repasar lo sucedido en la última campaña, en el gobierno meco también destacan las campañas organizadas en los centros educativos de la localidad para que los niños conozcan mejor a la especie y aprendan a respetarla.

Por último, las jornadas de voluntariado promovidas por SEO antes o después de la época reproductora para retirar residuos de la arena y el cordón dunar también resultan decisivas en este proyecto de conservación en el que se incluyen habitualmente acciones de sensibilización y concienciación a pie de playa.

SEO sigue adelante con sus charlas informativas


Una vez finalizada la temporada de protección del chorlitejo patinegro, la Sociedad Española de Ornitología sigue adelante con las jornadas de divulgación y concienciación. Hace apenas una semana lo hizo en A Pobra do Caramiñal con el respaldo de la Diputación de A Coruña y la colaboración del propio Concello barbanzano.

Dentro del proyecto de “Conservación del chorlitejo mediante la educación y el conocimiento en las playas de la península de Barbanza", se desarrolló la actividad “Píllara das dunas SOS”, con una charla en el  Auditorio Valle-Inclán y una visita práctica posterior a la playa de A Corna, donde los participantes “comprobaron in situ los retos a los que cada año se enfrentan las ‘píllaras’, sobre todo en lo referido a la presencia de perros, ya que en el lugar vimos como en muy poco tiempo llegaban 14 a la arena”, indican en SEO/BirdLife.

Con esta actividad, los asistentes “pudieron conocer mejor al chorlitejo y tomar conciencia sobre los problemas a los que se enfrenta en la comarca”.

Unas jornadas, dicho sea de paso, que incluyen referencias a la amenaza que suponen los perros para la “píllara”. De ahí que también se informe de ello, sobre la propia arena, directamente a los propietarios de los canes, que esta temporada fueron más de un centenar.

De igual modo, al hacer balance de la campaña del chorlitejo, desde el PIO se valora positivamente que hace años el Concello decidiera retirar las papeleras de las playas de cría, por considerarlas un foco de atracción de depredadores.

La presencia de perros en las playas es una amenaza. G. Ferreiro / SEO / PIO

Al margen de esto, que hace indispensable la implicación de los usuarios de las playas, ya que deben responsabilizarse de sus propios residuos, el PIO cree acertado haber instalado en los accesos a los arenales carteles informativos sobre la “píllara das dunas”.

"De todos nosotros y de nuestro comportamiento adecuado y respetuoso depende el futuro de esta joya del litoral gallego"

Concello de O Grove

Como positivas considera “las distintas gestiones realizadas por SEO ante las Administraciones públicas implicadas en la conservación de la especie” y el anillamiento científico de adultos y pollos realizado por el Servicio de Conservación da Natureza de Pontevedra”.

Y así, tras agradecer el esfuerzo e implicación de todos aquellos que luchan para evitar la extinción de la “píllara” en las playas de Galicia, el Concello de O Grove y los conservacionistas sentencian que “de todos nosotros y de nuestro comportamiento adecuado y respetuoso depende el futuro de esta joya del litoral gallego”.