Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Navidad: tocada ¿y hundida?

El estado de alarma limitará las quedadas durante la Navidad más extraña | Psicólogos optan por centrarse en el “día a día”: “La incertidumbre es lo peor para la salud mental

Navidades pasadas, navidades futuras

Navidades pasadas, navidades futuras

Ni grandes celebraciones, ni cenas de empresas, ni probablemente visitas de familiares foráneos... los detalles más característicos de la Navidad brillarán este año más que nunca, pero por su ausencia. Y es que la declaración del estado de alarma los próximos seis meses –hasta el 9 de mayo– lleva arraigada la limitación de personas en espacios públicos o privados hasta un máximo de cinco imposibilitando en muchos hogares las cenas o comidas navideñas con todos sus miembros y allegados a la mesa. Se trata del primer gran evento que se verá seriamente afectado por la indicencia del virus SARS-CoV-2 pero no solo para la economía de miles de negocios, sino también para la salud mental de muchísimos gallegos.

28

Navidad en Vigo 2019 | La noria gigante ya rueda en Vigo

Precisamente, es la incertidumbre la que genera mayor ansiedad e intranquilidad. Por ello, profesionales de la Psicología Clínica y Psquiatría coinciden en que las personas deben hacer especial hincapié al día a día, y no aventurarse en acontecimientos lejanos, ya que el virus, como se ha demostrado, también es muy volátil. “Esto cambia continuamente y es lo que más nos altera a todos: el desconcierto, el no saber qué va a pasar. A las personas nos gusta hacer planes y tener las cosas seguras y claras, y ahora mismo la situación es de todo menos clara. Lo actual puede cambiar en pocos meses; más que hacer cábalas, tenemos que centrarnos en nuestras responsabilidades, su trabajo, su familia… sacando el día adelante y tratando de controlar entre todos esta pandemia lo antes posible”, observa el jefe del Área de Salud Mental del Chuvi, José Manuel Olivares. 

“Hay que mantener las relaciones; reinventar el encuentro familiar”

Jose Manuel Olivares - Jefe del área de Salud mental-Chuvi

decoration

La psicóloga del centro Daruma, Pilar Lorenzo, también avala estas palabras y hace un llamamiento al positivismo. “Vivir en el futuro solo genera incertidumbre y esto es lo peor; lo importante es pensar en el día a día, enfocarte en el momento y que, aunque sea difícil y nunca pensamos que nos iba a volver a ocurrir, todo terminará”, contempla la profesional.

87

Las imágenes de la Cabalgata de Reyes de Vigo 2019

“Hay que vivir el día a día; sino solo se genera incertidumbre"

Pilar Lorenzo Daruma - Psicología

decoration

Esta limitación en las relaciones presenciales no debe poner en jaque la sociabilización, máxima indispensable del ser humano y cuyo antónimo –la soledad– es el principal foco de enfermedades como la depresión o patologías similares. “Uno de los mayores factores de riesgo de cara a las depresiones y suicidios es la soledad. El sentirse solo, abandonado o no querido. Afortunadamente hay muchas cosas que todavía podemos hacer. Por el día se pueden mantener relaciones sociales y tenemos muchas herramientas comunicativas para ello; hay que reinventar estos encuentros”, amplía Olivares.

“Los niños se amoldarán mejor que los adultos”

Victoria Romero - Psicóloga infantil

decoration

Esta percepción también la comparte la psicóloga Victoria Romero, quien va más allá y aconseja pensar en todo lo positivo que se puede sacar de estas limitaciones. “Antes del confinamiento podía haber estado años viviendo con el vecino de al lado sin saber cómo se llamaba y de repente se pasaban horas hablando por el balcón. Las relaciones no terminarán tampoco ahora. Solo podrán ser hasta ciertas horas, sí, pero será cuestión de acostumbrarse. A nivel familiar a lo mejor no se pueden juntar las treinta personas pero puedes seguir teniendo contacto con tus seres queridos igual”, explica Romero.

El también psicólogo clínico José Eduardo Rodríguez reconoce que el panorama que se viene no es alentador, sino muy complicado, afectando a los patrones de ocio que “tenemos” establecidos por lo que incide en una especial vigilancia a la salud mental. “Hay que estar muy atentos, y no solo a las personas mayores, los adultos también. Hay que seguir teniendo ese contacto social; es vital para el día a día”, aprecia el clínico.

“Hay que estar muy atento a la salud mental, no solo en mayores”

José Eduardo Rodríguez - Psicólogo clínico

decoration

¿Y los niños?

En cuanto a los más pequeños de la casa, la época del año por excelencia para ellos es la Navidad. Tocada –y casi hundida por el Covid– el trabajo de los padres con ellos será fundamental. “Los niños lo van a llevar bien, será peor en los adultos. Realmente los niños asocian la Navidad a estar juntos en casa, los regalos, Papa Noel… y eso lo van a seguir teniendo. El tema de las luces, que estemos con más o menos gente… los niños sabrán amoldarse mejor que los adultos”, matiza Romero. Olivares concuerda también con este razonamiento y resta incluso importancia a su afectación navideña. “Cumpleaños, bautizos, entierros… Todos los ritos sociales tienen una función y son importantes. La Navidad es una más. Lo que produce problemas es la zozobra de no ver el final del túnel, que mucha gente piensa que esto va a ser así para siempre pero el Covid también tendrá su final”, concluye Olivares. 

Vigo se enciende con la Navidad

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats