La planta de la biofarmacéutica Zendal en Porriño acogerá la fabricación de al menos 500 millones de dosis de vacunas contra el Covid-19 tras el acuerdo alcanzado con la Coalición para la Promoción de Innovaciones para la Preparación ante Epidemias, CEPI. La firma con sede en Galicia se compromete a reservar la capacidad de fabricación a través de su filial Biofabri, única compañía seleccionada por la CEPI en Europa en el proceso de aceleración de la vacuna. El objetivo es producir a nivel mundial dos mil millones de dosis de vacunas contra el Covid seguras y efectivas para finales de 2021.

La CEPI es una innovadora asociación de organizaciones públicas, privadas, filantrópicas y civiles, lanzada en Davos en 2017 con el fin de desarrollar vacunas para detener futuras epidemias y trabaja en coordinación con la OMS para encontrar una respuesta a la pandemia del Covid 19. Antes de la pandemia actual, las enfermedades prioritarias del CEPI incluían las causadas por el virus del Ebola, el virus de Lassa, el coronavirus del síndrome respiratorio de Oriente Medio, el virus de Nipah, la fiebre del Valle del Rift y el virus chikungunya.

La alianza público-privada cuenta con financiación y apoyo de distintos países a nivel mundial como Japón, a los que este año se ha sumado la aportación de España con 75 millones de euros; de organismos internacionales como la OMS o UNICEF y la Fundación Bill y Melinda Gates.

El grupo Zendal “avanza así en su labor biotecnológica dentro de la lucha contra el Covid-19”, según manifestó su CEO Andrés Fernández. La distribución global de las vacunas se hará a través del Fondo COVAX, una iniciativa internacional que tiene como objetivo garantizar un acceso equitativo a las vacunas Covid-19 para todos los países participantes.

Se trata del segundo gran paso de la compañía biofarmacéutica con sede en Galicia dentro del trabajo que desarrolla en la lucha contra el SARS-COV-2, ya que tal y como anunció el mes pasado, es también la encargada de fabricar el antígeno de la vacuna de la multinacional americana Novavax, para la UE. De momento es la primera compañía española autorizada para la fabricación de una vacuna contra el Covid.

Zendal es la marca corporativa del grupo biofarmacéutico que aglutina a siete empresas enfocadas a la investigación, el desarrollo, la fabricación y la comercialización de vacunas de salud humana y animal y otros productos de alto valor añadido para el ámbito de la biotecnología. Las firmas que se encuentran bajo su paraguas son CZ Vaccines, Biofabri, Probisearch, Vetia, Petia, Zinereo y Bialactis.

“Este acuerdo recién firmado con la coalición liderada por CEPI, de importancia clave en estos momentos, pone de relieve que somos muchos los actores implicados y necesarios en la lucha contra la pandemia”, manifestó ayer Andrés Fernández. Tras mantener que esta alianza “refuerza la posición de Zendal como grupo biotecnológico preparado y con capacidad para desarrollar el proceso integral de producción de una vacuna, desde su propia fabricación, hasta el envasado y acondicionamiento para su puesta final en el mercado”, destaca que “para nosotros, este y otros proyectos de Covid en los que estamos involucrados, suponen un respaldo al trabajo realizado por nuestro equipo durante muchos años en el campo de biotecnología y las vacunas”.

La distribución se realizará a través del fondo COVAX, un acelerador del acceso a las herramientas contra la Covid-19. Se trata de una alianza creada en 2020 para establecer los mecanismos necesarios para acelerar la búsqueda de la vacuna. Está codirigido por la CEPI, la Alianza para las Vacunas (Gavi) y la Organización Mundial de la Salud (OMS), en colaboración con fabricantes de vacunas de países desarrollados y en desarrollo. Es la única iniciativa mundial que trabaja con los gobiernos (actualmente 182) y los principales fabricantes para garantizar que las vacunas contra el Covid-19 estén disponibles en todo el mundo tanto para los países de ingresos más altos como para los de menores ingresos.