Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

María Xosé Queizán: "Nunca voy a entrar en la RAG porque no soy bien vista"

"Alquilar un vientre de alquiler es una prostitución", opina la autora, que muestra una exposición feminista y crítica en Vigo

María Xosé Queizán, en su exposición, en la sede de la Diputación de Pontevedra en Vigo.

María Xosé Queizán, en su exposición, en la sede de la Diputación de Pontevedra en Vigo. // José Lores

"No creo en la inspiración" o "Una mujer en tacones va hortera". María Xosé Queizán (Vigo, 1939) suelta estas frases y la reflexión estalla. Escritora en todos los géneros literarios se ha servido de tres pilares (crítica, sarcasmo y humor) para conformar una exposición de piezas plásticas. Una selección de las mismas se puede ver en la sala de la Diputación de Pontevedra en Vigo, en Eduardo Chao, 17, bajo el titulo "Materiais para pensar, gozar e profanar". Entre las obras, podremos ver su convite de boda en gallego con Ferrín, una foto de ella vestida de novia y otra en la Primera Comunión con una hostia en el medio y unas esposas al lado.

- En esta obra, se lee: "La primera. La última".

-En la Primera Comunión, te dan la primera hostia. La última tiene varios sentidos como la hostia que tomas para dejar después de ser cristiana aunque por motivos familiares tienes que hacer la ceremonia de la boda en la iglesia. También puede ser una bofetada. Caben múltiples interpretaciones.

-¿Qué le motivó a usted a mostrar este universo creativo en la plástica?

-Simplemente, surgió porque sí. Las primeras piezas tendrán ocho años.

- ¿Fue difícil incluir elementos biográficos en la muestra?

-No tengo problema en compartirlos. Está por ejemplo la bandurria de mi padre a quien mataron en la Guerra Civil cuando tenía 27 años y no me conoció porque nací seis meses después de que lo mataran. Soy hija póstuma por culpa de la guerra. Eso me marcó en contra de la violencia.

-En una de las esculturas, aparece una bata blanca de mujer con una cita de Sade: "Solo estoy yo para darme placer". ¿Puede ser chocante para algunas personas oír hablar de la masturbación femenina?

-Quiero pensar que no, que nadie se va a escandalizar porque haya masturbación o porque alguien diga que lo pasa bien consigo misma. Pero hay de todo en la vida. Sospecho que todas las mujeres se masturban. Creo que es bastante común, pero nunca se sabe.

-Reflexiona sobre madre legal y vientre de alquiler. ¿Cree que se pisan los derechos de la mujer ?

-Sí, me parece inmoral, impropio. Hay muchas criaturas en el mundo que no tienen madre o están en una situación en la que no pueden comer o vivir con satisfacción. Me parece mejor adoptar una criatura que utilizar a otra mujer para procrear. Alquilar a una persona es una prostitución.

- En otras piezas, trata el silenciamiento de las mujeres científicas, incluso con Premio Nobel; en otra denuncia los abusos sexuales en la Iglesia. Me llamó la atención el collage

-La boca abierta es una imagen de la mujer como objeto sexual. En cambio, las que aparecen con la boca normal, son mujeres que pueden ser cualquier cosa en la vida pero no se dedican a provocar. Realmente, las mujeres, desde siempre mediante la publicidad y la moda vamos vestidas como los hombres quieren. Las mujeres vamos incomodísimas con unos zapatos porque es lo que 'corresponde' hacer. Celebro que las jóvenes de ahora vayan en calzado deportivo y que los tacones sean cosa de publicidad o algo atrasado. Personalmente, pienso que cuando una mujer va en tacones, va hortera. Pero es conforme a mi conciencia.

- Su nombre ha sido propuesto fuera de la RAG para entrar en la Academia. ¿Cree que hay clanes?

-Yo lo que veo es que nunca voy a entrar en la Academia porque no soy bien vista por los académicos. De entrar, tendría que ser la primera en hacerlo porque estoy la que tiene más obra, más conocida y soy la más antigua pero no entraría tampoco porque no quiero, me importa un bledo. No me satisface para nada ser académica.

- Pero el país pierde...

-Todos los países pierden porque personas que deberían ser reconocidas no lo son. La mediocridad no escatima.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats