04 de octubre de 2020
04.10.2020
Faro de Vigo
Catedrático de Gerontología de la Universidade da Coruña

José Carlos Millán Calenti: "No es bueno una hiperprotección por parte de la familia"

04.10.2020 | 04:40
José Carlos Millán Calenti: "No es bueno una hiperprotección por parte de la familia"

A las dudas o temores que tienen muchos mayores ante la nueva normalidad muchas veces, según los expertos, una superprotección de los familias que no ayuda precisamente a que los veteranos del hogar retomen sus rutinas o vida social. "Es cierto que solemos hablar de los mayores como un grupo homogéneo cuando no lo son y cada familia sabe su situación y cual es el problema para que no quiera salir a la calle. La familia tiene que contribuir a una mejoría y muchas veces se produce una hiperprotección de la persona mayor. Ocurre por ejemplo con hijos que no dejan salir a sus padres", explica el catedrático de Gerontología y Geriatría de la Universidade da Coruña (UDC) José Carlos Millán Calenti, quien asegura que el papel de la famlia debe ser el de ayudar a "tranquilizar" a los mayores, muchos superados por "el miedo y el pánico" al nuevo coronavirus.

"Los familiares tienen que ayudar a trasladar un mensaje de tranquilidad, que las cosas están mejor ahora y que aunque asusten los casos es porque se hacen más pruebas y hay menos saturación en los hospitales. La situación no es como en la primera ola", explica Millán Calenti, quien insiste en que los mayores, como cualquier otro colectivo de la sociedad, "deben perder el miedo al virus, pero no el respeto" ya que asegura que para retomar actividades y rutinas anteriores a la pandemia hay que adaptarse a las normas a las que obliga la nueva normalidad como uso de mascarilla, distancia social, lavado de manos, huir de las grandes concentraciones de gente y este año más que nunca vacunarse contra la gripe . "Si esto se cumple las probabilidades de contagio son mínimas aunque es cierto que siempre existe alguna. Hay que buscar el equilibrio entre el riesgo y la calidad de vida del mayor", sostiene Millán, quien reconoce que el miedo "no se pierde de un día para otro" y que igual hacen falta semanas y ver una mejoría en los datos.

Como médico y especialista en el área de Geriatría y Gerontología, José Carlos Millán aconseja a los mayores retomar actividades y rutinas fuera de casa porque un autoconfinamiento puede tener consecuencias para su salud. "El quedarse en casa, el aislamiento, la falta de socializar y de actividades hace que haya un mayor deterioro físico porque se mueven menos, se reduce la masa muscular y esto puede llegar a afectarles a nivel funcional y también puede haber efectos a nivel cognitivo", indica Millán, quien reconoce que en algunos casos ya se han observado estos efectos adversos durante estos seis meses de pandemia. "Muchos no son irreversibles y pueden recuperarse. Está claro que el confinamiento no es bueno para nadie y menos para las peronas mayores", sostiene Millán.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
FaroEduca