Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Anticuerpos monoclonales, remedio estrella de Trump

El tratamiento, aún experimental, mimetiza con proteínas sintéticas el sistema inmunitario humano

Modo en que los anticuerpos impiden al virus entar en la célula. // FdV

No ha sido la polémica hidroxicloroquina, sino un cóctel de anticuerpos monoclonales, el tratamiento "estrella" para el Covid-19 del hombre más poderoso del mundo. Además de 8 gramos de este fármaco experimental, Donald Trump ha recibido el antiviral Remdesivir, así como zinc, vitamina D, famotidina, melatonina y aspirina. Pero son los anticuerpos sintéticos, proporcionados en esta ocasión por la farmacéutica norteamericana Regeneron, los fármacos menos conocidos entre los utilizados contra la infección del presidente de los Estados Unidos.

Este tratamiento está en fase 3 de ensayos clínicos y ha reducido la carga viral y los síntomas en los primeros 275 pacientes en los que se ha ensayado. El cóctel administrado a Trump por vía intravenosa contiene dos anticuerpos monoclonales (mAbs, en inglés), proteínas fabricadas sintéticamente que bloquean la entrada del virus a las células. Lo hacen acoplándose a la proteína espúcila del coronavirus SARS-CoV-2, el "pincho" que le da al patógeno su aspecto de corona. Por tanto, su funcionamiento es muy diferente al del Remdesivir, que evita la multiplicación del virus una vez que este entra en las células.

Cuando se produce una infección, nuestro cuerpo detecta la presencia de un antígeno, en este caso el SARS-CoV-2, y el sistema inmunitario produce anticuerpos para neutralizarlo y evitar así que entre en las células y las "secuestre" para fabricar copias del virus. Los anticuerpos monoclonales son réplicas sintéticas, creadas en laboratorio, de esos anticuerpos naturales hallados en una persona curada de Covid-19.

La efectividad de los anticuerpos monoclonales contra el Covid-19 aún no está plenamente demostrada, aunque en teoría deberían ser más efectivos que el plasma de convalecientes. Mientras que el plasma contiene todo tipo de anticuerpos, el tratamiento de anticuerpos monoclonales solo incluye aquellos que actúan contra la proteína de espícula.

Respecto a la dosis de 8 gramos, la doctora en Inmunología Irma Aguilar-Delfin considera que es "una barbaridad" y "una medida desesperada con altas probabilidades de reacciones adversas graves".

Según explicó ayer en la CNN el cofundador y CEO de Regeneron, Len Schleifer, los anticuerpos monoclonales inyectados a Trump "dan un impulso a su sistema inmunitario para que pueda ganar la carrera y recuperarse completamente". "Tratamos de mimetizar el sistema inmunitario humano -añadió-. La dosis hará efecto durante incluso más tiempo del que [Trump] tratará en recuperarse".

Se da la circunstancia de que Schleifer le explicó a Trump personalmente cómo funciona este tratamiento el pasado 2 de marzo en la Casa Blanca, durante una audiencia del Grupo de Trabajo del Covid-19 a ejecutivos farmacéuticos. "Logramos la cura del ébola", dijo entonces Schleifer sobre los anticuerpos monoclonales de su compañía. "Te protegen de ser contagiado, y si estás infectado te tratarán (...) La vacuna hace que tu cuerpo cree anticuerpos. Nosotros fabricamos esos anticuerpos y te los damos, te ahorras ese proceso (...) En el ébola demostramos que salva vidas", aseguró.

Trump, que se mostró muy interesado por las explicaciones, llamó a Len Schleifer con el apelativo familiar de Lenny, lo que contribuye a confirmar, como ha comentado parte de la prensa estadounidense, que Trump y Schleifer, ambos neoyorquinos, se conocen desde antes de esta crisis, lo que abre la puerta a suspicacias.

Compartir el artículo

stats