Al menos seis calderones del grupo de cetáceos que en la tarde del lunes varó trágicamente en la costa de Carreño (Asturias)siguen vivos y sobre ellos se está intentando extremar el control para que no vuelvan a la costa, donde acabarían muriendo como sus compañeros. Una circunstancia que ha generado la preocupación de la Ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera y del gobierno de Pedro Sánchez.

Así lo confirmó la alcaldesa del municipio, Amelia Fernández López, quien aseguró que pese a la desazón vecinal y a las críticas que se han ido vertiendo a lo largo del día por la supuesta inacción del Principado, no hubo tal despreocupación. Según la regidora, "el Principado coordinó un amplio dispositivo para rescatar a varios calderones varados en la cala de Morís", en la zona de El Tranqueru, entre las localidades de Xivares y Perlora.

Según la Alcaldesa, fue en la mañana del lunes cuando una llamada al 112 alertó de que un grupo de cetáceos estaba cerca de la costa. De hecho, había vecinos que ya habían visto en días pasados al que se supone que era el mismo grupo de calderones. "Inmediatamente se activó el Protocolo de la Red de Varamiento de Cetáceos", sostiene la Alcaldesa, para a continuación explicar que "agentes del Medio Natural, que durante todo el día habían estado siguiéndoles, confirmaron por la tarde el varamiento de un grupo de unos 15 ejemplares de calderón tropical (Globecphala macrorhynchus) en la cala de Morís. Los miembros del dispositivo intentaron que volvieran mar adentro pero no fue posible y ante la falta de condiciones lumínicas se suspendió el operativo al anochecer".

Algunos vecinos que se tiraron hasta bien entrada la madrugada intentando sacar a aguas más profundas a los animales aseguraban que el grupo de cetáceos parecía mayor, de unos 17 o 18 ejemplares, y que durante la noche se había constatado la muerte de al menos 10 de ellos. También lamentaban que no se había personado ningún experto del Principado, de ahí la aclaración emitida desde la Alcaldía.

Respecto a la intervención de la mañana de ayer, según la Alcaldía "a primera ahora volvió a reactivarse el operativo, tanto desde tierra como por mar, y se comprobó que varios ejemplares consiguieron salir mar adentro -al menos seis de ellos, dicen- aunque permanecen cerca de las costa, por lo que los trabajos se centran en evitar que vuelvan a la playa, estableciendo una barrera disuasoria con varias embarcaciones". Respecto a los ejemplares muertos, el Ayuntamiento de Carreño sabe que se han localizado otros nueve ejemplares muertos, cuyos restos están siendo trasladados al Puerto de El Musel para sacarlos y posteriormente realizarles la necropsia.

Sobre el dispositivo desplegado en la zona, y "coordinado por el Gobierno de Asturias, a través de la Consejería de Medio Rural", las autoridades de Carreño reseñan que han participado técnicos y agentes del Medio Natural, efectivos del Centro de Experimentación Pesquera, Policía Local de Carreño, Guardia Civil, Salvamento Marítimo, y se ha contado con mucha colaboración ciudadana de la zona". También estuvieron voluntarios del Cepesma.

Expertos en estos grupos de mamíferos recalcan que el comportamiento de estos grupos de cetáceos es siempre grupal y de seguimiento de un líder que suele ser una hembra. Cualquier desorientación, enfermedad o problema del líder que le lleve a la costa acabará con el varamiento de todo el grupo y que, además, siempre resulta difícil los intentos de disuasión para que el resto de ejemplares vuelvan a mar profunda. Justo lo que ocurrió ayer en Carreño donde muchos de los vecinos y colaboradores que se afanaban en impulsar a los cetáceos en dirección contraria a la playa se encontraban con que volvían de nuevo hacia la arena.