Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

JORGE EDUARDO CAVERO | Jefe de Medicina Preventiva de Povisa

"La vacunación de la gripe intenta evitar riesgos y el colapso del sistema sanitario"

"Desconocemos los efectos clínicos que pueda tener la interacción de gripe y Covid-19"

Eduardo Cavero.

Eduardo Cavero. // José Lores

La coexistencia del virus de la gripe y del SARS-CoV-2 puede poner en jaque la capacidad del sistema sanitario, aunque también se espera una menor incidencia de la gripe, entre otras razones, por el uso generalizado de la mascarilla. No obstante, los especialistas insisten en la importancia de vacunarse este año, y no solo los grupos de riesgo. Es más, el Ministerio de Sanidad y comunidades autónomas han decidido adelantar la campaña de vacunación quince días. El doctor Jorge Eduardo Cavero, jefe de Medicina Preventiva del hospital Povisa de Vigo, reconoce que les preocupa la coexistencia de ambos virus, ya que se desconocen los efectos clínicos de una interacción entre ambos.

- Covid-19 y gripe son dos enfermedades distintas, ¿por qué se recomienda este año la vacunación gripal generalizada y no solo para los grupos de riesgo como se venía haciendo hasta ahora?

-En realidad, desde el punto de vista epidemiológico, ambas enfermedades no son tan diferentes. El mecanismo de transmisión entre seres humanos es el mismo: gotas emitidas al toser, estornudar o hablar, así como el contacto con material contaminado por las secreciones nasales, orales o faríngeas de una persona contagiada; los síntomas son similares, y los grupos con mayor riesgo de desarrollar enfermedad grave también parecen ser los mismos: personas mayores, con enfermedades cardiovasculares e hipertensión arterial, diabetes, etcétera.

- ¿Usted por qué la recomienda?

-Existen varias razones para recomendar la vacunación generalizada contra la gripe: la primera es que en gran medida desconocemos los efectos clínicos que pueda tener la interacción de ambas enfermedades. De forma común solemos olvidar que algunas enfermedades infecciosas pueden coexistir y por ello, ser relevantes de cara al pronóstico que pueda tener en la persona afectada. El contar con un medio de prevención de una de esas enfermedades, en este caso la vacuna contra la gripe, permite intentar minimizar consecuencias potencialmente fatales para el paciente. Por otro lado, en la condición actual, desde el inicio de la pandemia los servicios sanitarios no han dejado de soportar una alta presión. Esto se ha dado a todos los niveles de la gestión de la salud en la población. El nivel de trabajo, responsabilidad, capacidad de respuesta, vigilancia de procedimientos y adecuación a protocolos no ha dejado de ser enorme para todas las instancias que intervienen en el ámbito sanitario. Y aquí incluyo a directivos, salubristas, médicos de atención primaria y hospitalaria de todas las especialidades, personal de enfermería, farmacia, administrativos, personal de mantenimiento, logística y especialmente el personal encargado de la limpieza. Como es comprensible, en temporada gripal la presión sobre los servicios de salud aumenta por sí misma, por lo que la vacunación nos induciría a evitar el colapso sanitario por la coexistencia de ambas enfermedades. Mientras más gente se encuentre protegida frente a la gripe, tanto personas que forman parte de grupos de riesgo como aquellas sanas que potencialmente puedan transmitir la enfermedad, se espera un menor impacto para el sistema sanitario y, por lo tanto, permitir una atención más eficiente al usuario.

- ¿Los niños también?

-A día de hoy, la instrucción oficial de las autoridades del Servicio Galego de Salud no se encuentra disponible, por lo que desconozco los detalles de la campaña de vacunación antigripal de este año. Es probable que sea similar a la anterior, que incluía a niños y adolescentes de entre 6 meses a 18 años con tratamientos prolongados de ácido acetilsalicílico y niños de entre 6 meses y 2 años que nacieron prematuros. El Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría recomienda la vacunación en niños a partir de los 6 meses y adolescentes en determinadas situaciones o con enfermedades de base que supongan un riesgo aumentado de padecer complicaciones de la gripe o que convivan con pacientes de riesgo. Así también lo ha manifestado el Ministerio de Sanidad.

- ¿La campaña de vacunación de la gripe pondrá a prueba la capacidad del sistema sanitario, especialmente la atención primaria?

-Desde luego que sí. En un sistema sanitario que actualmente soporta una gran presión, el ejecutar medidas de intervención comunitaria implica un esfuerzo enorme. Naturalmente esto incluye a atención primaria, que precisamente trabaja sobre el usuario a nivel comunitario visto desde el punto de vista de Salud Pública.

- ¿Por qué se adelanta la campaña?

-Entiendo que principalmente para alcanzar la mayor cobertura vacunal comunitaria posible antes del inicio de la temporada gripal

- ¿La vacuna debería ser obligatoria entre el personal sanitario?

-En lo personal no soy proclive a imponer medidas, salvo contadas excepciones. Me parece más correcto promover tales medidas para que puedan ser practicadas voluntariamente.

- Frente al llamamiento a una vacunación masiva está el movimiento antivacunas y el de los negacionistas. ¿Pueden poner en riesgo que se alcance la tan esperada inmunidad?

-De manera relativa eso es posible, aunque no creo que el poder de influencia de esos grupos pueda ser la primera causa, o la más importante, de un potencial fracaso en la cobertura de vacunación esperada.

- ¿Por qué generan esta oposición las vacunas, frente a otros fármacos y tratamientos, que no la tienen o al menos, no tan frontal?

-Pueden ser por varios factores. Uno es por la desinformación. El acceso fácil y casi ilimitado a información contradictoria, parcializada, sensacionalista, con bajo nivel de evidencia y que no es contrastada de forma ecuánime, imparcial y equidistante permite alimentar falsas creencias que luego son dogmatizadas. Otro factor es la desconfianza que pueda generar la industria farmacéutica en los colectivos antivacunas.

- ¿La respuesta a la campaña de vacunación puede dar una idea de la que podría tener la del Covid-19?

-Es una pregunta difícil, porque social y sanitariamente, se conoce bastante más la gripe que el Covid-19. Se lleva varios años vacunando contra la gripe, por lo que existe más experiencia. Tal y como se está viviendo actualmente la pandemia, yo no me aventuraría a presuponer la respuesta que pueda tener la sociedad frente una campaña de vacunación contra el Covid-19.

Compartir el artículo

stats