Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El 'supermercado' gallego de las orcas

Investigadores estudian si Galicia es su nueva despensa | Capitanía Marítima prohíbe navegar a veleros entre Bares y Prioriño para evitar problemas con estos cetáceos

Las orcas hasta ahora tenían su despensa en el Estrecho.

Las orcas hasta ahora tenían su despensa en el Estrecho. // Europa P.

Galicia es la despensa de España en determinados productos para seres humanos pero también para el reino animal, en especial, para cetáceos como delfines comunes, ballenas u horcas. Al menos, esta es una de las hipótesis con la que trabajan investigadores de la península que buscan respuesta al enorme incremento de avistamientos de orcas y sus interacciones con veleros o catamaranes este verano.

"De repente, viene todo el mundo a comer aquí, a Galicia. Vienen más delfines comunes, desesperados. Se encuentra un pez espada en el puerto de A Coruña. Se ven más orcas. Posiblemente, esta sea su despensa, aquí tienen mucha comida. Para nosotros, puede parecer una buena noticia pero eso significa que en otros sitios esos animales no tienen alimento. Estamos viviendo cambios pero no sabemos si serán duraderos", explica Alfredo López, de la Coordinadora para o Estudo dos Mamíferos Mariños (Cemma).

López participaba ayer en rueda de prensa del Grupo de Trabajo de Orcas Atlánticas constituido para analizar las interacciones de las orcas con embarcaciones en el litoral español y luso desde julio. En ese encuentro, apuntaba que "hay variaciones en el ecosistema, por Galicia está habiendo pasos de atunes -de los que se alimentan las horcas en el Estrecho de Gibraltar donde parece que están escaseando los ejemplares grandes de atún rojo- pero no hay datos concretos. Las orcas no pasan tan rápido como otros años y se quedan en la costa gallega. Posiblemente tenga que ver con la alimentación y que no la hayan encontrado antes en Cádiz o costas portuguesas".

Una vez aquí, hay otro elemento que entra en juego. De los tres grupos de orcas que están viajando desde el sur andaluz hasta Galicia, hay un grupo concreto de juveniles que es el que está interactuando con los veleros. Hasta ahora, las orcas estaban acostumbradas a convivir en el Estrecho con los barcos pesqueros sin problemas pero en Galicia algo les está empujando a interactuar de más. Su "carácter curioso", como señalaba ayer la bióloga Ruth Esteban, les lleva a "inspeccionar" el barco "comenzando por las partes móviles, sobre todo el timón, provocando que a veces estos lleguen a girar (hasta casi 180 grados). Estas interacciones han acabado rompiendo alguno de estos componentes móviles". Pero todo son hipótesis, no hay conclusiones definitivas para explicar su comportamiento a pesar de que científicos de España y Portugal comparten datos.

Desde el 10 de agosto cuando se divisó este año por primera vez una orca hasta ayer, se han contabilizado 29 contactos (13 avistamientos y 16 interacciones con barcos) con estos animales en las costas gallegas. El pasado año, solo se registró un avistamiento en Fisterra. De hecho, hasta este verano, en Galicia, se detectaba el paso de orcas una vez al año, entre junio y septiembre. Es más, desde los años 90 hasta ahora, Cemma contabilizó 58 avistamientos de estos cetáceos.

Para evitar nuevos encontronazos con embarcaciones, el Ministerio de Transportes anunció que la pasada noche entraba en vigor una resolución de Capitanía de Ferrol y de la Dirección General de la Marina Mercante prohibiendo durante una semana la navegación de barcos de vela de eslora igual o inferior a 15 metros entre Cabo Prioriño Grande (Ferrol) y Estaca de Bares (Mañón).

Elvira García, de la Dirección General de Biodiversidad, aclaraba por la mañana que la limitación se establecería desde la línea de costa hasta las 11 millas náuticas y que era "posible" que si las orcas se desplazaban hacia el Cantábrico que la prohibición las fuese acompañando en su periplo.

Compartir el artículo

stats