15 de septiembre de 2020
15.09.2020
Faro de Vigo

"Vemos un retroceso en el cuidado del medio ambiente que hay que corregir"

"El cambio climático ha quedado en un segundo plano y yo percibo un paso atrás: cantidad de mascarillas tiradas en el suelo o el abuso de envases y material desechable"

15.09.2020 | 01:57
La docente gallega Miriam Campos Leirós.

Miriam Campos Leirós es la docente gallega que ideó el movimiento Profes por el futuro ('Teachers for Future Spain') para concienciar de la necesidad de cuidar el medio ambiente desde la escuela. En todos estos meses han continuado con acciones en redes (@future_spain) y prepararon actividades para este nuevo curso. Campos Leirós impartirá una conferencia el sábado 26 en el IV Foro Educativo de FARO.

-Usted es el rostro de Profes por el futuro o 'Teachers for Future Spain', el movimiento para tratar el cambio climático en el ámbito educativo. ¿En este tiempo han continuado?

-Sí. No paramos de hacer cosas en redes sociales: día del suelo, de los océanos, del agua... También preparamos material para que pueda usarlo cualquier docente y la programación del curso 20-21. Elaboramos un calendario escolar ambiental, con personajes como Joaquín Araújo o Jane Goodall. Queremos que el medio ambiente esté presente a diario, no solo cuando hay una catástrofe, como los actuales incendios, por ejemplo. Para prevenir es necesario que el alumnado sea consciente de que tenemos un patrimonio natural que está desapareciendo, que es nuestro, que hay que cuidarlo. Intentamos sembrar en niños y familias para que haya un cambio social.

-¿Cree que con el coronavirus el problema del cambio climático ha quedado en un segundo plano?

-No solo ha quedado en un segundo plano sino que ha habido un retroceso. Yo lo percibo así. Lo vemos en la cantidad de mascarillas tiradas en las aceras, en el uso y abuso de envases de un solo uso y material desechable... La higiene tiene que estar en un primer plano pero no se puede abusar de materiales desechables porque es un retroceso. Y no podemos olvidar que este tema del coronavirus es un episodio de zoonosis en el que un virus animal ha pasado a personas y detrás de todo esto está la pérdida de biodiversidad. Es como si nos estamos ahogando, nos dejan un flotador y lo pinchamos.

-Con todas las complicaciones de este curso que ahora empieza, ¿es posible seguir con las actividades relacionadas con el medio ambiente en los colegios?

-Es posible y además debe serlo más que nunca. Yo creo que tiene que haber muchos residuos en el ámbito sanitario, por ejemplo. Incluso los plásticos, que siempre hablamos de ellos como enemigos... son una fuente de conservación de alimentos pero el problema es el abuso que se hace de todo eso. Una forma fácil de evitar residuos es 'Recreos residuos cero' (del programa de 'Teachers for Future Spain'). Algo tan fácil como en vez de comprar bollería, o galletas o todo eso envasado individualmente, recuperar el bocata y la fruta y llevarlo en una fiambrera (o táper). Además de evitar residuos es una alimentación más saludable: es salud para nosotros mismos y para el planeta. Y en lugar de la botella de agua es mejor comprarse una cantimplora o un termo. Parece un pequeño gesto pero si lo multiplicamos por miles de centros educativos y 180 días lectivos ahorramos muchos residuos, más de lo que parece.

-¿Otra acción posible?

-Los caminos escolares seguros. Dependen también de los ayuntamientos pero nos gustaría que los padres lo pensasen. Consiste en ir a la escuela como antes: andando, si es posible, y marcando el camino para ayudar. Hay mucha tendencia a usar el coche. Además, estamos restando independencia y autonomía a los niños y niñas.

-En situaciones como la actual, la docencia al aire libre (de modo puntual) se presenta como algo ideal. Pero, ¿es viable?

-Quizás en centros urbanos sea más difícil (dependiendo de la ubicación) pero hay muchos centros ubicados en un entorno verde y se puede aprovechar. Lo que no tiene sentido es estar dando ciencias, aprendiendo las plantas a través del ordenador o de un libro. Siempre es mejor el aprendizaje vivencial y ahora más que nunca debería hacerse. ¿Problema? Necesitamos un permiso firmado. Yo lo tengo. He salido con mis alumnos a leer sobre la hierba, con una toalla. Para esto necesitamos la complicidad de las familias. Los padres tienen que entender que si un día está nublado no pasa nada: la climatología es parte del medio ambiente y por mojarse o mancharse un poco no pasa nada. Pensemos en los países nórdicos. Tienen como material botas de agua para salir. O en escuelas de la naturaleza, en las que botas de agua y chubasquero forman parte del material escolar.

-¿Qué es lo que más le preocupa en estos momentos?

-Me preocupa un segundo confinamiento. Si algo puso de manifiesto el confinamiento fueron las desigualdades. Las crisis nos afectan a todos pero no a todos en la misma medida. La brecha digital es un eufemismo de la brecha social. Incluso con los mismos recursos tecnológicos no todas las familias están preparadas para ayudar a sus hijos y no es su tarea, además. En clase se genera un nuevo hábitat en el que todos son iguales. Y eso sin la presencialidad se pierde.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
FaroEduca