El consejero madrileño de Educación, Enrique Ossorio, recordó al presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, que el virus "empezó en China, no en Madrid" y que sus afirmaciones están fuera de tono. Ossorio respondió así a lo manifestado el miércoles por García-Page al asegurar que el "80 por ciento de los casos" de coronavirus en Castilla-La Mancha "vinieron de la bomba radioactiva vírica que se plantó en Madrid".

García-Page matizó ayer que tiene "la mejor relación" con Madrid y destacó la necesidad de "coordinar medidas, homologarlas" y que haya "un patrón común en el conjunto del país".

El portavoz adjunto del PP en la Asamblea de Madrid, Pedro Muñoz Abrines, deploró "el cinismo más vergonzoso y más impresentable" que atribuyó al político socialista.