Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Solo ocho gallegos han recibido plasma de pacientes curados

Los receptores han sido 60 en toda España - Vigo fue pionero en este tratamiento inmunológico todavía experimental - EE UU aprobó recientemente su uso de emergencia

Un médico del Hospital de Ourense recuperado de Covid-19 dona plasma.

Un médico del Hospital de Ourense recuperado de Covid-19 dona plasma. // FdV

Tan solo ocho pacientes han recibido en Galicia plasma de pacientes de Covid-19 recuperados, según cifras facilitadas por la Consellería de Sanidade. Aunque el programa de donación, iniciado en abril en el área sanitaria de Vigo, se extendió a las siete principales ciudades gallegas y se obtuvo plasma con anticuerpos de 150 donantes, finalmente han sido menos de una decena los receptores de este tratamiento inmunológico. En el conjunto de España la cifra es también muy modesta: 60 receptores.

Según apuntan fuentes de Sanidade, el motivo del escaso número de tratamientos de plasma se debe a que "la administración se realiza bajo indicación de criterios clínicos, basándose en la mejor evidencia científica disponible". Y es que ya en abril, cuando comenzó la donación totalmente altruista de plasma en el Hospital Nicolás Peña de Vigo, desde la Axencia de Doazón de Órganos e Sangue pedían cautela y advertían que "no es conveniente ni adecuado aventurar hipótesis sobre posibles resultados de este o cualquier otro estudio o investigación de esta índole que se están llevando a cabo, no solo en Galicia, sino en todo el mundo". "Los estudios científicos requieren unos tiempos y procesos que no pueden descuidarse", recordaban.

En Estados Unidos ha causado una tormenta política el anuncio realizado a bombo y platillo por el presidente Trump de la autorización de emergencia del tratamiento de plasma por parte de la Agencia de Medicamentos y Alimentos (FDA). Su comisionado, Stephen Hahn, llegó a asegurar junto a Trump que el plasma pudo haber salvado al 35% de los pacientes de Covid-19, una afirmación ampliamente refutada por la comunidad científica.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats