Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sergio cinza | Vicepresidente segundo de la Sociedad de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN)

"La cita presencial en los centros de salud tiene el mismo riesgo que ir a un pub"

"En 5 horas cientos de pacientes pueden pasar por un ambulatario, ¿por qué exponerles si les podemos atender por teléfono"

Sergio Cinza.

Sergio Cinza. // Cedida

De ofensivas califica el facultativo gallego Sergio Cinza, vicepresidente segundo de la Sociedad de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN), las "informaciones falsas" sobre la falta de actividad en Atención Primaria durante la pandemia de Covid-19 que circulan por las redes sociales y que esta sociedad científica ha denunciado junto con las de Medicina Familiar y Comunitaria (semFYC) y Médicos Generales y de Familia (SEMG), en un comunicado que apoya la Federación de Asociaciones Científico Médicas Españolas (FACME).

Estas entidades recuerdan que en toda España los profesionales de Atención Primaria han realizado el seguimiento de más de 900.000 pacientes con cuadro clínico probable de Covid-19 con sintomatología leve y sin prueba diagnóstica de confirmación, la mayoría de los cuales no precisaron atención hospitalaria. Cinza recuerda, además, que a estos seguimientos hay que sumar tareas de atención a pacientes crónicos mediante seguimiento telefónico o presencial, atención urgente, visitas domiciliarias, cobertura de las residencias privadas y públicas, y labores como rastreadores.

- Los médicos de Atención Primaria han dicho "Hasta aquí hemos llegado" ante las críticas sobre la inactividad del servicio. ¿Por qué ahora?

-Porque ya estaban siendo bastante redundantes y porque también es cierto que quien calla, otorga. Ya durante la primera ola y ahora también hay muchos casos de Covid-19 y muchos contactos a los que tenemos que hacer seguimiento, y estamos manteniendo la actividad del resto de pacientes. Por lo tanto, que haya comentarios que digan que no estamos atendiendo a los pacientes o que los estamos derivando sin valorar nos molesta. Estamos asumiendo una gran carga asistencial, más en esta época del año, con compañeros disfrutando de sus vacaciones y, lógicamente, no hay sustituciones ni aquí en Galicia ni en otras comunidades. La falta de especialistas es un problema evidente desde hace tiempo. Asumimos toda esa carga, hacemos el seguimiento a todos esos pacientes porque si no los rastreadores estarían desbordados y encima tenemos ese tipo de críticas. Nos parece incluso ofensivo. Y no vamos a decir que no haya algún médico que aproveche la coyuntura para no ver a los pacientes, pero no es la generalidad.

- ¿Cómo se está atendiendo a las personas mayores, que suelen presentar patologías crónicas?

-Los pacientes mayores han sido y son los más cautos ante el riesgo de una exposición al coronavirus, incluso poniendo en riesgo su salud sin acudir a consulta cuando tendrían que hacerlo. Progresivamente, a medida que vamos pudiendo, vamos retomando el seguimiento de los pacientes con más patologías crónicas. Ahora estamos haciendo el seguimiento telemático a través de dispositivos de toma de tensión o de glucemia, por ejemplo, o yendo a su domicilio, el personal de enfermería o nosotros, para que ellos no vengan aquí.

- Muchos pacientes, sin embargo, no entienden por qué la mayoría de las consultas son aún telefónicas.

-Yo les digo a todos los pacientes lo mismo: todos los facultativos de primaria tenemos en torno a 50 consultas diarias o más. Si en un centro somos cuatro médicos, si lo multiplicas por 50 son 200 pacientes. A estos hay que sumarle el trabajo del personal de enfermería, que prácticamente todo es presencial por razones evidentes. Hágase una idea del riesgo de contagio con toda esa gente concentrada en un único edifico en una franja de 4-5 horas, que es lo que suele durar la consulta presencial. Hemos criticado lo que ha pasado con los pubs y discotecas, pero esto vendría a ser lo mismo. ¿Para qué exponer a este riesgo a un paciente cuya circunstancia podemos resolver telefónicamente? Es mejor que se quede en su casa y nosotros decidir, con criterios clínicos, quién debe venir a consulta porque tenemos dudas y no podemos resolver su caso telefónicamente.

- Denuncian la falta de recursos humanos y técnicos. ¿Cómo afrontan el otoño con la pandemia y la llegada de la gripe?

-El otoño-invierno es una época con mucha carga asistencial siempre porque la población enferma más, por lo que esperamos que este sea muy complicado, ya que se van a juntar los cuadros respiratorios que aún no son gripe, luego llegará la gripe con febriles y por en medio seguirán apareciendo pacientes con Covid-19. Y no solo son estos casos, también sus contactos. Esto nos va a obligar a pedir muchas más PCR porque será la única forma de separar unos pacientes de otros. Y es verdad que hemos ganado mucho desde que las podemos gestionar desde Atención Primaria, pero el otoño va a ser peor que el verano, por lo que vamos a tener que pedir muchas más y a intensificar nuestro trabajo en los centros porque los pacientes con gripe tienen una evolución diferente que requiere consulta presencial Esto implica volver a organizar los centros y a adaptarnos a una nueva realidad, pero los cambios se tendrán que decidir sobre la marcha.

- ¿Está preparada la Atención Primaria para asumir esta carga asistencial?

-Lo está porque hasta ahora la ha asumido. Lógicamente, lo ideal sería tener más personal. Somos los mismos e incluso menos que hace unos años, por lo que el desequilibrio está servido. Reforzar las plantillas nos permitiría mantener la actividad en las consultas y tener la "zona covid" de cada centro con personal asignado. Ahora, si yo tengo que ir a la "zona covid" mi agenda la tiene que pasar otro compañero que tiene su propia agenda, por lo que nos vamos sobrecargando unos a otros. ¿Tiene que ser así? Por supuesto, porque ningún paciente puede quedar sin atender y no se pueden hacer derivaciones al hospital porque si no saturaríamos los servicios de urgencias. Desde aquí hago un llamamiento a la población para que tenga un poco de paciencia y para que sea consciente de cómo se encuentra y que piense que hay más enfermos. En la primera ola se vio que en aquellas áreas sanitarias, incluos en las comunidades, donde la Atención Primaria no falló, el sistema sanitario no se desbordó.

- ¿Podrá responder el sistema sanitario a una nueva ola de Covid-19 sin colapsarse?

-Si todos hacemos nuestro trabajo, el sistema sanitario será capaz de sostenerse, pero siempre en base al esfuerzo personal de los profesionales y siempre que la población cumpla todas las medidas de prevención: lavarse las manos, uso de mascarilla y distanciamiento porque si los casos siguen subiendo el sistema terminará fracasando porque tiene un límite de asistencia. Yo no veo igual a 40 que a 120 pacientes.

- ¿Debería ser obligatorio que todos los sanitarios se vacunaran este año de la gripe

-Yo no sé hasta qué punto se puede obligar. Cada año la tasa de cobertura en personal sanitario va siendo superior y creo que este año también lo será. Pero sí, debemos estar todos vacunados, tanto la población de riesgo, por supuesto, como nosotros, tanto por responsabilidad como porque no podemos fallar ninguno, tenemos que estar todos en nuestros puestos.

Compartir el artículo

stats