Las reuniones familiares o de amigos están detrás de gran parte de los brotes de coronavirus que salpican todo el país y el Sergas reconoce que la mayoría de nuevos positivos tienen también este origen. Mantener las distancias entre comensales, utilizar siempre la mascarilla salvo en el momento de ingerir alimentos, evitar compartir cubiertos incluso para servir o reducir al máximo la sobremesa son algunas de las recomendaciones que dan desde el Consejo General de Enfermería para poder celebrar este tipo de encuentros con seguridad.

"Las ganas de sociabilizar y encontrarse con la gente que llevamos meses sin poder ver son enormes y por eso en determinados momentos se baja la guardia, pero son esos instantes los que pueden suponer un paso atrás en todo lo avanzado", destaca el presidente de la entidad, Florentino Pérez, quien asegura que el colectivo vive "con temor" el auge de contagios en toda España y pide prudencia para no repetir "una crisis como la vivida en los últimos meses".

Por ello, desde la entidad que aglutina a los colegios de enfermería de todo el país lanzan una serie de recomendaciones para evitar que las reuniones familiares se conviertan en la vía de entrada del Covid-19. Consejos para cada situación aunque hay máximas que siempre deben cumplirse: mascarilla y distancia social.

| Antes de la reunión. Los organizadores del encuentro deberán tener en cuenta antes de la invitación cuánta gente pueden recibir en sus domicilios "recordando que los no convivientes deben guardar una distancia de 1,5 metros entre sí", explica el Consejo General de Enfermería, donde recuerdan que ninguna persona con síntomas compatibles con Covid-19 debe acudir a este tipo de celebraciones y debe llamar a su médico.

| Ubicación. Los expertos en Enfermería aconsejan que siempre que sea posible este tipo de encuentros -ahora mismo, por ejemplo, en el área sanitaria de A Coruña y comarca las restricciones establecen un máximo de diez personas en reuniones- se realicen al aire libre o en zonas con ventilación continua

| Al llegar. La pandemia obliga a dejar a un lado los clásicos besos y abrazos de saludo al llegar a una reunión de este tipo. Los invitados deben estar siempre con mascarilla -aunque se celebre en el interior de un domicilio- y nada más llegar deberán lavarse las manos con agua o jabón o el anfitrión ofrecerá gel hidroalcohólico para que se desinfecten las manos antes disfrutar de la jornada

| En la mesa. Los enfermeros recuerdan que al igual que ocurre en bares y restaurantes, los comensales deberán tener puesta siempre la mascarilla salvo en el momento de ingerir alimentos o beber cuando la guardarán de modo que no pueda contaminarse (por ejemplo en una bolsa de papel o plástico). Se recomienda que una única persona ponga la mesa -después de haberse lavado bien las manos- y en el caso de que haya niños puede ser útil ponerle nombre a los vasos para evitar que puedan usar el de otra persona sin darse cuenta.

| Al servir. Una única persona será la encargada de servir los platos de manera individual y se intentará no compartir los cubiertos con los que se sirve la comida. "Es fundamental evitar que los fluidos de los asistentes se mezclen en platos compartidos o bebiendo de los mismos vasos. Por eso, podemos utilizar elementos como una servilleta para coger determinadas cosas, pero siempre evitando el contacto con objetos comunes como los recipientes del aceite, la sal, el vinagre o la jarra del agua", puntualiza Florentino Pérez.

| Uso del baño. Cuando alguno de los invitados acuda al aseo deberá extremar las medidas de higiene y evitar el contacto con las superficies del mismo.

| Duración. Conviene reducir al máximo la duración de estos encuentros familiares o de amigos. Los colegios profesionales de enfermeros aconsejan no dilatar mucho la sobremesa tras una comida en grupo y en el caso de que se trate de una visita a un familiar en su casa, ir solo un rato, no pasar todoel día en el domicilio.