La cuarentena decretada por el Gobierno británico para quienes vuelvan de España, junto con las dictadas por Países Bajos y Noruega además de la recomendación francesa de no viajar a Aragón y Cataluña ponen en peligro ingresos del turismo extranjero para España cercanos a los 8.700 millones entre agosto y septiembre, según Exceltur.

Las negociaciones mantenidas con el Ejecutivo británico para que se levanten las cuarentenas para Baleares y Canarias fracasaron. El Gobierno británico actualizó ayer sus recomendaciones y aconsejó evitar todo viaje no esencial a España, incluidas las islas, a causa de los "riesgos" que supone la situación de la pandemia de coronavirus en nuestro país. "Este consejo se fundamenta en las pruebas sobre el aumento de casos de Covid-19 en muchas regiones, pero particularmente en Aragón, Navarra y Cataluña", señaló el Ejecutivo en un comunicado.

En este clima, la bolsa española es la más bajista de las grandes europeas, con un recorte del 1,5 % en el IBEX, por el arrastre de los valores ligados al turismo: IAG cae el 7,5 %, el segundo mayor descenso del selectivo; Meliá se deja un 4,8 %; Amadeus un 2,68 %, y Aena, un 2,07 %. Fuera del Ibex, eDreams pierde el -4,41 % y NH, el 4,35 %.

El vicepresidente ejecutivo de Exceltur, José Luis Zoreda, ha criticado que el Gobierno británico no advirtiera antes sobre la decisión, que ha sido contestada también por empresarios del sector de aquel país, como easyjet y Jet2, que al mantener las operaciones con España, han lanzado un "claro desafío" a su gobierno, reflejo de su "discrepancia absoluta"con la medida.

La presidenta del Ejecutivo balear, Francina Armengol, ha dicho que los datos epidemiológicos de la comunidad "nos avalan": según sus cifras en los últimos 14 días en las islas hay 8 casos acumulados por cada 100.000 habitantes, frente a los 5,8 de Canarias, mientras que en España se alcanzan los 37 y los 14,5 en el Reino Unido. Cifras por las que el turoperador TUI, el mayor del Reino Unido, ha instado al Gobierno británico a que diseñe una cuarentena "más matizada"", que permita a sus clientes viajar a ciertas regiones de países que presenten "pocos" casos de coronavirus.

A esta propuesta se añade la de los hoteleros españoles, que solicitan la realización de pruebas en origen y destino a los viajeros y se ofrecen a financiar los test a la salida de sus establecimientos en España para evitar situaciones de cuarentenas de viajeros como la anunciada por el Gobierno británico el fin de semana.