Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Autor y director teatral con obra en la MIT de Ribadavia

Pablo Remón: "Rodrigo Rato es un símbolo"

"Era muy admirado pero con lo pasó se tornó en figura trágica"

Pablo Remón.

Pablo Remón. // A. Artes Escénicas

Pablo Remón (Madrid, 1977) sabe lo que es triunfar en el cine ("Casual Day", "5 metros cuadrados") y en el teatro. Hoy y mañana, la Mostra Internacional de Teatro de Ribadavia recibe dos de sus obras.

-Usted se dirigía más hacia el cine, ¿por qué giró hacia el teatro?

-En mi infancia y juventud, no tenía el teatro en mente. De hecho, estudié en la escuela de cine. Sigo siendo guionista profesional. Hará unos 12 años me interesé por el teatro y me enganchó.

-Con estupendas críticas.

-El teatro me parece un terreno de juego imbatible, puedes inventar cantidad de cosas,puedes jugar. Tiene algo de juego infantil que me apasiona.

-¿Se siente más seguro con textos propios al 100% o con adaptaciones?

-Prácticamente siempre he trabajado con textos míos. Últimamente, ha variado con "Doña Rosita anotada" que fue un encargo y parte de la obra de Lorca. Pero, al final, es una obra mía más porque ha habido un proceso de diálogo con la obra original. Hay una parte que conserva lo de Lorca y otra totalmente nueva.

-¿Cómo nació la idea de incluir el anotador sobre las tablas?

-Surgió del proceso de relacionarme con la obra original. Nunca había dirigido una obra que no había escrito yo. Tenía reparos. Pero por el centenario de la llegada de Lorca a la Residencia de Estudiantes me propusieron hace esta obra. Primero, dije no. Pero quedó resonando. Me di cuenta que era una obra que no estaba tan alejada de mí. Salió la figura del anotador que explica al espectador el proceso que seguí para la obra.

-¿Las tías Carmen y Pilar que aparecen en la obra son reales?

-Sí, eran mis tías. Lo que no es real es que me llamaron por teléfono una vez muertas. En la obra de Lorca se trata de una mujer que se queda soltera y pensé cómo relacionarlo conmigo y me acordé de mis tías que estaban solteras.

- ¿El norte de su bruja creativa es el riesgo?

-No, el riesgo no. Trato que haya equilibrio entre algo que no hubiera hecho antes y el riesgo de lo no explorado todavía. Pero busco que haya algo que sí conozca.

- ¿Cómo surgió "Sueños y visiones de Rodrigo Rato?"

-Queríamos retratar la España de una época y Rato ejemplificaba unas décadas de esta historia. Estuvo en el centro del poder con una caída posteror muy fuerte. Nos interesaba como símbolo.Ejemplificaba esos años de pelotazo urbanístico, de gran fiesta de la que vivimos la resaca de la crisis económica. No es una obra periodística, está muy ficcionada. Queda muy claro qué es real y qué no. No es un juicio. Rato es un símbolo y buscamos qué hay de todos en él.

- ¿Cree que como sociedad aprendimos de esa época?

-Creo que no. Somos muy buenos olvidando. Rato fue alguien que tuvo mucho poder que ejemplifica la España moderna, del milagro económico. Era muy admirado. Pero con lo que pasó después me pareció una figura trágica.

Compartir el artículo

stats