12 de julio de 2020
12.07.2020
Faro de Vigo

El brote de Lleida se complica y la Generalitat ya no descarta el confinamiento domiciliario

El Ejecutivo catalán ordena aislar todas las residencias del área y deriva a ocho pacientes de UCI a Barcelona - Preocupa también el rebrote de Hospitalet, con más de cien casos

12.07.2020 | 01:39
Personal de emergencias junto a los albergues y pabelllones instalados para alojar a los temporeros y tratar de evitar la propagación del rebrote de coronavirus en Torres de Segre, Lleida.

Los brotes de Covid-19 continúan en aumento en toda España. El registrado a raíz de una boda en Tudela (Navarra) alcanza ya los 31 positivos, aunque el que más preocupa sigue siendo el del Segrià, la comarca catalana cuya capital es Lleida, y que lleva una semana en confinamiento perimetral para sus 210.000 habitantes. La Generalitat de Cataluña, que el viernes había descartado el confinamiento domicilario, reconoció ayer que esa posibilidad está sobre la mesa si la situación epidemiológica empeora. De momento ha dado un paso más al confinar todas las residencias de mayores de la región sanitaria de Lleida y del Alt Pirineu i Aran. Por si fuera poco, el brote de L'Hospitalet (Barcelona) ha pasado de una treintena a 100 casos en tres días. El Departamento de Salud de la Generalitat aseguró ayer que las cadenas de transmisión de este foco "en estos momentos, están controladas". Pese a ello, las autoridades reclaman la máxima precaución.

Cataluña, con 361 casos más notificados ayer por la Generalitat, es la comunidad con peor evolución. Solo en Lleida hay localizados una veintena de brotes, doce de ellos en empresas hortofrutícolas y cuatro en residencias de la tercera edad.

Según cifras facilitadas a mediodía de ayer, hay 89 personas ingresadas por Covid-19 en la comarca del Segrià. En el Hospital Universitario Arnau de Vilanova de Lleida había ayer 51 enfermos en planta (cinco más que el viernes) y seis en la UCI. Junto a este centro, el principal de la provincia, se ha instalado un segundo hospital de campaña y se han derivado 8 pacientes de su UCI al Vall d'Hebron de Barcelona. Además, se ha habilitado una tercera planta para pacientes con Covid-19.

El responsable de la unidad Covid-19 del hospital Arnau de Vilanova, José Luis Morales-Rull, señaló ayer, en declaraciones a Catalunya Ràdio recogidas por Efe, que la próxima semana será "crítica" para saber si los contagiados se estabilizan o si hay un repunte de casos que ponga "en jaque" un centro que ahora no está saturado, pero que ve está posibilidad "más cercana".

El conseller de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias, Chakir el Homrani, anunció ayer en Lleida que la Generalitat ha firmado un convenio con Cruz Roja para contratar a 25 profesionales de intervención comunitaria, de los que 21 trabajarán en la comarca del Segrià y 4 en Lleida ciudad.

"Besos con mascarilla"

Homrani abrió ayer la puerta a un confinamiento domiciliario en el Segrià, después de que el delegado del Govern en Lleida, Ramón Farré, descartase esta medida. "El aumento de los casos es insostenble", dijo Homrani. "Tómense el café con mascarilla, dense besos con mascarilla", urgió.

Ayer se anunció la incorporación de Andalucía a los territorios que han decidido imponer el uso obligatorio de la mascarilla aun cuando sea posible mantener la distancia de seguridad de 1,5 metros. La comunidad autónoma andaluza se une así a Cataluña, Baleares, Extremadura y la localidad guipuzcoana de Ordizia, donde el número de casos asciende a 70, uno más que el viernes, aunque ayer estaban citadas 26 personas para someterse a pruebas PCR. Los contagiados de este y otros brotes del País Vasco no podrán votar en las elecciones autonómicas de hoy.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
FaroEduca