La Asociación de Directores y Gerentes en Servicios Sociales reclamaron ayer medidas urgentes para "no abandonar definitivamente" a las 392.526 personas dependientes que están a la espera de un procedimiento ante un sistema que "agoniza" y denuncia que un total de 164 personas dependientes mueren al día en España sin recibir atención. Según las estadísticas de este mes de Dependencia, en lo que va de año casi 30.000 personas fallecieron en las listas de espera de la dependencia y 164 personas mueren al día en "el laberinto burocrático de la ley".

En nota de prensa, los directores de Servicios Sociales recuerdan que los datos publicados esta semana por el Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030 apuntan que las tasas de variación acumulada en lo que va de año son "muy negativas" al registrar 44.422 solicitudes menos, 36.335 valoraciones menos, 37.587 beneficiarios con derecho a prestación pendientes de recibirla, y 9.153 beneficiarios menos con prestación.

La lista de espera asciende a 392.526 personas, 241.420 con el derecho reconocido a una prestación o servicio y están a la espera de recibirlo, y 151.106 solicitantes que aguardan valoración. Además, desde primeros de año "no se mantiene la tasa de reposición de los beneficiarios y la lista se reduce debido exclusivamente a los casi 30.000 fallecidos en lo que va de año que murieron sin recibir la prestación o servicio que les correspondía por derecho o sin haber sido valorados".

Según la entidad, la atención residencial es la que más disminuye, con una variación acumulada de -9,3%, con 15.861 residentes menos que a principio de año. En la ayuda a domicilio la variación acumulada es del -2,6%, con 6.401 personas usuarias menos que en diciembre de 2019, y en los centros de día la variación sufre una bajada de 3,1 puntos porcentuales con 3.039 prestaciones menos que a principio de año. "Estos tres datos hacen, por sí solos, que se pierdan casi 11.000 puestos de trabajo", asegura el colectivo.

"Recortes salvajes"

Todas estas cifras ponen de manifiesto de "forma incontestable los efectos de los recortes salvajes operados sobre el sistema de atención a la dependencia" y reclaman medidas urgentes para "evitar el sufrimiento y abandono de las personas más vulnerables".

Por ello, instan al vicepresidente segundo del gobierno y ministro de Derechos Sociales, Pablo Iglesias, a convocar "urgentemente" el Consejo Territorial para proponer un incremento inmediato de la financiación del Sistema de Atención a la Dependencia cumpliendo con lo acordado en el pacto de Estado por la Dependencia y la reunión de presidentes autonómicos (2017).

Los directores de Servicios Sociales consideran que "de la misma manera que se ha invertido en todos los sectores, es inexplicable que se abandone a las personas más vulnerables y no se incremente la financiación de la atención a la dependencia en, al menos, 1.500 millones de euros.

Además, ven "imprescindible" que el ministro impulse un proceso de modificación de la ley para, entre otras cosas, "permitir la compatibilidad de las prestaciones e incrementar las intensidades".