Los turistas británicos no tendrán que someterse a una cuarentena a su regreso a Reino Unido si visitan países calificados como "de menor riesgo", incluidos España, Italia, Francia y Alemania, desde el próximo viernes, anunció ayer el secretario de Transporte, Grant Shapps. "Los pasajeros que regresen o visiten Reino Unido desde ciertos destinos ya no necesitarán aislarse a su llegada a partir del 10 de julio", ha informado Shapps.

Por el contrario, las personas que quieran ingresar en Reino Unido después de visitar en los últimos 14 días algún territorio no incluido en la clasificación tendrán que aislarse y proporcionar sus datos de contacto a su llegada.

En un comunicado, el Ministerio de Transportes de Reino Unido ha especificado que la lista completa de los 59 países y territorios incluidos en esta excepción se publicará en las próximas horas. Además, explicó que la decisión se basa en "una variedad de factores" que incluyen "la prevalencia del coronavirus, el número de casos nuevos y la trayectoria potencial de la enfermedad" en los destinos en cuestión. No obstante, ha avisado de que los países y territorios exentos "estarán bajo revisión constante".

El papá Boris Johnson

El primer ministro británico, el conservador Boris Johnson, aseguró ayer que es un papá "muy involucrado" en todos los cuidados de Wilfred, un bebé al que calificó de "maravilloso". En una entrevista en la cadena de radio LBC, el "premier", de 55 años, habló de su reciente paternidad, fruto de su relación con Carrie Symonds, de 32 años. Johnson subrayó que volver a ser padre es una experiencia "absolutamente maravillosa", si bien le ha llegado en un momento marcado por eventos históricos, como la pandemia o el Brexit.