El Clúster Turismo de Galicia recibió con total sorpresa el rechazo del personal sanitario al bono de 250 euros. No entendía esta oposición hasta que comprendió que todo se debía a la confusión de que fue interpretada como una gratificación del Sergas. Pero no lo es, sino que se trata de una medida que salió del sector turístico y que el único fin es reactivar el consumo interno en una de las ramas de la economía más damnificadas por la crisis sanitaria.

"Nunca se pensó como retribución para el personal sanitario, sino como gesto de reconocimiento u homenaje a su labor. Se pensó de forma natural, sin más, para reconocerle su tarea. Pero es una medida de apoyo al turismo, un sector que está muy necesitado, dado que pensamos que la gente se iba a mover más al terminar el confinamiento, pero no está resultando así. Es una medida diseñada por el sector y para beneficiarle. Hay que decirlo así de claro. El objetivo final es reactivar el consumo interno. Es un buen producto para nosotros", aseguró ayer el secretario del Clúster y presidente de la Federación Provincial de Empresarios de Hostelería de Pontevedra, César Sánchez-Ballesteros.

Sostiene con rotundidad que la idea partió del sector y que la Xunta les hizo caso reorientando otras partidas destinas al turismo que no se pudieron gastar por el coronavirus.