Un equipo de investigadores andaluces han identificado células madre neurales del líquido cefalorraquídeo que podrían mejorar el déficit cognitivo de los bebés prematuros, ya que han demostrado capacidad para restaurar las células nerviosas que se destruyen durante la hemorragia intraventricular. Este síndrome, que según los expertos afecta entre al 15 y al 40 % de los bebés prematuros, se asocia con frecuencia al desarrollo de hidrocefalia posthemorrágica y déficit neurológicos graves como parálisis cerebral y retraso mental.