03 de junio de 2020
03.06.2020
Faro de Vigo
Galicia:
Casos (total):
  11.328
Fallecidos:
 618
Recuperados:
 10.033
España
Casos (total):
 239.932
Fallecidos:
  27.127
Recuperados:
  150.376‬
Actualizado: 3-06-20 20:40h
Investigación

¿Eran caníbales los dinosaurios?

Un estudio sobre las mordidas en huesos de una cantera jurásica en EEUU apunta a la práctica

03.06.2020 | 23:24
Una ilustración de la investigación.

Evidencias de canibalismo entre grandes dinosaurios como Allosaurus y Ceratosaurus han sido encontradas en forma de altas frecuencias de marcas de mordida durante el examen de más de 2.000 huesos fósiles de la Cantera Jurásica Mygatt-Moore, un depósito fósil de 152 millones de años en Colorado (EEUU).

Había mordeduras de terópodos en los saurópodos de cuerpo grande, mordeduras en el Mymoorapelta fuertemente blindado y muchas mordeduras en los terópodos, especialmente los restos comunes de Allosaurus. Había cientos de ellas, en frecuencias muy por encima de la norma para sitios fósiles dominados por dinosaurios. Algunos estaban en huesos carnosos como costillas, pero los investigadores descubrieron otros muy lejos de los cortes más selectos, en huesos de dedos pequeños. Los hallazgos e publican en 'PLOS ONE'.

Al reunir todos esos datos, se pintó una imagen de un ecosistema donde los dinosaurios permanecieron en el paisaje durante meses, una perspectiva apestosa, pero que dio una vuelta a toda una sucesión de depredadores y carroñeros para comer.

"La rebusca de comida, e incluso el canibalismo, es bastante común entre los depredadores modernos", dice en un comunicado Stephanie Drumheller, autora principal y paleontóloga de la Universidad de Tennessee, Departamento de Ciencias de la Tierra y Planetarias de Knoxville. "Los grandes terópodos, como Allosaurus, probablemente no eran particularmente quisquillosos, si eso significaba que tenían una comida gratis".

Pero, ¿por qué había tantos mordiscos en los huesos de Mygatt-Moore? Esa pregunta es un poco más difícil de responder, al menos sin encuestas similares de otros sitios de dinosaurios para comparar. La cantera Mygatt-Moore en sí es un poco inusual. Miembros voluntarios del público han excavado la mayoría de los fósiles encontrados en la cantera.

Julia McHugh, coautora del estudio, decidió continuar esta tradición de divulgación, al traer a los estudiantes al laboratorio para ayudar con el proyecto. Ahora, dos de ellos, Miriam Kane y Anja Riedel, también son coautores del nuevo estudio.

"Mygatt-Moore es un lugar único", dice McHugh. Tener tantas marcas a mano permite a los investigadores realmente profundizar en detalles que a veces son más difíciles de estudiar en colecciones más pequeñas. Por ejemplo, los dientes de terópodos son dentados, y de vez en cuando, esa forma de diente se refleja en las marcas de mordida que hacen.

Domenic D'Amore, del Daemen College, había descubierto previamente una forma de traducir esas marcas de dientes estriados en estimaciones del tamaño corporal. "No siempre podemos decir exactamente qué especies estaban marcando los huesos de Mygatt-Moore, pero podemos decir que muchas de estas marcas fueron hechas por algo grande", dice D'Amore. "Algunos pueden haber sido hechos por terópodos más grandes que cualquiera encontrado en el sitio antes".

Durante más de 30 años, los investigadores y otros han trabajado intensamente en la Cantera Mygatt-Moore, pero incluso después de todo ese tiempo, cada temporada trae nuevos descubrimientos en el campo y en el laboratorio. Esta instantánea del comportamiento de los dinosaurios es una prueba de que los huesos viejos aún pueden contener sorpresas científicas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
FaroEduca