Las placentas de 16 mujeres que dieron positivo en la prueba de Covid-19 durante el embarazo mostraron evidencia de lesión, según los exámenes patológicos realizados directamente después del nacimiento, según un nuevo estudio de Northwestern Medicine (Estados Unidos) publicado en la revista 'American Journal of Clinical Pathology'.

El tipo de lesión observada en las placentas muestra un flujo sanguíneo anormal entre las madres y sus bebés en el útero, lo que apunta a una nueva complicación de Covid-19. Los hallazgos, aunque preliminares, podrían ayudar a informar cómo las mujeres embarazadas deben ser monitoreadas clínicamente durante la pandemia.

"La mayoría de estos bebés nacieron a término después de embarazos normales, por lo que no se esperaría encontrar nada malo en las placentas, pero este virus parece estar induciendo alguna lesión en la placenta. No parece estar induciendo resultados negativos en los bebés nacidos vivos, según nuestros limitados datos, pero sí valida la idea de que las mujeres con Covid-19 deben ser monitoreadas más de cerca", explica el autor principal del trabajo, Jeffrey Goldstein.

"No es por pintar un cuadro aterrador, pero estos hallazgos me preocupan. No quiero sacar conclusiones generales de un estudio pequeño, pero este vistazo preliminar sobre cómo Covid-19 podría causar cambios en la placenta tiene algunas implicaciones bastante significativas para la salud de un embarazo. Debemos discutir si debemos cambiar la forma en que monitoreamos a las mujeres embarazadas en este momento", alerta otra de las autoras, Emily Miller.