Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ingeniería molecular contra el Covid-19

Un grupo de químicos gallegos liderados por Javier Montenegro trabaja en la búsqueda de un vehículo especial para la nueva vacuna contra el coronavirus

Javier Montenegro, en el Ciqus, de la Universidade de Santiago. // USC

Javier Montenegro, en el Ciqus, de la Universidade de Santiago. // USC

La búsqueda de una vacuna contra el coronavirus SARS-CoV-2, que está poniendo patas arriba el mundo, implica a diversas clases de científicos que deben coordinarse incluso entre comunidades y países para llegar a meta. Uno de estos investigadores es el vigués Javier Montenegro, cuyo grupo acaba de recibir 126.000 euros del Instituto de Salud Carlos III para desarrollar una plataforma.

Montenegro aclara que "no somos especialistas ni en vacunas ni en virus, somos químicos y expertos en moléculas que transportan otras moléculas al interior de la célula".

Precisamente, ahí está la clave por la que el Instituto Carlos III ha decidido ayudar al equipo de investigación de Montenegro, formado por él, Irene Lostalé-Seijo, Marisa Juanes y Alberto Fuertes, del Centro Singular de Investigación en Química Biológica y Materiales Moleculares (CiQUS) de la Universidade de Santiago.

Montenegro detalla que la posible vacuna en la que el equipo está involucrado "tiene dos partes, el ácido ribonucleico (ARN) y el vehículo. Nosotros nos ocupamos del vehículo".

Ese medio de transporte es una molécula sintética en la que llevan trabajando desde hacie siete años y que han preparado en laboratorio tras ir uniendo componentes más pequeños mediante reacciones químicas.

Estas moléculas tienen el objetivo de transportar al interior de las células diferentes compuestos, es decir, otras moléculas. La idea es conseguir la molécula (vector no viral) idónea para que, una vez dentro de las células del cuerpo, produzca una reacción inmune ante el SARS-CoV-2.

Para lograrlo, se está pensando en movilizar moléculas de ácido ribonucleico (ARN). Precisamente, los coronavirus son virus ARN que consiguen que las células donde se hospedan sinteticen sus proteínas.

Los científicos de la Universidade de Santiago han ido realizando ensayos con distintas moléculas ayudados por los sistemas de cribado de una eminencia gallega, Mabel Loza, también de la USC.

Recientemente, han encontrado una molécula formada por aminoácidos (un péptido).Montenegro la califica de "muy prometedora. La hemos probado en células in vitro haciéndole muchas pruebas. Recientemente, en animales con resultados prometedores. Funciona muy bien in vitro y in vivo".

Agrega que "queremos demostrar que este vector peptídico no viral puede transportar ARN para generar una reacción inmune. Exportas un ARN con instrucciones para la síntesis de una proteína exógena y el sistema inmune puede generar anticuerpos contra ella; esa es la reacción inmune. Así, nuestro vector valería para una potencial vacuna en la que pondríamos el ARN mensajero de una proteína del virus".

Durante los próximos meses, estos científicos procederán a probar la nueva molécula solo con animales y con proteínas modelo. "Si demostramos que el vector es seguro y genera respuesta inmune con proteínas modelo, entonces, se pasará a la siguiente fase, en la que se podrá estudiar con proteínas del virus. Pero eso tendrá que ser en el Instituto Carlos III en un laboratorio de alta seguridad. No se puede manipular el virus alegremente. Nosotros no tenemos esas capacidades" en Santiago, explica.

Para Montenegro, la aportación económica del Carlos III "supone un refuerzo moral y de confianza; nos motiva a seguir. Llevamos mucho tiempo trabajando en esto. Es importante que haya nuevos materiales y los químicos somos los que los podemos crear".

Aunque el equipo gallego de investigadores de Montenegro tiene seis meses de plazo para desarrollar su proyecto, el químico vigués espera "sacarlo adelante" en menos meses. En ese tiempo, recibirán la ayuda del Animalario de la universidad compostelana con el que irán trabajando.

Montenegro no se cansa de subrayar la importancia de la ciencia en estos tiempos de pandemia pero también en otros aparentemente más inocuos. "La ciencia es la forma de entender los problemas y la forma más segura de corregirlos. También sirve para mejorar la vida de la gente, a la vez que nos ayuda a intentar entender el universo. Es una tarea fundamental que deben respaldar la sociedad y los políticos", concluye.

Compartir el artículo

stats